FANDOM



Es el Vigesimosegundo capitulo del AF "Kairuru ö torimaku mondai" y el primero de su tercera saga. Fue estrenado el día 10/06/2016


Episodio

El capítulo comienza con Kairuru en medio del Heaven, llevando su ropa y rosario de Ángel.

Kairuru: Ah… paz y tranquilidad.

La imagen abruptamente cambia y se ve una especie de pasadizo donde hay un demonio muy bajito con una linterna.

Demonio bajito: (Ay… desde que el jefe se fue yo tengo que revisar todo esto, encima la chica esa que debería ser la sucesora del jefe se quedó con los ángeles, que desperdicio)

El Demonio bajito camina hasta estar en frente de unas puertas de rejas.

Demonio bajito: (…)

Lo malo, era que las puertas estaban abiertas.

Demonio bajito (O no, esto es malo, muy malo, DEMASIADO malo, es horrible)

El demonio bajito suelta su linterna y corre por donde vino. Ahora se ve de nuevo a Kairuru, esta vez en el parque cerca de su casa. Kairuru estaba con Daz, Iruno y, sorprendentemente, con Jay, quien había sido perdonado por su traición y re-integrado a los ángeles. Iruno traía helados para todos.

Iruno: ¿Quién quiere helado?

Kairuru: Yo.

Daz: Gracias.

Iruno: Oye Jay, ¿Quieres?

Jay: …

Iruno: Esta bien, entonces, lo ti-

Jay le roba un helado a Iruno, y empieza a comerlo poco a poco.

Iruno: …

Kairuru: (Dios… adoro toda esta paz, nada de demonios, ni problemas, ni muertes, ni sangre… todo está tranquilo… demasiado…)

De repente, Raito y otros ángeles aparecen por un portal de luz enorme.

Raito: ¡Kairuru y compañía! ¡Rápido! ¡Vengan! ¡Hay peligro inminent-

Una explosión se desata, el cielo se oscurece, parece como si se aproximará una tormenta… más bien un diluvio. Un extraño portal de luz se abre frente al parque, destruyendo algunos edificios. El portal tenía la forma de un sello con 7 signos, 4 de ellos desaparecen y, de repente, 4 jinetes con apariencia amenazante aparecen. Sus nombres eran: Victoria, Guerra, Hambre y Muerte.

Hambre: El sello… se ha roto.

Guerra: Por fin somos… ¡LIBRES!

Victoria: Ya nada nos retiene.

Daz: ¡Oigan! ¡Ustedes!

Los jinetes miran hacía Daz.

Muerte: ¿Qué quieres?

Daz: ¿¡Quiénes son y que quieren!?

Guerra: ¡Somos los jinetes del apocalipsis!

Muerte: ¡Y queremos la muerte de todos los seres vivos en este inmundo planeta!

Victoria: ¡Empezando por ti!

Victoria saca su arco y le dispara a Daz, atravesando su pecho con una flecha.

Kairuru: ¡Daz!

Iruno y Jay revisan a Daz, este sigue vivo.

Hambre: Buen tiro.

Muerte: ¡Hemos escapado del Infierno! ¡El lugar donde nos tenía atrapados! ¡Rompimos el sello que nos retenía con nuestro poder apocalíptico!

Victoria: Y cuando salimos, nos dimos cuenta de que probablemente “Su majestad” dejó su puesto.

Guerra: Lo que nos deja vía libre para ¡Acabar con todo!

Kairuru: ¡No se los permitiré!

Hambre: ¿Y quién eres tú para interponerte en nuestro camino?

Kairuru se transforma en su forma 100% Demoniaca.

Kairuru: Soy Kairuru, la heredera del poder del señor de los infiernos, Y los enviaré de vuelta al oscuro agujero del que escaparon.

Victoria: Por supuesto

Hambre: ¡Claaaaaaro!

Muerte: Bueno, pareces algo débil y por debajo de nuestro nivel, además, no sería justo enfrentarnos de cuatro contra una. Por lo que, creo que estarán de acuerdo con que nos turnemos para enfrentarla.

Guerra y Kairuru: ¿Qué?

Hambre: Ahora que lo pienso… tiene sentido.

Victoria: Si, hagámoslo así.

Muerte: Bien, así funcionará.

Muerte deja su caballo de un salto y sube al más alto edificio de la ciudad de Sapporo, y golpeando el suelo con su bastón, invoca todos los esqueletos de la gente que haya muerto en el radio de Sapporo y los junta en el edificio, además de crearse un bonito trono con una calavera en llamas.

Muerte: (Esto es lo que merece un Rey de la Muerte)

Guerra y Hambre suben hacia donde esta Muerte para acompañarlo.

Muerte: Aquí esperaremos hasta que Victoria acabe contigo, o tú lo mates, lo que pasé primero, ja ja ja.

Victoria: Entonces yo primero… que así sea.

Raito: Kairuru…

Kairuru: Váyanse, rápido.

Raito y los ángeles invocan portales de luz por los que se llevan a Jay, Iruno y al lastimado Daz. No sin antes de que Victoria los ataque con flechas explosivas.

Victoria: ¡No huyan cobardes!... Bueno, creo que eso cuenta como una victoria moral para mí.

Kairuru: Agh… tenían que venir ustedes, 4 monstruos desgraciados a acabar con mi paz y tranquilidad. Hora de arreglar asuntos…

Victoria: Lo mismo digo.

Victoria empieza a disparar múltiples flechas letales hacia Kairuru, esta las esquiva en Zigzag y salta hacia Victoria para golpearlo, pero este levanta a su caballo blanco, el cual patea a Kairuru hasta el suelo. Kairuru se levanta y le hace un Brimstone al Caballo, pero apenas le hace unas quemaduras. Victoria salta encima de su caballo y lanza más flechas, destruyendo más terreno e invocando algunos muertos que, cuando vivían, eran conquistadores y guerreros.

Kairuru atacó a la mayoría con su cola, mientras que a otros solo los golpeaba. Victoria rodeaba el campo de batalla que acababa de formar mientras lanzaba flechas. Los muertos conquistadores seguían levantándose, por lo que Kairuru decidió terminar con ellos con sus Ondas de vacío, lo cual funcionó.

Victoria: (Agh, resiste más de lo que creí…)

Victoria decide dejar de invocar muertos, en cambio, crea clones de el mismo con luz, y todos empiezan a embestir a Kairuru mientras el verdadero invoca rayos mortales de luz del cielo.

Kairuru: ¡Ah! ¡Ah!

Kairuru estaba siendo confundida y alterada por el ataque múltiple, pero en cuanto consigue pararse sin ser golpeada, destruye algunos clones con ondas de vacío y Brimstones. Finalmente, Victoria se queda sin clones y decide invocar un rayo de luz final encima de Kairuru. Esta dispara un Brimstone hacia el rayo, pero al no poder superarlo, mueve sus brazos hacia un ángulo en el que, en vez de contrarrestar el rayo lo redirige hacia Victoria, desintegrándolo.

Victoria: ¡Nooooooooo!

Victoria finalmente es derrotado y muere. Su caballo desaparece al igual que él. Muerte, quien observó toda la batalla desde su trono, no parecía sorprendido.

Muerte: Vaya… Victoria tardó un poco más en morir de lo que calculé, esta chica no es tan fuerte como parece…

Kairuru: Ah… ah… ah… (Eso fue duro, y es solo el comienzo)

Fin del capitulo