FANDOM




"Kairuru ö torimaku mondai: Kami no yobidashi" es una extensión en forma de película dividida en 2 partes del AF "Kairuru ö torimaku mondai". Los sucesos se presentan luego de la 3ra Saga de la serie, así que se recomienda leer la serie antes de ver este artículo. La primera parte fue estrenada el 14/03/2017. La segunda parte fue estrenada el 20/11/2017.


Kami no yobidashi: Primera parte

Se ve a 2 seres incorpóreos en medio de la nada, un lugar carente de sombras o eco. Solo puede verse a esos 2 seres, uno rojo y otro blanco, apenas imperceptible en un fondo así. Los 2 seres están cada uno de un lado de una mesa, jugando.

Blanco: Caballo 7-B

Rojo: Eh… hmm… Arpín 2-C

Blanco: Se llama Alfil

Rojo: ¡Como sea! Además, ¿Cómo se llama este juego y porqué los mortales disfrutan jugándolo?

Blanco: A mí me gusta, se llama “Ajedrez”, y no sé si deberías de llamarlos mortales cuando tú estás notablemente “muerto”

Rojo: No estoy muerto, solo que mi alma abandonó mi cuerpo

Blanco: Eso es lo que yo decidí que significará morir, no me contradigas

Rojo: Como quieras… te encanta recordarle a todo el mundo que tu creaste las reglas…

Blanco: No… ja… solo bromeo contigo

Rojo: Claro…

Blanco: ¡Jaque mate!

Rojo: ¡Ahhh! ¡Dame un cuerpo! ¡Ahora!

Blanco: Di ‘Por favor’

Rojo: ¡Lo que sea!

Blanco: Me vale…

El ser incorpóreo rojo adopta una apariencia física, se ve como un demonio, uno que seguro conocerás. El demonio muestra ser Satán.

Satán: Grr… bien…

Satán tira la mesa de ajedrez y las piezas desaparecen y la mesa cae a un vacío inexistente, casi como una ilusión.

Blanco: Bueno… sabía que en algún momento reaccionarías así…

El ser incorpóreo blanco toma forma, la de un hombre barbudo y de pelo largo con una túnica blanca que le tapa todo el cuerpo.

Dios: Pensaba que al ser mi invitado serías más respetuoso

Satán: Pues, cometiste un error

Dios: Sí… adoro los errores, ¿Por qué crees que creé a los humanos de forma que cometan muchos de ellos a lo largo de su existencia?

Satán: Pues… porqué eres un tonto y horrible jefe del universo

Dios: ¿Tú crees? Siempre pensé que lo estaba haciendo bien…

Satán: (¿Me está tomando en serio… por primera vez?)

Dios: Creo… que ya pasó suficiente tiempo…

Satán: ¿A… que te… refieres?...

Dios: Que… debería hacer otro reinicio…

Satán: ¿Re-re-reinicio?...

Dios: Sí, empezaré a buscar alguna persona y le diré que prepare un arca

Satán: Nonononononono, compañero, no hagas eso, por favor

Dios: Lucifer, sé lo que debo hacer

Satán: …

Dios: ¿Te afectó acaso?

Satán: NO VUELVAS A LLAMARME ASÍ

Dios: ¿Acaso estás enfadado, Lucy?

Satán: ¡DEJA DE BURLARTE DE MÍ, YA NO SOY TU EMPLEADO!

Dios: ¿Crees eso? ¿Crees que ya no estás a mi merced? Humanos, animales, demonios, ángeles, TODO Y TODOS están a mi merced

Lucifer: …

Dios: ¿Siempre pensaste que no hice ni quería hacer nada al respecto sobre tus pequeños creadores de caos o tus maldades inacabables? Es porqué aún tenía fe, fe en que se darían cuenta de que no aportaban para nada a la armonía del mundo

Lucifer: …

Dios: Recordé que no estaban hechos para pensar en ello, sino para actuar de forma negativa y oscura, y dejé de intentarlo, porqué… no soy parte del equilibrio de este mundo, ¡Ya no más!

Lucifer: Yahveh… En serio, deberías pensar mejor esto

Dios: Ay… pasó tanto tiempo desde que me llamaste así…

Lucifer: ¿Cambiarás de opinión?

Dios: ¡Jamás!

Lucifer: Grr… ¡Evitaré que lo hagas!

Dios: ¡¿Cómo?! ¡¿Con tus admirables poderes de demonio rey supremo?! ¡Porqué, que yo recuerde, los perdiste de forma muy irresponsable contra un demonio común y corriente!

Lucifer: Grr...

Dios: Sigues sin aceptar tus equivocaciones, Lucy…

Lucifer: ¡Encontraré la manera!

Dios: Bueno, pero para ello tendré que dejarte salir de aquí

Dios chasquea los dedos y una puerta de madera aparece al lado de Satán.

Lucifer: ¿Por qué chasqueas los dedos? No tienes que hacerlo

Dios: Eso lo hace más interesante

Lucifer: Jamás te entenderé…

Satán abre la puerta y desaparecen.

Yahveh: Nunca esperé que alguien lo hiciera…

El escenario cambia, y se ve a Raito con un montón de angelitos en frente, observándola sentados en el suelo, atentos.

Raito: Y la fuerte pareja de compañeros derrotó finalmente al demonio de las langostas

Angelitos: Ohhhhh

Alguien cae del cielo, con unas extensas alas negras y rojizas, tapando algo de la luz que iba hacía los angelitos.

Kairuru: ¡Hola Raito!

Raito: ¡Kairuru! Bienvenida a nuestra sesión de lectura

Kairuru: ¿Sesión de…?

Kairuru gira la cabeza y ve a los angelitos, mirándola seriamente.

Kairuru: Ah… sí… niños… eh… jeje… siento haberte molestado Raito

Raito: No, no, no molestas, es más, quédate y termina de leer este libro a mis alumnos

Kairuru: Eh… pero, yo…

Raito le da el libro de cuentos a Kairuru y se va a otro lugar de la biblioteca.

Kairuru: Está… ¿Bien?...

Kairuru se sienta e intenta ignorar las miradas de los niños.

Kairuru: Bueno… empecemos con esto… El-el p-p-pequ…pequ…eño met-mete-meteo…

Uno de los angelitos se para y le quita el libro a Kairuru.

Angelito: El pequeño meteoro, sarcásticamente hablando, intentó fallidamente estrellarse contra los seres vivos del planeta y acabarlos, porqué la pareja de héroes lo evitó con su indescriptible poder grupal

Kairuru: (Eso es lo que yo iba a decir…)

Kairuru decide irse y llega al patio de la biblioteca, donde se encuentra con Daz.

Kairuru: ¡Daz! ¡Hola!

Daz: ¡Hey! Hola, Kairu

Daz y Kairuru se dan un abrazo.

Daz: Estuviste intentando leer un libro frente a unos niños, ¿No es así?

Kairuru: No hablemos de eso…

Daz: Jaja… creo que ya podemos volver a casa…

Kairuru y Daz aparecen de nuevo en una casa muy bonita de 2 pisos, situada en el centro del Heaven.

Daz: Que bueno que tu padre nos dejó vivir juntos aunque aún no nos hayamos casado

Kairuru: Oye, cuando está muy feliz puedo pedirle cualquier cosa, y quien no estaría feliz luego de que salváramos el mundo

Daz mira hacia las fotos recién puestas en una estantería, Kairuru le abraza.

Kairuru: Juntos…

Daz mira a Kairuru y sonríe… hay un silencio largo, que es finalmente interrumpido por un ruido proveniente del suelo. Una carta ha sido deslizada, Daz abre la puerta y no hay ningún cartero ni persona, ni siquiera alrededor, escondido.

Daz: Es… para ti…

Kairuru: No… no esperaba ningún mensaje de nadie…

Kairuru abre la carta con su garra derecha, digo… mano de demonio derecha, y lee el papel:

“Querida y vieja compañero de genes repletos de supremacía y poder infinito, necesito tu acompañamiento y ayuda para un asunto importante y para arreglar algunas cuentas, no respecto a ti claro está. Pero eres un componente irremplazable, ven sola, sabes que puedes protegerte y no necesitas ayuda, así que creo que no dudarás en acompañar a alguien tan amable como tu servidor. Sabes dónde encontrarme.

                                                                       Con cariño y algunos sentimientos negativos no conocidos
                                                                                                                                                      -Lucifer

Kairuru: …

Daz: ¿Qué… es…?

Kairuru: Tendré que salir ésta noche, no me esperes despierto

Kairuru reaparece en un lugar lleno de magma y sombras… el Infierno.

Kairuru: (La tierra de demonios, fuego y oscuridad…)

Un viento muy caliente pasa por la espalda de Kairuru, sorprendiéndola.

Kairuru: ¿Aún te quedan algunos trucos…?

Satán: En mi mundo, sí

Kairuru: No entiendo cómo funciona eso

Satán: No es necesario… je…

Kairuru: Bien, ¿Para qué me llamaste hasta aquí?

Satán: Vas a acompañarme en un “viajecito”

Kairuru: Eso no me suena bien…

Satán: ¿Aún no lo has adivinado? Ja ja… ja…

Kairuru: Me-me estás asustando…

Satán: ¡Ja ja ja ja! ¡GRYAAAAAHAAAA!

Satán invoca un portal gigante con forma de torbellino negro que absorbe a Kairuru. Satán salta al torbellino-portal y este desaparece. La imagen cambia y se ve a un chico de 17 años, está saliendo de su casa y va directo a la escuela.

Mujer: ¡Suerte en la escuela! ¡Y no olvides comer tu almuerzo!

???: ¡Claro, mamá!

Mujer: ¡Te amo, Soru!

Soru: ¡Y yo a ti!

El chico, de nombre Soru, se iba caminando con su mochila, confiado y feliz. Su sonrisa se reflejaba en el Sol. Soru saca una libreta y revisa la 5ta página, una de las pocas que no está rasgada o arrancada, solo manchada.

Soru: (Bien… primero, sacaré un 10 en el examen de Matemáticas, haré 4 amigos por lo menos, derrotaré a Karu en Quemados… Al fin conoceré a mi padre… y le confesaré mi amor a… Toraru… ahh… Toraru…)

Soru se distrae pensando en su chica soñada y casi se choca con un hombre, pero gira a tiempo y solo tira su maletín y esquiva a 2 autos.

Soru: Buff… (Por qué poco…)

Soru vuelve a distraerse y se choca con un árbol.

Soru: … (Auch…)

Empieza a llover.

Soru: … (M*erda…)

Cae un rayo en el árbol.

Soru: ¡Ahhhh!

Soru escapa de ahí y salva su mochila, pero su libreta se cayó, se mojó y se quemó. Pero llegó a la escuela a salvo.

Chico del pupitre de al lado: ¿En serio te pasó eso…?

Soru: ¡Sí!

Chico del otro pupitre: Vaya… no tienes mala suerte ni nada…

Soru: ¡Por supuesto que no! ¡El resto de mi día lo hará el mejor de todos!

Llega el profesor de Matemáticas al aula.

Profesor: ¡Chicos! ¡Todos a sus asientos! ¡Examen sorpresa! ¡Saquen una hoja!

Estudiantes: ¡Ohhhh! ¡Noooo! ¡Profe!...

Soru: (¡Lo sabía!)

Chico del pupitre de al lado: ¿Qué haces?...

Soru: Eh… ¿Celebro?...

Soru pasa a hacer el examen, no tarda en resolver nada, hasta el ejercicio 5, el cual lo hace pensar un rato, decide hacer los otros 7 ejercicios.

Profesor: ¡Quedan 7 minutos! Je…

Soru: (¡Ahh! ¡No!)

Soru se apura y resuelve el ejercicio 5, pero desgarra la hoja un poco con su goma de borrar, y entrega el examen a tiempo.

Profesor: Interesante, señor Tademaru, parece haberse… esforzado…

Soru: ¡Claro señor!

El Profesor empieza a corregir los exámenes, mientras que los compañeros de Soru se ponen a conversar, y este solo juega en su computadora portátil.

Soru: (Hmm… debería empezar la parte de hacer amigos… mejor no, estoy nervioso y no soy bueno hablando nervioso…)

Soru juega un rato, hasta que empieza a dormirse y una pelota le da en la cabeza.

Soru: ¡Auuuu!...

Karu: ¡Devuélvela!

Soru: ¡Gyah!

Soru lanza la pelota con fuerza hacia Karu, y este la para con la mano derecha.

Soru: (Grr…)

Profesor: ¡Señor Tademaru!

Soru: ¡Ahí voy!

Soru va hacia el escritorio de su profesor y este le muestra el examen corregido.

Soru: ¿C-c-cuanto…?

Profesor: 50…

Soru: … (Me muero…)

Soru pasa a la clase de educación física, y están jugando Quemados, solo quedan Soru y 2 chicos que a veces hablan con él, contra Karu y su pandilla de 3 compañeros.

Soru: Bueno compañeros… vamos allá

2 de los ayudantes de Karu liquidan a los compañeros de Soru, este se asusta y se pone en posición.

Soru: (Bueno… solo quedo yo… yo y mi…)

Karu y su pandilla empiezan a lanzarle bastantes pelotazos a Soru y este los esquiva hasta resbalarse.

Soru: Vaaaaaa-aaaaaloo-orrr… Auch…

Karu: ¡Ríndete!

Karu le lanza una pelota a Soru y le da en la cara, este se desmaya y empieza a sangrar por la nariz.

Soru: (Mi día ha sido el peor… un árbol me masacró, un examen me mutiló y una pelota me terminó… mi libreta… yace muerta en el basurero… y mi luz… se atenúa más y más…)

Soru empieza a ver una luz y despierta, está en la enfermería.

???: ¿Estás ahí? ¿Soru?

Soru: (Está es Toraru… una de mis compañeras, una chica de anteojos, pelo recogido en una coleta y un moño en el pelo… siempre la he adorado… ¿Y por qué está aquí?)

Toraru: ¡Oh! ¡Despertaste! ¡Me empezaba a preocupar! ¡Vine aquí para ver si estabas bien!

Soru: Solo… sangré un poco…

Toraru: Oh…

Toraru abraza a Soru, este se sonroja, una voz llama a Toraru y esta se va. Soru se queda solo un rato, y sale de la escuela arrastrando un pie con su mochila mojada y el examen en la mano.

Soru: (Dios… todo esto me trae por los suelos… pero… ¡Aún debo mirar hacia arriba! ¡Conoceré a mi padre, y como un buen padre me consolará y me ayudará a aprender matemáticas! ¡Sé que será así!)

Soru llega a su casa corriendo, y su madre acababa de colgar el teléfono.

Madre: Oh, Soru, llegaste

Soru: ¡Hola mamá!

Madre: Tengo que decirte algo…

Soru: Puedes decírmelo cuando llegue Papá

Madre: Es que… ese es el problema…

Soru suelta su mochila y cae de rodillas al suelo. Luego aparece en su habitación, sentado en una ventana.

Soru: (Todo mi día se ha arruinado… y muy rápido, pero… todavía… TODAVÍA miraré hacía arriba, al SOL, y daré lo mejor de mí)

Dios: ¡Hola!

Soru: ¡Ahhh!

Soru se cae por la ventana y atraviesa la tierra, apareciendo en un lugar completamente blanco.

Soru: ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

Dios: Chico, ya estás en el suelo

Soru: ¡Ahhhhh!... Oh… Q-quien es… ¿Usted?

Dios: Yo…

Empieza a ascender un enorme pilar debajo de Dios.

Dios: ¡Soy Dios!

Soru: …

Soru estaba con la boca abierta. Dios da un brinco y el pilar desciende.

Dios: Te necesito… niño…

Soru: Ggghgh… ¡¿Por qué a mí?!

Dios: Porqué, después de tantos tropiezos, sigues mirando hacia arriba, eso me gusta de ti… me recuerda a alguien… que conocía muy bien…

Soru: ¿A ti?

Dios: No, ¡Claro que no!, yo nunca me tropiezo

Soru: Ah… sí… ¿Qué necesita de mí? Señor perfección…

Dios: ¡Haz un ARCA!

Soru: …

Dios: …

Soru: ¿Es broma? ¿Va en serio?

Dios: Sí, no es chiste, ¿Crees que Dios diría algo tan épico en broma?

Soru: … No sé…

Dios: Bueno, ¡Toma madera!

Dios aparece unos árboles alrededor de Soru, y le deja un hacha al lado.

Soru: Eh… ¿No sería mejor usar algún material más resistente en esta era más actualizada?

Dios: Adoro la madera, es un clásico, y tú… solo encárgate de hacer el arca, yo me encargo de los detalles

Soru: Entendido…

El escenario cambia y se ve una habitación hecha de rocas, con un pequeño asiento de rocas magmáticas con forma de trono, hay un demonio sentado, tomando de una copa hecha de obsidiana.

Demonio asistente: ¡Señor! ¡Ya están todos esperándolo para su discurso!

???: Perfecto…

El Demonio del trono se levanta, agarra un arma y se la pone en la espalda. Sale de su habitación directo a un lugar con techo alto y estalactitas, construido especialmente para discursos frente a multitudes, notable ya que había muchos demonios reunidos para escuchar.

Demonios: *Mucho ruido*

3 Demonios estaban esperando a su aparente jefe en la pared, el intermedio tenía un cinturón con 2 agujas muy grandes, el más alto era musculoso y resaltaban mucho sus colmillos, y el más bajo tenía un parche y 2 cuchillas en la espalda. El del medio, el líder y el asistente eran los únicos demonios en la plataforma con alas. El demonio del medio va hacia al frente.

Demonio medio: *Ejem*

Demonios: *Mucho ruido*

Demonio medio: ¡Oi-Oigan! ¡El jefe quiere decir unas palabras!

Demonios: *Mucho ruido*

El demonio más alto trae al medio más atrás.

Demonio alto: ¡¡¡¡¡SILENCIO!!!!!

Demonios: *Se callan*

Un silencio abrumador inunda la sala.

Demonio medio: *Suspiro* (Yo iba a hacer eso…)

Los Demonios alto, medio y bajo le dejan lugar al líder, quien por fin sube al escenario.

???: ¡Bienvenidos compañeros abismales, voy a enseñarles algo importante!

Demonios: *Varias voces, algunas sorprendidas y otras incrédulas*

???: Mi nombre es Shin, y soy un Demonio de alto nivel y calibre, ¡Y llevo un poder muy grande en mí!

Demonios: *Voces críticas*

Shin: Los he reunido aquí por un objetivo que todos deseamos cumplir, estoy seguro… jeje…

Demonios: *Risas*

Shin: ¡Dejar estas incineradas cavernas infernales y gobernar toda tierra que esté por encima, incluyendo el Heaven!

Demonios: *Aplausos*

Shin levanta las manos y todos paran de aplaudir.

Shin: “¿Y cómo?” Seguro se preguntan en sus malvadas cabecitas, ¡Con el poder grupal!

Demonios: *Sonidos de desentendimiento*

Shin: Oh, parece que no han comprendido, verán

El Demonio bajo trae un papel hecho de carbón con un gráfico hecho con fuego.

Shin: ¡Tengo que mostrarles esto antes de que se consuma! ¡Así que apurémonos!

El gráfico empieza a consumirse de a poco.

Shin: ¡Ahora que la barrera que cubre el inframundo y evita que escapemos se ha hecho más débil a causa de la pérdida de poder de Satanás, la muerte de Gastalorg y la huida de Abadón!

Demonios: *Asienten*

Shin: ¡Podremos destruirla utilizando el poder de todos y cada uno de los demonios unido!

Shin muestra en el gráfico con su dedo a todos los demonios creando Brimstones y uniéndolos en uno gigante y destruyendo la barrera.

Shin: Pero en ese momento, seguramente todos estemos muy cansados por haber gastado nuestro poder

Demonios: *Risas leves*

Shin: Y sí, eso pasará, por qué no hay forma de evitarlo, no hay ninguna manera de que los demonios recuperemos nuestra energía tan rápido como para evitar que nos atrapen de nuevo

Demonios: *Voces confusas y decepcionadas*

Shin: Para evitar nuestra, en ese caso inminente, derrota, mi hijo Ku-ru habrá robado el poder de Satán de las manos de aquella demonio mitad humana que todos conocemos y despreciamos

Demonios: *Voces insultantes y burlonas*

Shin: Y mis aprendices (Cuyo nombre no es importante claro está…) se habrán encargado de liberar a la bestia que nos acompañará en el ya predicho APOCALIPSIS

Shin utiliza su poder y aumenta el tamaño del gráfico, mostrando un dibujo hecho con las llamas del gigante monstruo marino Leviathan.

Shin: ¡Y con todo ese poder en nuestras manos! ¡Seremos capaces de acabar con todo lo que se nos ponga en frente y gobernar cada cachito de tierra con nuestra maldad e inmisericordia!

Demonios: *Gritos y aplausos*

Demonio medio: (Ésta misión será difícil… pero he entrenado por meses, ¡Y todos confían en mí! ¡Eso me dará la fuerza necesaria para lograrlo! Supongo…)

Demonio alto: {El jefe no mencionó nada de una bestia gigante…}

Demonio bajo: {A mí me dijo que comeríamos pan…}

El escenario pasa a ser el Heaven. Kairuru cae de repente al suelo, recién salida de un portal con forma de torbellino.

Kairuru: (Auuuch…)

Lucifer se le aparece al lado por otro portal de torbellino.

Satán: ¿Tuviste un buen aterrizaje?

Kairuru: ¿Era necesario hacer eso? Yo misma le habría pedido a Raito que nos trajera aquí

Satán: Sí…. Vamos, levántate

Kairuru se levanta y se limpia la ropa.

Satán: Ya, vamos

Kairuru: ¿A dónde?

Satán: Solo sígueme

Satán empieza a caminar por una calle del Heaven, ni un Ángel ve a Kairuru y a Satán.

Kairuru: No he visto ningún Ángel, que raro ¿No te parece?

Satán: Eh… sí… sí, claro…

Satán y Kairuru llegan a un templo de portales.

Kairuru: ¿Qué es… este templo?

Satán: Es un templo de portales, nos llevará a nuestro destino

Kairuru: Sí… pero, el templo está cerrado

Satán: Ahí es cuando entras tú

Kairuru: Ah… claro… ¿Qué hago?

Satán: Transfórmate en Arcángel

Kairuru: Como digas

Kairuru agarra su Rosario sagrado y se transforma en Arcángel, sus alas cambian y se hacen más blancas y suaves, además de que una luz cubre su cabeza.

Kairuru: ¡Ha!

Kairuru abre la puerta con sus poderes Arcangelicales.

Satán: Perfecto…

Satán y Kairuru entran al templo de portales.

Kairuru: Hay… 3, 3 portales

Satán: Sí, pero solo 1 funciona, y es el único que necesitamos…

Kairuru: Bueno, ¿Ahora qué hago?

Satán: ¿No es obvio? ¡Activa el portal!

Kairuru: Ya… pero… ¿Cómo?

Satán: ¡Haz lo mismo que hiciste para abrir el templo!

Kairuru: Buena idea…

Kairuru hace lo mismo que hizo anteriormente, o sea, levantar las manos, sacar brillo de ellas y dispararlo hacia el objeto, activándolo, en este caso es un portal.

Kairuru: Wow, funcionó, que simple es esto

Satán: (Dios… que baja es la seguridad aquí, pensé que no sería tan fácil…)

Kairuru: ¿Y ahora qué?

Satán: ¿Eh? ¡Ah!, ah… pues, usemos el portal, claro está

Kairuru y Satán atraviesan el portal, justo en ese momento llega alguien y ve el portal siendo usado, pero no a los que entraron.

???: Que extraño…

Kairuru y Satán aparecen en medio de un “Cielo” purpura.

Kairuru: ¡¿Dónde estamos?!

Satán: ¡Ja ja ja ja ja ja ja!

Kairuru: Grr…

Kairuru despliega sus alas, agarra a Satán y empieza a volar.

Satán: Llegamos… por fin…

Kairuru: Dime, que es este lugar

Satán: ¿Nunca lo has visitado? Que mala aprendiz…

Kairuru: ¿Aprendiz?... ¡Ah!, ya recuerdo, ésta es la dimensión de Zelzeo

Satán: Exacto

Kairuru: ¡¿Y para qué me trajiste aquí?!

Satán: Primero debemos encontrarlo

Kairuru: ¡No! ¡Dímelo ahora!

Satán: Me niego

Kairuru: ¡Grr!

Kairuru lanza a Satán y este se choca con la isla y termina en el suelo de esta, frente al sentado Zelzeo.

Zelzeo: Hola, tanto tiempo Sati

Satán se levanta.

Satán: (Agh… no sé quién me molesta más, este tipo diciéndome “Sati” o Dios llamándome “Lucy”)

Zelzeo: ¿Acaso te debo algo? Además de una disculpa por tu muerte, claro

Satán: Ejem, vine a pedirte un favor

Zelzeo: ¿Un favor?

Kairuru aterriza.

Kairuru: Hola

Zelzeo: Qué pasa

Satán: …

Kairuru: Continúen

Satán: Emm…

Zelzeo: ¿Cuál era el favor?

Kairuru: ¿Favor? ¿Qué favor?

Zelzeo: ¡Sí! ¡Yo tampoco sabía sobre ese favor!

Satán: Agh…

Satán se echa la mano en la cara, abrumado por la estupidez que Zelzeo ha obtenido luego de tanto tiempo atrapado.

Satán: ¡Tienes que salir de aquí! ¡Y nosotros te vamos a sacar!

Zelzeo: ¿Por qué debería escucharte…?

Satán agarra a Zelzeo del cuello y lo levanta.

Satán: Porqué tú tienes todo un ejército a tus ordenes, posees acceso al inframundo y necesito que averigües como sacarle mi poder a esta chica sin matarla, ¿Capisce?

Zelzeo: Ca…pi…sce

Satán suelta a Zelzeo y este se levanta del suelo.

Kairuru: Entonces… el señor del inframundo, enemigo de todos los ángeles, mi archienemigo y yo estamos juntos en una sola isla y no me están atacando…

Satán: Es que yo también desprecio a este tipo

Zelzeo: Ah… y ¿Cómo llegaron aquí?

Kairuru y Satán: Pues, verás

???: Usaron un portal sin permiso

Kairuru y Satán se voltean, viendo a un Arcángel.

Satán: Jeje… parece que dejamos huellas…

Kairuru: ¡Eh! Emm… ¡Esto no es lo que parece señor!

???: Pues, parece que estas ayudando a que se reúnan 2 posibles conspiradores contra el Heaven y la humanidad, como son el Rey de los Demonios y antiguo Líder de los Ángeles Caídos, en serio, eso no suena muy bien

Kairuru: ¡No es eso! ¡En serio, señor!

???: Si es así, ¡Dame pruebas!

Kairuru: ¿Pruebas?... Emm…

???: Bueno… no soy Remiel como para hacer justicia imparcial, podría decirse que yo, Uriel, ¡Prefiero la Justicia protectora!

Satán: Perfecto… ¡Empecemos!

Kairuru: ¡¿Qué?! ¡¿Van a pelear?!

Satán: ¡Noooo! ¡Vamos a bailaaaaar!

Uriel: Yo no lo habría dicho mejor…

Satán: Te permito atacar primero

Uriel: Será un placer…

Uriel saca una Espada cubierta de fuego y lanza una llamarada a Satán, este la esquiva, pero Uriel lo ataca con la espada antes que Satán haga otro movimiento. Satán termina en otra isla más pequeña.

Uriel salta hacia Satán, para atacarlo con su Espada, pero este la bloquea con su mano.

Uriel: ¿Sabes? Debe de sentirse genial matar al mismísimo Satanás con mi espada protectora

Satán: Claro, sigue imaginando como sería lo que jamás sentirás… je je…

Uriel: Eres tan gracioso como todos dicen… ja…

Uriel enciende las llamas de su espada y la reposiciona para decapitar a Satán.

Uriel: ¡MUERE!

Satán hace que Uriel suelte su Espada después de un Brimstone de boca.

Uriel: ¿Qué?...

Satán golpea a Uriel en la cara y lo envía de nuevo hacia la isla de Zelzeo.

Uriel: Grr…

Uriel se para y limpia la sangre de su nariz.

Uriel: No me esperaba menos…

Satán da un gran salto y lanza un Brimstone de boca, Uriel salta y lo esquiva.

Zelzeo: ¡Cuidado, esta isla no es mía! ¡Si la rompen el casero me va a matar!

Kairuru: …

Uriel: ¡¿Eso es todo lo que tienes?!

Uriel invoca muchas bolas de fuego y las lanza a Satán, este las absorbe y las devuelve en llamas negras que le llegan a las alas a Uriel.

Uriel: ¡Ah!

Uriel apaga el fuego de sus alas, pero recibe un Brimstone de Satán.

Satán: Pensaba que ustedes, los Arcángeles, eran mucho más fuertes

Uriel: Es que… aún no he peleado en serio…

Uriel enciende su Espada flamígera dispuesto a atacar a Satán casi por sorpresa, pero Kairuru le agarra del brazo.

Kairuru: ¡Paren ya! ¡Por favor!

Uriel: ¿Quéee…? ¡Ahh!...

Uriel se cae y pierde su espada.

Kairuru: ¡Es en serio! ¡Siento haber usado el portal sin permiso! ¡Pero aún no hemos hecho nada! Aunque las razones de porqué Zelzeo podría ayudar son creíbles, según yo…

Satán: Además, lo necesitamos para la guerra que se viene

Kairuru, Zelzeo y Uriel: ¡¿GUERRA?!

Satán se sienta, y por consecuencia todos.

Satán: He descubierto recientemente que, en mis tierras las cuales ya no domino… hay un… grupo, una banda de Demonios que han estado planeando atacar sádicamente la Tierra, de modo que, lo que quede después de tanta destrucción, puedan gobernarlo sin problemas

Uriel: Predecible…

Satán: Y cómo aún no se han dado cuenta de que los espío, decidí avisarles a ustedes, los ángeles, pero antes tenía que encargarme de conseguir a un líder de guerra. Así tendríamos un ejército para contraatacar al suyo, ¿No es así, descendiente de Azazel?

Zelzeo: Eh… No creo que pueda contactar con mis viejos sirvientes, seguramente estarán dispersados por el Inframundo u otras tierras lejanas…

Satán: Bueno, pero si logramos encontrarlos seguramente les levante la moral que su Líder ha vuelto y ahora pelearan contra los demonios

Uriel: Tenemos unos cuantos Ángeles caídos en celdas dimensionales, como esta, tal vez alguno sepa cómo llamar a sus compañeros…

Se ve a Uriel y a otros Ángeles interrogando Ángeles caídos junto a Kairuru y Lucifer, ninguno de estos parece dar la respuesta correcta.

Uriel: Ahora dime… ¡Donde se esconden las bestias cómo tú!

Ángel caído: ¡Ya te he dicho que no lo sé!

Uriel: ¡Deja de mentir!

Kairuru detiene a Uriel, y lo mira, haciéndolo entender que ya es suficiente.

Uriel: Grr… bien, vuelve a tu celda…

El Ángel caído es devuelto a través de un portal, Kairuru y Lucifer se sientan, mientras que Uriel camina en círculos por la sala.

Uriel: ¡Esto no puede ser así! ¡Tiene que haber una manera que aún no se nos haya ocurrido!

Kairuru: Puede ser, pero… ¿Qué haremos hasta entonces?

Lucifer: Es verdad, esos tontos podrían empezar a atacar en cualquier momento…

???: ¡AHHHHHHHHHHHHHHHH!

Se escucha un grito horriblemente fuerte, esto hace que los 3 se levanten y salgan de la sala, dirigiéndose a otra habitación.

Uriel: ¡Zelzeo!

Kairuru: ¡¿Qué pasó?!

Zelzeo estaba en el suelo, atrapado por múltiples cadenas, estaba sudando petróleo y tenía los ojos a punto de reventar.

Zelzeo: ¡Lo recordé! ¡Lo tengo! ¡La respuesta! ¡La tengo conmigo!

Uriel: …

Lucifer: ¿De qué estás… hablando?

Zelzeo: ¡Ya sé que hacer!

Kairuru y Uriel se emocionan, y se ponen atentos.

Zelzeo: Yo… yo… lo olvidé

Lucifer agarra a Zelzeo de la ropa, en la parte del pecho y lo levanta, rompiendo las cadenas y lo mira con intimidación.

Lucifer: ¡Deja de jugar!

Lucifer lo suelta.

Zelzeo: Bueno, bueno, ya me calmo (Por dios…)

Kairuru: ¡Ya dinos la respuesta!

Zelzeo: Es en… Nueva York…

La escena cambia y se ve a Kairuru caminando, junto a alguien muy alto y grande al lado suyo, vestido con una gabardina y un sombrero similar al de un detective, como una Fedora por ejemplo. Este era Lucifer disfrazado, aunque por sus proporciones seguía dando sospechas a la gente.

Kairuru: Aquí es

Kairuru y Satán se encontraban frente a un departamento descuidado, de ventanas rotas y una puerta que le faltaba una bisagra. Lucifer tocó la puerta, y al primer toque la rompió y la tiró.

Lucifer: Ups… supongo que no había nadie en casa…

Kairuru: … Solo entra

Lucifer y Kairuru empezaron a buscar en todos lados pistas de que quien estaban buscando realmente vivía ahí, hasta que alguien bajó las escaleras y los encontró.

???: ¿Qué están haciendo aquí? ¿Los envió el casero?

Kairuru: No, pues, verá…

???: ¿O será que son ladrones? ¿Son ladrones? ¡Tenían que ser ladrones!

Esa persona, que tenía una cara quemada y una pierna vendada, sacó de su espalda una escopeta y disparó hacia Kairuru, Lucifer rápidamente se puso en frente y recibió las balas rompiendo su gabardina. Su duro pecho las resistió fácilmente.

???: Ghghgh… Ahhggh…

Lucifer: Necesitarás algo más duro que eso… si quieres lastimarme…

???: ¿Q-q-que clase de monstruo eres…?

Lucifer: El Rey

Satán levanta su grueso brazo y pone al enemigo contra la pared, a este se le caen su gorra, saco y zapatos rotos.

Satán: Ajá… ¿Cómo está eso de que eres un monstruo también?

Esa criatura de cara quemada era un Demonio sin alas, que parecían haber sido cortadas y quemadas.

???: Grr….

Satán: ¡Responde!

Satán lo empuja más fuerte contra la pared, lastimando la espalda de su víctima.

Satán: ¡¿Por qué no lo escupes de una vez?!

???: Gggrr… yo… me… me llaman Johnson… o Johnny si eres un amigo cercano…

Kairuru: Bien Johnny, dinos todo lo que sabes respecto a los ángeles caídos…

Johnny: Yo… ¡Yo no sé nada!

Satán lo vuelve a aplastar contra la pared.

Johnny: ¡Bueno ya! ¡Ahora si les digo!... ¡Pero suéltame!

Lucifer suelta a Johnny, y este intenta respirar, disimulando fallidamente intenta golpear a Satán en la cabeza con la escopeta, pero este la agarra y la rompe.

Johnny: Ouch… fue la más barata que encontré… jeje…

Kairuru y Satán empiezan a mirar a Johnny de forma acusadora.

Johnny: So-solo soy un… traficante de armas…

Kairuru: ¿Y por qué lo mejor que tienes es una escopeta?

Johnny: En realidad, era lo que tenía más a mano… y en realidad solo vendo la mercancía, no la uso… esa escopeta fue un regalo reciente… y ya lo rompiste…

Johnny mira mal a Lucifer, este se cruza de brazos.

Kairuru: Bien, ahora dinos porqué Zelzeo te conoce

Johnny: ¿¡Zelzeo los envió aquí!? ¡Yo no le debo nada a ese tipo!

Satán: Agh… ¡No! ¡Necesitamos información! ¡No dinero! ¡Tú tienes que saber dónde se esconde lo que quedó del ejército de Zelzeo! ¡Y dilo rápido! ¡O acabaré contigo! En menos de lo que puedes imaginar…

Satán empieza a cargar un Brimstone de su mano y boca.

Johnny: Tú… tú no me matarías, ustedes me necesitan…

Satán: ¿Quieres probarme?

Johnny: Es obvio que en esta situación, ni siquiera tú, señor del infierno me atacaría

Satán: Entonces…

Satán agarra a Johnny, lo levanta y lo lanza contra una pared. Lucifer se acerca a pasos rápidos hacía el adolorido Johnny.

Johnny: ¡No! ¡No, por favor!

Satán dispara el brimstone de su boca, pero no le da a Johnny, y ni siquiera destroza mucho ya que no lo cargó demasiado.

Johnny: Grr… ¡Tramposo!

Satán: Ahora habla

Johnny: Yo t-trabajé para el ejército de Zelzeo, les daba armas y les conseguía nuevos miembros a veces… y uno de sus subordinados se volvió el novio de mi sobrina, él… sabe dónde están los otros… los tiene en su casa…

Kairuru: ¡¿Qué estás esperando?! ¡Llámalo!

Johnny: Bueno, pero… díganme para que necesitaban mi información

Kairuru: Agh… (Supongo que no tenemos otra opción)

Kairuru y Satán le explican a Johnny el problema.

Johnny: ¡¿Es en serio?! ¡Y yo perdiendo tiempo!

Johnny corre hacia su teléfono y marca el número rápidamente.

Teléfono: LO SENTIMOS, PERO SU LINEA DE SERVICIO HA SIDO DESCONECTADA HASTA NUEVO AVISO

Johnny: ¡Agh!

Johnny tira el teléfono al suelo y saca su celular de entre los cojines de su sofá.

Celular: SENTIMOS INFORMARLE QUE AL HABERSE QUEDADO SIN CREDITO SU LINE-

Johnny avienta el Celular por una ventana, y este se choca con un auto.

Johnny y Kairuru: Oh ou…

Después de un tiempo, finalmente encuentran la forma de comunicarse con la prima de Johnny y su novio, este les da las ubicaciones de los ángeles caídos, además de darles a 5 que estaban viviendo en su casa y otros 2 en la de su madre. Finalmente logran reunirlos a todos en una caverna subterránea, Lucifer y Kairuru están en la parte más alta, subidos en 2 estalactitas suspendidas en el aire a base de poder anti-gravitatorio.

Ángeles caídos: *Pequeñas discusiones y saludos*

Entre humo generado por una maquinita escondida atrás de una roca, aparece la silueta de un Demonio. Se empiezan a escuchar rayos y se ven destellos.

Ángel caído cualquiera: (¿Rayos?... Pero si estamos bajo tierra)

Ángel caído cualquiera 2: (¿Qué es eso? ¡¿Acaso es un terremoto?!)

???: ¡SALUDOS, COMPAÑEROS INFERIORES Y, CLARAMENTE, MENOS PODEROSOS QUE YO!

Los ángeles caídos ven que el humo aumenta, y la silueta se hace más grande conforme habla.

Silueta: ¡ARRODILLENSE, Y ESCUCHEN LO QUE TENGO QUE DECIR!

Los invitados se negaron a arrodillarse, y empezaron a discutir y a quejarse, sintiéndose ofendidos y molestos.

Silueta: CON QUE SE REVELAN, ¿EH?...

Parte de la silueta empieza a brillar de color rojo, todos empiezan a retroceder y el brillo se vuelve un Brimstone disparado hacia el techo, haciendo que muchas estalactitas y rocas caigan, pero nadie es lastimado.

Silueta: VAYA, POR QUE POCO, ¿NO CREEN? ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!

El humo se disipa violentamente, manchando al público de polvo, la silueta muestra ser Zelzeo, con un traje realmente genial y unas cadenas atadas a sus piernas y a su brazo izquierdo.

Ángel caído: (Es… es él…)

Zelzeo: ¡Bien compañeros! ¡Pueden empezar con las preguntas!

Ángel caído: Tú… ¿Tú no estabas muerto?

Zelzeo: …Por supuesto que no, ¡Yo jamás moriré!

La mayoría festeja por la respuesta.

Ángel caído: ¿No estabas encarcelado?

Zelzeo: Sí, ¡Pero fui liberado!

Otro Ángel caído: ¿Y por qué estás encadenado?

Zelzeo: ¿Encadenado? ¡JA JA!

Zelzeo rompe la cadena de su brazo izquierdo solo moviéndolo con fuerza, y con sus 2 brazos arranca las cadenas de sus piernas, graciosamente, no eran de verdad.

El público festeja.

Ángel Caído: ¡¿Acaso has vuelto para reunirnos y dominar a todo aquel que se nos oponga, y por lo tanto conquistar el Heaven?!

Zelzeo: ¡No…! Exactamente…

Todos se extrañan por lo que dijo Zelzeo.

Zelzeo: Eh… vamos a enfrentar enemigos, como en los viejos tiempos, pero no serán ángeles…

Ángel Caído: ¿Entonces quién?

Zelzeo: ¡Vamos a enfrentar a un tipo llamado Shin, y a su pretencioso ejercito de demonios mediocres! ¡Para así salvar el mundo!

Todos: …

Zelzeo: ¡Y luego dominarlo!

Todos: ¡SEEHAHSAHGISGISIGISIGSIGHASJAGASJGNA!

El público festeja mucho más que antes, y todos acceden a formar parte del NECZ: “El NEO Ejercito Caído de Zelzeo”. Tiempo después, se veía a todo el ejército en una cueva similar a un comedor. Estaban sentados en mesas organizadas iguales, comiendo voraces pedazos de carne de todo tipo.

Ángel caído: Hace mucho que no comía comida de verdad

Ángel caído: Y por esto era la mejor opción aceptar unirse

Se veía a Kairuru, Uriel, Lucifer y Zelzeo juntos en una habitación cercana.

Lucifer: Sí ya están todos, entonces solo quedaría organizarlos por grupos, la fuerza ya la tendrán adquirida y necesitaríamos mucho dinero para hacer armas para todos

Zelzeo: Mis hombres son los mejores matando demonios, si no fuera por Kairuru hubiéramos tomado el Heaven y luego el inframundo

Uriel: No intentes traer de nuevo viejos malos recuerdos…

Zelzeo: Je… (Cara avergonzada)

Kairuru: Entonces, si vamos a organizarlos por grupos entonces debe haber lideres por cada uno, ¿No es así?

Uriel: Pues…

Lucifer: Sí… por supuesto

Zelzeo: Claramente

Kairuru: En ese caso, ¡Quiero ser líder de un grupo!

Lucifer, Uriel y Zelzeo: …No

Kairuru: (Impacto) ¿Q-Qué…? ¿Por qué…?

Uriel: Porqué acabo de contarlos a todos y el resultado es un múltiplo de 3, y no de 4…

Kairuru: Grr… ¡Pero tú eres un ángel!

Uriel: Sí, ¿Y?

Kairuru: ¡Y se suponía que no debemos mostrarles que trabajamos con ángeles! ¡Justo como estableció Satán!

Lucifer: Cierto…

Uriel: P-pero tú también eres un ángel, ¡Y en realidad eres la peor enemiga del ejército!

Zelzeo: Sí, pero los convencí a todos de que ahora la tenía bajo mi control absoluto

Uriel: …Oh…

Lucifer: Pff…jajaja…

Uriel: Eh… N-No importa, ¡Zelzeo puede hacer lo mismo conmigo!

Zelzeo: Emm… no…

Uriel: ¿¡Qué!? ¿¡Por qué!?

Zelzeo: Porqué… hace mucho tiempo, les di un amplio discurso sobre como los ángeles son basura y escoria… y que no sirven para absolutamente nada…

Uriel: …

Zelzeo: Eso significa que, ellos creen… y yo en ese momento… que no sirves ni como carne de cañón…

Uriel: …

Zelzeo: Je… lo siento…

Uriel: Vete a casa

Kairuru: ¡Pero…!

Uriel: Ahora

Kairuru: ¡Hmmpff…! {Como sea…}

Uriel abre un portal y Kairuru cae en él, transportándose a largos metros encima del suelo y los edificios de Hokkaido. Kairuru abre sus alas rápidamente para aligerar la caída, y termina cayendo con estilo pie por pie. Cierra las alas y empieza a caminar hasta su casa, en la oscura noche. Kairuru empieza a sentirse… observada, hasta que una ráfaga de viento helado azota el lugar, y empieza a enfriar la calle entera. La nieve comienza a caer, Kairuru se pone su abrigo y lo cierra, además de ponerse su bufanda. La sangre de sus piernas empieza a detenerse, y se le duermen.

Kairuru: (Grr… es… esta… no… no es una tormenta normal… de Hokkaido… es… peor de lo habitual)

De repente, Kairuru recibe una bola de nieve que la golpea cual proyectil en la cabeza por detrás. Esto la hace detenerse y ponerse en pose de batalla.

Kairuru: ¡¿Quién está ahí?!

Kairuru se queda atenta por unos momentos, pero no recibe respuesta, hasta que una silueta casi imperceptible empieza a lanzarle bolas de nieve en las partes que no está protegiendo, casi pareciendo calculadas especialmente para que Kairuru reciba todo el daño que pueda.

Kairuru: ¡Ah! ¡Gah! ¡Para!

Kairuru intenta alcanzar a su enemigo con múltiples fuegos demoniacos, pero son extinguidos.

Kairuru: ¿¡Q-Quien eres!?

La silueta se detiene frente a Kairuru, solo se alcanza a ver que lleva una bufanda que le tapa la boca y nariz, y tiene unos ojos azules oscuros.

???: Si te lo dijera, tendría que matarte

El enemigo golpea a Kairuru en la cara, tirándola al suelo, luego desaparece de nuevo. Kairuru intenta levantarse, pero el contrincante aparece y le da un codazo en la espalda, destrozándole parte de la espina dorsal y dejándola indefensa en el suelo. El vuelve a mostrarse en frente de Kairuru.

???: He estudiado tus puntos débiles para no fallar en esta misión, tu debilidad más grande son los ataques sorpresa, y que te vales mucho de tu vista. Si no sabes dónde estoy, no puedes atacarme, y tampoco puedes esquivar mis proyectiles ni golpes porqué soy demasiado rápido

El misterioso enemigo levanta a Kairuru con su mano.

???: Tu incompetencia será el combustible de tu muerte

El demonio genera una bola con apariencia… “abismal” en su mano.

Kairuru: ¡Alto! ¡Para! ¡Esp-gggg-era un mo-momento!

???: ¿Hmm? ¿No estás lista para morir?

Kairuru: ¿Q-Qué quieres de mí?

???: ¿A qué… te refieres exactamente?

Kairuru: Si vas a matarme, es por alguna razón, ¿No es que b-bgnfdh-uscas algo mío?

???: Inteligente… muy inteligente, y perspicaz, no es necesario que me des lo que quiero, porqué puedo directamente ¡Tomarlo!

El enemigo ataca con la bola pero Kairuru golpea antes la cara del contrincante, y escapa.

Kairuru: *Recuperación de aliento*

???: (No debí de confiarme tanto…)

Kairuru: Je… Jejeje… ¡Jajaja! ¡No eres tan fuerte cuando no me tienes a tu merced!

???: ¡Cállate!

El desconocido utiliza la técnica de antes y desaparece, para moverse muy rápidamente alrededor de Kairuru.

Kairuru: (Eso otra vez…)

Kairuru se transforma a 100% Demonio, y ataca al contrincante con su cola, atrapándolo y chocándolo con los edificios y el suelo.

???: ¡G-Graahhh!

Kairuru acerca a su enemigo frente a ella.

Kairuru: ¿Cuál es tu nombre?

???: ¿P-Por qué debería decírtelo?

Kairuru golpea al desconocido con un puñetazo.

Kairuru: PORQUÉ

Kairuru lo golpea con un edificio, destruyendo gran parte de este.

Kairuru: ESTÁS

Kairuru lo choca contra los montones de nieve y al suelo de nuevo.

Kairuru: A MI

El desconocido se para de rodillas y se cubre con sus brazos.

Kairuru: ¡¡MERCED!!

Kairuru lanza un Brimstone, su enemigo se protege pero sale disparado.

Kairuru: ¿Ahora lo dirás?

El desconocido intenta levantarse del suelo usando sus brazos.

???: Soy… so-soy… un inútil…

Kairuru: … Esa no es la respuesta que esperaba…

???: ¡GGGGGHHGHGHGHGRUUAAHAHAHAHAHAHHHHH!

El aparente demonio utiliza un Brimstone enorme hacia arriba que ciega a Kairuru, luego salta hacia ella y la tira al suelo, después empieza a golpearla en la cara, haciéndola sangrar.

???: ¡GRRRRAAAAAAAAHHHHHHH!

El demonio hace que Kairuru suelte sangre de la boca a puñetazos, eso la deja aturdida y aprovecha para sacar las agujas de su cinturón. Se las clava en el pecho y empieza a arrancar una esfera luminosa negra de Kairuru, que estaba atada con hilos rojizos, este elemento es el alma de Satanás. Los hilos se rompen y el demonio mete el alma oscura en un frasco, luego guarda sus agujas en su cinturón de nuevo.

Kairuru: Ggh…

Kairuru apenas abre los ojos y levanta dolorosamente el brazo derecho.

Kairuru: Gggghghh… E-el… p-pod-er…rrghgh… gfgfgg…

Kairuru baja el brazo y se desmaya.

???: (Misión… ¡Cumplida!) ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAH! ¡AHH!

El demonio desaparece por un portal. Kairuru es enterrada en la nieve.

Al día siguiente, una maquina recoge-nieve golpea la cabeza de Kairuru, eso la hace despertar y salir volando del lugar luego de recuperar el conocimiento. Kairuru se dirige en dirección hacia su casa, entra rápidamente.

Astramus: ¡Hija! ¿Viniste a visitar a tu viejo padre?

Kairuru se tira encima de las piernas de Astramus, quien estaba sentado en el sillón. La chica comienza a llorar profundamente, su padre intenta consolarla, pero no logra que se detenga ni aligere sus lágrimas.

Astramus: ¡Kairuru! ¡¿Qué pasa?! ¿Acaso… hi-hice algo mal?

Kairuru dirige su mirada hacia su padre.

Kairuru: Lo… lo perdí papá…


Fin de la primera parte

Kami no yobidashi: Segunda parte

Kairuru continúa mojando los pantalones de Astramus. La escena cambia y se ve a los 6 Arcángeles reunidos en el templo más grande del Heaven, el templo de la esperanza.

Miguel: Doy comienzo a la conferencia Arcangelical, pero antes me aseguraré de que vinieron todos

Gabriel: Arcángel de la confianza y mensajero celestial, ¡Gabriel! Presente

Rafael: Arcángel del viaje y patrón de los peregrinos, ¡Rafael! Presente

Uriel: Arcángel de la protección y encargado de las tierras sagradas, ¡Uriel! Presente

Laurel: Arcángel del destino y encargado de los espíritus, ¡Laurel! Presente

Remiel: Arcángel de la justicia y encargado de la resurrección, ¡Remiel! Presente

Miguel: Y por último, yo, Arcángel del valor y jefe del ejército celestial, ¡Miguel! Estoy presente. Ahora, podemos empezar, ¡Uriel! Introdúcenos al tema de esta conferencia

Uriel: ¡Con mucho gusto! Esta conferencia fue programada con el objetivo de discutir la nueva identidad del Arcángel de la luz, luego de que el hijo de Raguel: Waizu, muriera, este puesto tan importante quedó bacante, así que debemos de encontrar a alguien que ocupe ese lugar

Miguel: Bien, bien, ¡Gabriel! ¡Dinos a los nominados para ser Arcángel de la luz!

Gabriel: Pue-

Raito: ¡Un momento!

Raito irrumpe en el templo, abriendo las puertas con un fuerte empujón.

Gabriel: -Es…

Raito: ¡Hay que avisar a nuestras divisiones de ejércitos! ¡Es muy archi-importante!

Miguel: Raito, Raito, un momento, cálmate Raito

Raito: ¿Eh? ¡Ah! ¡Miguel! ¡Tienes que llamar a tus soldados! ¡Rápido!

Remiel: ¿¡Que está pasando!? Dinos, por favor

Raito: Un ejército de demonios está por atacarnos y a la Tierra, además tienen una poderosa arma secreta, pero Kairuru y Uriel formaron otro ejército integrado por Ángeles caídos y co-dirigido por Zelzeo y el Diablo, así que si nos apuramos y llamamos a los nuestros ¡Podremos detenerlos!

Todos: …

Remiel: ¿Otra vez?

Miguel: ¡TODOS! ¡TIENEN QUE LLAMAR A CADA ÁNGEL QUE PUEDA PELEAR! ¡RÁPIDO O LOS ENVIÓ A TODOS A ENCARCELAMIENTO POR TRAICIÓN!

Todos los arcángeles de la sala salen volando para avisarles a todos, mientras que Raito utiliza un portal para aparecer en la Tierra. En ese planeta en peligro, todos los ángeles estaban protegiendo las ciudades con escudos de luz, mientras que el ejército de Miguel y, en los edificios o puntos más altos de cada país se encontraba a los Principados, con algunos Ángeles acompañándolos. En poco tiempo, el planeta Tierra fue cubierto por los ángeles esperando la batalla final.

El ejército de Shin apareció, alimentados por el odio, la avaricia, la ira y cada uno de los pecados existentes. Pero sobre todo, estaban rodeados por un aura de oscuridad y ansias de poder. En cuanto los relojes de todas las casas en Nueva Ámsterdam del presente, o sea, Nueva York, llegaran a las 5:00 de la tarde, todos los ángeles fueron atacados por la espalda.

Laurel: (¡Ayuda! ¡Necesitamos apoyo extra en Inglaterra!)

Remiel: (¡También en China!)

Gabriel: (¡En México igual!)

Uriel: (¡Nos vencen en Canadá y Alaska!)

Rafael: (¡América central lo está pasando mal!)

Míguel recibe un ataque de 3 brimstones a la vez, mientras este estaba en Los Ángeles.

Míguel: (¡Agh! ¡Lo siento! ¡Aquí en Estados Unidos no podemos con todo!)

Gabriel: (¡Entonces! ¡¿Qué hacemos?!)

Remiel: (¡No lo sé! ¡Pensé que podríamos todos a la vez!)

Rafael: (¡¿Qué podemos hacer?!)

Uriel: (Grr… ¡Creo que es hora de traerlos!)

Míguel: (¡Uriel! ¡¿De qué hablas?!)

Uriel: (¡De nuestro segundo ejército!)

La profundidad de la oscuridad del cielo de la Tierra se expande, y los ángeles caídos aparecen trayendo una oscura, pero positiva, esperanza. Zelzeo y Lucifer los dirigían con confianza.

Zelzeo: ¡Adelante! ¡Vamos por ellos!

Lucifer: ¡Trabajen en equipo! ¡E inmovilícenlos!

Los ángeles caídos respaldaban a sus antiguos compañeros, quienes dejaron el rencor de lado para fusionar sus ataques en resplandores de penumbra.

Rafael: ¡Ya llegaron los refuerzos!

Demonio de alto rango: (¡No! ¡Estamos perdiendo la ventaja! ¡Tengo que avisarle al jefe!)

El demonio de alto rango intenta escapar, pero es emboscado en un callejón por Raito.

Raito: ¡¿A dónde crees que vas?!

Raito invoca su armadura de luz, y dispara un Rayo destructor que ilumina al demonio de alto rango.

Raito: (Uno menos… faltan millones…)

Raito da un gran salto, e impulsada por un brillo luminoso, dispara proyectiles tele-dirigidos a los demonios de la ciudad de San Francisco.

Raito: (Así lo hacen… los ángeles de la luz…ja…Anotaré esa)

Raito crea un portal de luz para dirigirse hacia Brasil, donde los demonios de fuego estaban arrasando.

Raito: (Ay no…)

Raito veía como casi todo se consumía en llamas y los habitantes escapan a sus refugios.

Raito: (¡Tengo que hacer algo!)

Raito vuela hacia los brasileños asustados, quienes eran perseguidos por 3 demonios flamígeros.

Demonio flamígero: ¡Grahhhh! ¡Mueran!

Aquel monstruo disparó una llama incandescente directo a una pequeña familia, pero Raito los salvó utilizando un escudo de luz.

Raito: ¡Corran! ¡No se preocupen por mí!

Los ciudadanos huyen, y los demonios se reúnen frente a Raito.

Demonio flamígero: Vaya vaya… no pensé que habría alguien vivo aún

Raito: Somos… más fuertes de lo que creen…

Demonio flamígero: Probémoslo… ¡Asesínenla!

Los demonios flamígeros disparan hacia Raito con sus llamaradas, esta se cubre con un escudo de luz, que rápidamente se fragmenta.

Raito: (¡Tengo que pensar en algo! ¡Y rápido!)

Raito transforma el escudo de luz antes de que se rompa, en una onda expansiva que cancela las llamas.

Demonio flamígero: Grr…

Raito: Y ese… no es mi único as… en la manga (Otro para la lista…)

Raito junta sus manos, activa la armadura y dispara sus proyectiles de luz, que derrotan a todos menos a uno que intenta huir sigilosamente.

Demonio flamígero: (¡Debo!... ¡Pedir!... ¡Ayuda!)

Raito aparece frente a él.

Raito: ¡Ríndete!

Demonio flamígero: ¡Ahhh! ¡Está bien! ¡Me rindo! ¡¡Me rindo!!

El demonio se arrodilla, y Raito le coloca unas esposas y una mordaza, y se va a Jamaica en un portal de luz.

Demonio flamígero: (Pensé… que iba a matarme…)

El demonio se desmaya. Raito aparece en China, a unos kilómetros de donde estaba Remiel.

Raito: (Creo que él es el que necesita más ayuda)

Una gran cantidad de demonios de tierra atacan a Raito con rocas.

Raito: ¡Ah! (Me están lanzando anti-aereos, tendré que descender)

Raito desciende hasta el suelo, pero los demonios de tierra aceleran y se acercan a Raito.

Raito: (Hora de improvisar)

Demonios de tierra: ¡Ven aquí!

Raito carga un Rayo de luz avanzado.

Demonio de tierra: ¡Muere!

Un demonio le lanza una enorme roca a Raito, pero esta dispara el rayo y la destruye con esfuerzo, el rayo alcanza al demonio y lo aturde.

Demonios restantes: ¡Ahhh! ¡Lo ha derrotado!

Raito: ¡Gyah!

Raito lanza proyectiles de luz y derrota a sus adversarios, luego continua su camino hacia Pekín. Mientras tanto, Lucifer aparece en la cima de la torre Eiffel, en París, Francia.

Lucifer: (Qué débiles… yo podría encargarme de este lugar en 5 segundos… pero antes, es hora de sacar la basura)

Lucifer dispara un rayo negro hacia el cielo, causando una tormenta que sorprende a los demonios de viento de la ciudad.

Demonio de viento: *Le cae una gota en la cabeza* (¿Qué? ¿Está lloviendo?...)

Lucifer: (Esta es mi contribución…) ¡Al Juicio final!

La tormenta empieza a disparar rayos negros directo a los demonios, Lucifer controlaba la tormenta con su dedo.

Lucifer: ¡Ja ja! (Sigues tú, y… ahora tú, tú no te escapas, y… de-tin-marin-dedo-pin…gu-) ¡TÚ!

Lucifer lanza un ultra relámpago negro encima del líder de los demonios de viento, atravesando su cuerpo y matándolo.

Lucifer: Jaja… adoro esto…

Laurel aparece cerca de Lucifer.

Laurel: (Emm… como se lo digo…) O-oiga… ¡Oiga!

Satán da la vuelta y mira a Laurel.

Satán: ¿Sí?

Laurel: Eh… esto… usted… ¿Po-Podrías tener más… más cuidado con… tus ataques? Se…se supone que solo tenemos que aturdirlos y atraparlos… no matarlos…

Satán: Oh… ¿Con que es eso?

Laurel: S-Sí…

Satán: Bueno, intentaré tener más cuidado, gracias por el aviso

Satán desaparece con gran velocidad directo a Alemania.

Laurel: (Uff… bueno… a Irlanda ahora…)

La imagen cambia y se ve a Uriel envuelto en la nieve.

Uriel: (¿¡Donde están!?)

Muchos demonios de hielo aparecen de repente rodeando a Uriel, y lo atacan con pedazos de hielo fragmentados y afilados. Uriel los esquiva rápidamente, y contraataca con un ataque llamado:

Uriel: ¡Bengala solar!

Uriel crea un gran resplandor que ciega a sus enemigos, luego los ataca con llamas que derriten sus armaduras de hielo y la nieve alrededor, luego los atrapa con dolorosas cadenas de fuego.

Uriel: Bien, este sitio es para mí

Un ángel de fuego aparece.

Ángel: ¡Señor! ¡Lo llaman de Estados Unidos!

Uriel: ¿Es acaso un mensaje de Miguel?

Ángel: ¡Sí! ¡Señor! ¡¿Prefiere ir y que nos encarguemos de Alaska nosotros?!

Uriel: Por supuesto, sí no es demasiado para ustedes

Ángel: ¡Claro, señor!

Uriel atravesó un portal de luz y apareció en un edificio de la ciudad de Nueva York. Un poderoso ventarrón azotó la ciudad entera, llevándose hasta los correos de los recipientes, y luego los recipientes y cubos de basura. Remiel se acercó a él dando saltos con gran habilidad.

Remiel: ¡Oiga! ¡Compañero!

Uriel, abrumado por el sonido del fuerte viento no percibía la voz de Remiel llamándolo. Remiel decidió acercársele, pero un demonio de viento que estaba creando el tornado se acercó a ellos.

Uriel: ¡Ja!

Uriel empuñó su espada flamígera y salto hacia el demonio de viento.

Uriel: ¡HYAA!

El demonio de viento esquivo la estocada y le dio un fuerte puñetazo a Uriel en la cara, dejándolo enterrado en el primer piso del edificio que tenían en frente.

Remiel: …

Demonio de viento: ¡¿Quién sigue?!

Remiel: …

Remiel disimuló por unos momentos el no estar allí.

Demonio de viento: ¡Voy a aplastarte!

Remiel desapareció rápidamente, y volvió a aparecer atrás del demonio de viento. Le dio un fuerte golpe inmovilizador en la nuca y luego le puso las esposas.

Remiel: (1 menos)

Remiel decidió fijarse como estaba Uriel, luego de ese duro golpe.

Remiel: Oye, ¿Estás bien?

Uriel: Ghgg… gah… ¿A-caso… me veo b-bien?

Remiel: …No…

Uriel: S-solo… llama a algún ángel curandero

Remiel: ¡Enseguida!

Remiel corrió buscando algún Ángel curandero, pero antes de dar más de 20 pasos, una explosión enorme causo que se cayera del edificio y terminará en el suelo.

Remiel: (¿Q-Qué fue eso?...)

Remiel, apenas se levantó, no pudo mantener su boca cerrada, al ver que un portal enorme se abría absorbiendo los edificios, autos y calles de Nueva York y dándole paso a más demonios.

Remiel: (N-No puede ser…)

Remiel perdió la consciencia. De entre la multitud de demonios apareció Shin, dirigiendo a su verdadero ejército.

Shin: ¡Adelante seres del averno! ¡Convirtamos está tierra maldita en nuestro parque de juegos y tortura hasta dominar cada parte del planeta y sus exteriores! ¡Ja ja ja!

Antes de terminar su risa maléfica, Shin fue golpeado en la cara por Daz.

Daz: ¿¡Quién te crees que eres para atacar a mi mundo!?

Shin se recupera fácilmente, y mira con una sonrisa de mejilla a mejilla a Daz.

Shin: Querrás decir, MI MUNDO

Shin carga su mano con una energía oscura y aparece unas lanzas de energía explosiva en el aire, y las dirige hacia Daz. Este contraataca pero una le explota en la cara, y otra le atraviesa el pecho, dejándolo en el suelo. Apenas intenta levantarse, Shin aparece y lo golpea en la cara, enviándolo lejos, para golpearlo de nuevo, y otra, y otra, y otra vez. Shin carga un Brimstone combinado con energía explosiva en dirección a Daz, quien estaba encastrado en el piso.

Daz: (N-No… Es muy duro…)

Shin: ¡Este es tu FIN!

Shin dispara, pero es atrapado junto a su Brimstone en un campo de fuerza de luz.

Shin: (¿Eh? ¿Qué?)

El campo desaparece y Shin recibe un puñetazo en el estómago, y luego una patada en la boca de parte de Raito, y esquiva un Giga-Brimstone de Kairuru. Shin recupera el equilibrio y se esconde tras un edificio.

Shin: (No esperaba eso… Creo que no debo de confiarme tanto…)

Raito, Kairuru y un lastimado pero decidido Daz se paran frente a Shin.

Raito: Ríndete Shin, no tienes escapatoria, hazlo y así evitarás un sufrimiento de tamaño extra grande

Daz: (Qué mal sonó eso…)

Kairuru: ¡Así es! ¡Así que vete de aquí o te pateare tan duro que desearás que nunca te hubiera pateado tan duro!

Daz: ¡Seh!

Shin: Ja… Que gracioso es de su parte el intentar intimidarme, no he ido tan lejos solo para rendirme, verán… No soy un demonio cualquiera…

Shin empieza a ser rodeado por llamas infernales tan brillantes que comienzan a cegar al grupo de héroes.

Shin: Poseo un poder que nadie más tiene, y planeo utilizarlo contra ustedes, los más débiles

Shin da un salto en el aire y el fuego que lo cubre toma la forma de un Fénix gigante.

Shin: ¡Fuego infernal-Formación de Fénix Abismal!

Shin, convertido en un enorme Fénix, embiste a Daz y Raito, pero Kairuru lo esquiva de un salto. Kairuru abre sus alas y persigue a Shin, quién tenía intenciones de huir.

Kairuru: ¡No escaparás!

Kairuru lanza un Giga-Brimstone hacia Shin, pero este lo devuelve con un Escudo Reflector de Energía Oscura, lastimando a Kairuru.

Kairuru: ¡Graaahhhh!

Daz, al escuchar a Kairuru gritar, se apresura corriendo y salta hacia Shin con un Puño Explosivo cargado.

Daz: ¡Hyaaahhh!

Shin se adelanta y agarra el brazo de Daz en el aire, luego se lo dobla.

Daz: ¡Ahhhh!

Shin golpea a Daz en la cara enviándolo al suelo de nuevo. Raito, aterrada, despeja sus dudas y se equipa con su armadura, dispuesta a contraatacar.

Raito: No te perdonaré por lastimar a mis amigos…

Shin: Tus intentos solo servirán para que pierda mi tiempo

Raito: (Eso es algo, por lo menos…)

Raito carga un doble rayo de luz, pero Shin no espera y la patea en la parte de arriba de la cabeza, luego le da un rodillazo en el pecho, y la termina con una cachetada. Raito, destrozada en el suelo, consigue levantarse.

Raito: *Suspiros de cansancio*

Shin: ¿Aún te levantas? ¿Es que quieres más?

Shin carga sus manos con energía, y luego lanza unos bombardeos hacia Raito, esto crea una nube de humo.

Shin: (Eso debió de haber bastado)

Shin se da vuelta y continúa, pero.

Raito: Al-to… Aún… no pue-des irte…

La nube de humo se despeja y muestra a Raito cubierta por un campo de fuerza de luz protector.

Shin: (Debí haberlo deducido)

Raito: No nos rendiremos tan fácilmente…

Kairuru se levanta y acompaña a Raito.

Kairuru: Juntas, te acabaremos, y te devolveremos todo el dolor que has causado…

Shin: ¿Y de dónde sacarán la energía para derrotarme? Las he destrozado, a ustedes y a cualquiera al que le puedan pedir ayuda. No pueden ganar.

Raito: Eso es lo que crees…

Kairuru: Pero tenemos más de lo que sabes…

Raito dispersa energía de luz y la carga en su armadura, transformándola y mejorándola, haciéndola más brillante. Kairuru se coloca el rosario, transformándose en su forma ángel.

Shin: ¿Qué es esto? ¿Un demonio que se convierte en ángel y un recipiente infinito de energía de luz?... Esto parece trampa, jaja…

Kairuru: ¡Tus ataques esos de Fénix son trampa! ¡Nosotras usamos la fuerza de voluntad en nuestros corazones!

Shin: Tonterías…

Raito: Kairuru…

Kairuru: Sí…

Raito y Kairuru cargan energía de luz en sus manos juntas, y luego la disparan, fusionándola en un gran rayo de luz poderoso en dirección hacia Shin.

Raito y Kairuru: ¡Ráfaga Doble de Luz Incandescente!

Shin: ¡Graah!

Shin combina toda su Aura Fénix en un rayo de energía para contraatacar.

Shin: ¡No pueden superar a mi poder de Fénix!

Kairuru: ¡Tal vez no! ¡¡Pero lo intentaremos!!

Shin se esfuerza para superar a Kairuru y Raito, pero lo igualan a duras penas.

Shin: ¡Ríndanse!

Kairuru: ¡¡Jamás!!

Daz se levanta al sentir la gran energía liberándose cerca de él.

Daz: (T-Tengo… ¡Tengo que ayudarles!)

Daz corre con toda la fuerza que le permiten sus huesos rotos, y carga un débil Puño-Brimstone, que libera hacia el choque de energía frente a él.

Daz: ¡Ahh!

Gracias a la intervención de un tercer cuerpo de energía, los 3 se sobrecargan y causan una explosión que envía a los 4 lejos, pero Shin se salva del retroceso gracias a su armadura de fuego Fénix y logra escapar. Raito y Kairuru ven a Daz y se levantan.

Kairuru: ¡¿Cómo es que lo dejaste escapar?!

Daz: Es qué… pensé que necesitaban ayuda…

Kairuru: ¡Pero si ya lo teníamos! ¡Grr!

Raito: {Perdónala, solo está mal por toda esta situación, ya se le pasará}

Daz: Eso espero…

Kairuru abre sus alas.

Kairuru: Bien, no sé ustedes, pero yo tengo un villano que atrapar…

Kairuru despega en busca de Shin.

Raito: Nosotros también tenemos que esforzarnos en encontrarlo, ¿Bien?

Daz: *Asiente con la cabeza*

Daz y Raito también se apresuran a alcanzar a Shin. Kairuru se apresura y alcanza a Shin antes, obligándolo a detenerse en el Puente Golden Gate debido a un Giga-Brimstone que le lanzó.

Shin: ¿Aún crees que tienes oportunidad?

Kairuru: Sabiendo que tienes el poder para lastimar a las personas, y que vas a usarlo, no te dejaré ir sin más…

Shin: Solo deja de molestar

Shin crea una esfera de energía Fénix y la lanza al aire, luego las deshace en ráfagas de energía Fénix y las dirige hacía Kairuru, esta los contrarresta con un Puño-Brimstone que se dispara hacia Shin, esté se protege usando un escudo de energía Fénix.

Shin: No tienes nada que hacer

Shin desaparece y reaparece atrás de Kairuru y le da un codazo en la nuca, y luego un rodillazo en el hígado y la acaba con una ráfaga Fénix, pero es salvada por Uriel en el último momento.

Uriel: Saludos

Uriel, con Kairuru en sus brazos, se presenta ante Shin.

Shin: ¿Y tú quién eres? ¿Acaso vienes a molestar también?

Uriel: Podría decirse que sí…

Kairuru: Uriel…

Uriel: Kairuru, vete, yo me encargaré de esto

Kairuru: ¡Pero! ¡No puedo dejarte luchar solo!

Raito: No va a luchar solo

Raito y Daz aparecen atrás de Uriel.

Uriel: ¿Decías?

Kairuru: B-Bueno, pero… ¿Por qué no quieres que luche?

Uriel: Porqué eres demasiado importante, y debemos de protegerte

Kairuru: …

Uriel: Además de que portas el Rosario Sagrado, traes en ti el poder del Rey del Inframundo, si Shin te mata, se lo quedará él, y no podemos permitirlo

Kairuru: {Sí… Sobre eso…}

Uriel: ¿Qué dices?

Kairuru: No, nada…

Uriel: Bien, ahora, ve con Remiel, él te protegerá y acompañará

Kairuru: *Asiente con la cabeza*

Kairuru empieza a correr, pero Shin lanza una ráfaga Fénix, que Raito atrapa y cancela.

Uriel: Ni siquiera lo intentes

Daz: Vamos a derrotarte los 3 juntos

Raito: Te superamos en número

Shin: Ja… Jaja… Que buen chiste… Un montón de peones débiles no pueden igualar el poder de un único Rey

Raito: (Pero el Rey es la pieza más débil…)

Shin crea varias esferas de energía Fénix.

Shin: ¡Fuego Infernal-Formación de Fénix Abismal!

Shin vuelve a cubrirse por unas llamas en forma de Fénix. Shin libera la energía fénix de sus esferas, una para cegar a sus enemigos y las otras como misiles de energía. Raito alcanza a protegerlos con un escudo de luz. Uriel devuelve uno de los misiles con su Espada flamígera y Daz la potencia con un Puño-Brimstone, Shin se defiende de esto con las llamas que lo cubren, pero recibe un poco de daño.

Daz: (¡Sí! ¡Si trabajamos juntos podemos superarlo!)

Shin: (No puedo dejar que sigan combinando, me desharé de ellos uno por uno)

Shin se adelanta y agarra del cuello a Daz, para después golpearlo en la cara y lanzarlo hacia Raito.

Uriel: ¡Como te atreves!

Uriel arremete contra Shin con un puñetazo de fuego, pero Shin le agarra del brazo y le explota una esfera de energía Fénix en la cara.

Shin: ¡Ahhh!

Shin convierte la energía Fénix que lo rodea en un Rayo de energía Fénix destructivo, y lo dispara.

Uriel: ¡No!

Daz se levanta y lanza un Puño-Brimstone para contraatacar, lo intenta impulsar con todas sus fuerzas pero es superado y derribado, terminando en el suelo.

Daz: (Tengo que levantarme…)

Daz intenta levantarse con todas sus fuerzas, pero debido a sus graves heridas que le están pasando factura no lo logra.

Daz: (¡No! ¡Tengo que lograrlo! ¡Tengo que levantarme para salvar a mis amigos!)

Shin se para frente al cuerpo lastimado de Daz.

Shin: Buenas noches…

Shin crea una esfera de energía Fénix, pero Raito lo embiste y le dispara un Rayo de Luz que Shin esquiva.

Raito: No… No te acerques… ¡A mis… amigos!...

Shin, en un ataque de furia, derrota a Raito con una ráfaga de energía Fénix.

Shin: ¿Quién sigue?...

Uriel: Grr…

Uriel saca su espada flamígera e intenta sorprender a Shin por detrás, pero este lo percibe y absorbe el fuego de la espada, para devolverlo en una ráfaga Fénix hacia Uriel.

Uriel: (Es demasiado fuerte… ¿De dónde habrá sacado tanta habilidad?)

Shin: ¡Fuera!

Shin le da una patada en la cara a Uriel, y luego lo golpea con un Puñetazo rodeado de energía Fénix. Uriel se levanta y golpea a Shin con un puñetazo ascendente, y luego le da un codazo en el pecho, haciéndolo soltar sangre de la boca.

Uriel: Apuesto a que estabas acostumbrado a no recibir daño…

Shin: Aún puedo resistir, ustedes caen como moscas

Uriel saca su espada flamígera de nuevo, y la carga al máximo con llamas sagradas, da un salto preparando un corte, y Shin crea una espada hecha de llamas Fénix. En un increíble choque de calor entre 2 espadas de fuego, Shin, que solo sostenía su espada con 1 mano y Uriel sostenía la suya con 2, crea una esfera de llamas Fénix y la dispara a Uriel, derribándolo.

Uriel: ¡Aghh!

Shin aprovecha y atraviesa a Uriel con la espada de Fénix, dejándolo sin energías. Shin desaparece su espada Fénix y se va en busca de Kairuru.

Uriel: (No… No puedo dejarlo escapar)

Uriel se levanta a duras penas, pero luego de 5 pasos, se desmaya. Raito y Daz tienen el mismo destino cerca de él. Kairuru, que se encontraba en su forma normal, intentando esconderse entre los callejones de nueva York, para que ningún Demonio la viera. Pero se encuentra con una mirada conocida.

???: ¿Intentando escapar?

Kairuru: Ggh… ¿E-Eres t-tú?

Los ojos morados ya conocidos eran de aquel chico que le robó el alma de Lucifer a Kairuru, un joven Demonio con ropas negras, un cinturón y una bufanda que aún cubrían su boca y nariz.

Kairuru: Como suponía, ¡Tú seguramente estás con los de Shin! ¿Qué hiciste con el Alma? ¡Devuélvemela ahora mismo!

???: Calma… Calma, no es necesario alarmarse

El Demonio aparece rápidamente frente a Kairuru, y la agarra del cuello.

???: Todo llegará… a su… momento…

Kairuru: ¡Gghdghdg-Graaah!

Kairuru se defiende golpeando al demonio en la cara, liberándose.

???: Agh…

Kairuru: N-No… No me rendiré sin dar batalla…

Kairuru lanza una onda de vacío acompañada de un Brimstone, el demonio lo esquiva y aparece detrás de Kairuru, dispuesto a atacarla con unas agujas enormes. Kairuru se da vuelta y atrapa los brazos del demonio con su cola y lo golpea quitándole las agujas. El Demonio se levanta y saca 2 katanas de su espalda, salta y arremete contra Kairuru que intenta defenderse con su cola, pero el Demonio la corta.

Kairuru: ¡Ahhhh!

Kairuru empieza a sangrar por la cola sin parar, lo que la marea y la hace perder concentración.

Kairuru: Agh… ghgh… asghsgrr…

Kairuru intenta asestarle un Puño-Brimstone al Demonio, pero este lo esquiva y noquea a Kairuru de un golpe en la parte trasera de la cabeza.

???: Misión… cumplida… de nuevo

Shin aparece atrás de ellos.

Shin: Bien hecho…

???: Y más rápido que tú, ¿No crees? Jaja… Ja…

Shin: Sí, claro… solo llévatela, junto a esos cuerpos que dejé en el Puente, ¿Entendido?

???: ¡Sí!

La escena cambia, y se muestra a Shin, y al Demonio de antes, reunidos en una montaña, con los cuerpos de varios Ángeles, incluyendo a Uriel y a Raito, también estaban Daz y Kairuru, todos atados y algunos Demonios observando.

Shin: Bien, es hora de que el ritual oscuro… ¡Comience! Hijo, tráeme el cuerpo principal

???: ¡Ahora mismo!

El Demonio le lleva a Shin el cuerpo de Kairuru, Shin la deja en el centro de un círculo.

Shin: ¡Ahora! ¡Los tributos!

Los demás demonios mueven los cuerpos de Raito, Uriel y otros ángeles a otras partes del círculo.

Shin: ¡Bien! ¡Ya que todo está listo! ¡El Ritual para fusionar el inframundo con el planeta Tierra volviéndolo nuestro mundo está por ser completado!

Shin comienza a decir conjuros en un lenguaje arcano, causando que el círculo brille y un agujero de portal negro se abra encima de ellos.

El Agujero comienza a abrirse, y las almas de Raito, Uriel, Daz y los ángeles son absorbidas y fusionadas con el agujero, este se abre más y comienza a soltar mucha agua.

Shin: El ritual ha sido completado, debemos irnos

Shin hace su formación de Fénix y se va, junto a su hijo que vuela al lado de él, los demás demonios mueren ahogados, y Kairuru termina en el agua.

El cuerpo de Kairuru termina en lo más profundo del agua, mientras que del agujero comienzan a salir tentáculos enormes. Kairuru, en la montaña ahora sumergida, despierta, y nada con todas sus fuerzas hasta salir del agua, solo para ver a una bestia enorme apareciendo, era una bestia legendaria conocida como Leviatán, que reinaba los mares y convocaba tormentas. Kairuru se subió a la punta de una de las montañas, secó sus alas, y antes de que la bestia la viera, voló lejos buscando a sus amigos, o a cualquiera que le pudiera ayudar. Mientras más se alejaba, la bestia parecía más grande a los ojos de Kairuru. Kairuru no lograba encontrar tierra firme, al parecer, junto a la llegada del monstruo, el mundo se había inundado gracias a una torrencial lluvia que estaba desatándose, hasta que por fin, Kairuru llegó a una isla tropical, donde había una cabaña.

Kairuru: ¿Hola? ¡¿Hola?! ¿Hay alguien?

De repente, aparecieron Zelzeo y otros Ángeles Caídos, para recibir a Kairuru.

Kairuru: ¡Zelzeo! ¡Me alegro de verte! ¿Qué está pasando allá afuera?

Zelzeo: Resulta, que los Demonios de Shin han logrado invocar a una bestia mítica por medio de un ritual, y eso ha inundado el planeta Tierra

Kairuru: ¿Hay… alguna posibilidad de vencerlo…?

Zelzeo: Creo que no…

Kairuru: ¡Entonces! ¡¿Qué haremos?!

Zelzeo: Esperar… hasta que alguien venga a salvarnos, o algo

Kairuru: ¡Pero! ¡No podemos quedarnos de brazos cruzados a esperar que ese monstruo nos destruya! ¡Tenemos que hacer algo ahora mismo!

Zelzeo: Sí… Pero… ¿Qué?

Kairuru: Acabar con él

Zelzeo: Me temo que debo discrepar, es demasiado fuerte para ti y para todos nosotros

Kairuru: Tal vez, pero es mejor morir intentándolo que solo perder sin jugar

Kairuru se va volando, en busca del Leviatán, Zelzeo decide quedarse para proteger a sus compañeros. Mientras tanto, Kairuru se encuentra frente a frente con el monstruo, quien carece de sentido de la piedad y ataque primero con sus múltiples tentáculos. Kairuru los esquiva y destruye algunos con su Brimstone, luego los usa de transporte hasta llegar a la cima, al lado de la cabeza de Leviatán.

Kairuru: (Si acabé con un Dragón del Apocalipsis, puedo acabar con esto…)

Kairuru carga una onda de vacío en su mano, pero Leviatán le dispara agua hirviendo desde su boca lo cual la quema y envía lejos, pero es atrapada por Zelzeo y puesta en una roca en el suelo.

Kairuru: Pensé… que no vendrías

Zelzeo: Pues, reconsideré mis opciones, dejaré a un lado rencores del pasado (Como siempre he hecho…Claro…) para ayudarte

Kairuru: ¡Bien! ¡Juntos esta criatura no tiene posibilidades!

Kairuru carga un Brimstone y Zelzeo también, lo disparan juntos hacia los cercanos tentáculos de la bestia, pero esta los esquiva y atrapa a Kairuru y Zelzeo, luego los mueve por todos lados chocándolos contra piedras, el agua y entre sí, hasta que los suelta en el aire y luego les dispara más agua caliente, enviándolos de nuevo cerca de la isla donde estaban antes.

Kairuru: Agh…

Zelzeo: Este calamar hace lo que quiere con nosotros…

Kairuru se levanta del suelo.

Kairuru: Tiene… Tiene que haber una forma de vencerlo

Zelzeo también.

Zelzeo: Sí, pero no la tenemos nosotros

Kairuru: ¿Qué quieres decir?...

Zelzeo: Que será mejor rendirnos hasta que alguien más venga a ayudarnos

Kairuru: ¡¿En serio?! ¿Solo 2 palizas y ya decidiste rendirte?

Zelzeo: Bueno, soy de esas personas que no les gusta perder el tiempo…

Kairuru: ¡Agh! ¡Como quieras! Pero, que sepas que hubiera preferido terminar en la isla de cualquier otro cobarde, así no me habría hecho ilusiones de tener un buen compañero

Kairuru abre sus alas y se va volando en dirección al Leviatán.

Zelzeo: …Grr…

Zelzeo comienza a lagrimear. Mientras tanto, Kairuru volaba a toda velocidad, cargando el Puño-Brimstone más potente del que era capaz, y antes de impactar contra el Leviatán lo soltó, haciéndole un daño mínimo al monstruo, quien la devuelve al agua al azotarla con un tentáculo. Kairuru hundida en lo más profunda del mar, comienza a cerrar los ojos, hasta dejar de respirar.

???: ¡Hola! ¡Hooola! ¡Despierta! ¡Ya! ¡Despierta ya!

Kairuru despierta, pero echa algo de agua por la boca, y se percata de que tiene a alguien en frente con una frondosa barba trenzada.

???: Oh, por fin, siento haberte molestado pero tenía que despertarte

Kairuru: ¿Q-Quien eres…?

???: El nombre es Soru, y soy tu salvador, aunque lo diga yo… jeje…

Kairuru: Eh… ¿Dónde estamos?...

Soru: ¡En mi arca!

Kairuru: Oh… ¿La hiciste tú mismo?

Soru: ¡Sí! ¡Es mi más grande logro! ¿Qué te parece?

Kairuru: Pues… realmente no sé qué salvarás en ella, digo… la Tierra ya está inundada…

Soru: Creo que aún no te das cuenta…

Kairuru se para y entra a la parte interior del arca, donde encuentra a todos los animales del mundo, y a los Ángeles Caídos, que los encuentra en una esquina bebiendo botellas con agua de mar.

Kairuru: Eh… Hola

Ángel Caído: Ghola…

Kairuru: Emm… ¿Saben dónde quedó Zelzeo?...

Ángel Caído: No realmente…

El Ángel Caído que acababa de hablar lanza su botella de agua contra un elefante, este se asusta, se desmaya y cae encima de unas aves.

Kairuru: (Espero que eso no traiga consecuencias…)

Soru: ¡Kairuru! ¡Kairuruuu!

Kairuru corre hacia donde está Soru, o sea, la parte sin techo del arca.

Kairuru: ¿Qué pasa?

Soru: Observa aquella isla, ¿Conoces a esas personas?

Kairuru: Emm…

Algunos minutos antes, en aquella isla.

Satán: (Hmm… ¿Cómo es que no pude evitar todo esto…? Si aún hubiera poseído mi gran velocidad… podría haber sentido la grieta y venir aquí a tiempo…)

???: Con qué pensando, creía que carecías de esa habilidad

Shin aparece dándole una patada a Satán, pero este le agarra de la pierna, Shin se libera impulsándose con un Brimstone y los 2 quedan frente a frente en las cimas de unos árboles.

Shin: Eres el único que podía detenerme, pero no lo hiciste, ¿Por qué?

Lucifer: Grr… (No debo decirle que no tengo todo mi poder, si lo hago liberará el suyo y me derrotará)

Shin: Siempre sentí que era superior a ti, y tengo la oportunidad de demostrarlo

Lucifer: Jeje… ¿A qué te refieres exactamente?

Shin: Acabo de traer al mundo a la criatura del apocalipsis que TU creaste Satanás, algo que no has logrado en millones de años humanos… Y ¿Ahora? Míranos, estamos cara a cara, en el cercano fin del mundo entre tormentas y maremotos, ¿No es un escenario perfecto para la batalla que decidirá el destino final de cada ser de este universo? ¡ES DELICIOSO!

Satán: Para de balbucear

Shin: …

Shin observa a Satán con una mirada incrédula.

Satán: Crees que puedes ser como yo, e incluso mejor, pero estás equivocado, tal vez ambos seamos Archidemonios, pero eso no te hace mejor que yo, no has hecho lo que yo sí, no has encerrado a monstruos apocalípticos en lo más profundo de una caverna magmática, ni has estado cara a cara contra el Creador, el peso que llevo encima, encadenado a mi alma a través de mis ojos y nervios, ¡No puedes igualar eso de ninguna manera! ¡No intentes ser como yo! ¡No soy una persona de la cual estuvieras orgulloso de ser! ¡Así que olvídate de superarme o la vida terminara por darte un buen golpe!

Shin: Ja… Te has vuelto justo como los demás, pura palabrería…

Shin hace su Formación de Fénix-Abismal y aparece frente a Satán listo para darle un puñetazo de llamas Fénix en la cara. Satán lo recibe, pero solo se mueve un poco para atrás.

Satán: Segundo punto, no eres tan fuerte…

Satán le devuelve el puñetazo a Shin, y mientras está en el aire, esquiva algunas bolas de fuego que Lucifer le lanza.

Shin: ¡Te mostraré mi poder!

Shin lanza llamaradas Fénix hacia Satán, este se cubre con sus brazos y recibe las llamaradas, absorbe el impacto y luego carga una llama oscura en su mano. Satán salta y aplasta la cabeza de Shin con un puño de fuego, llevándolo al suelo.

Shin: Ggghh…

Satán: ¡Tendré que enseñártelo a golpes!

Satán golpea a Shin numerosas veces en la cara, haciéndolo soltar saliva, Shin atrapa el brazo izquierdo de Lucifer y luego causa una gran explosión con su energía Fénix, separándolos y creando un gran cráter entre los 2. Ambos saltan y chocan golpes que causan ondas sónicas que zarandean las palmeras de la isla. Shin termina lanzando una gran llamarada Fénix a Satán, este logra esquivarla, pero Shin lo sorprende con un puñetazo en la cara, y luego uno en el estómago, y lo termina con un gancho, Satán se recupera antes de caer al suelo, da un salto con un puño cargado, Shin esquiva y Satán causa una explosión de brillo que distrae a Shin, y aprovecha para golpearlo en la espalda con una patada. Antes de que Shin reaccione, Satán le agarra del cuello y lo levanta.

Satán: Juego… ¡Terminado!

Satán golpea a Shin en la cara, pero este se salva cubriéndose de energía Fénix y liberándose de la mano derecha quemada de Satán.

Satán: ¡Graaaahhhh! ¡Agh!...

Shin: Ja… Jaja… ¡Muajajajajajajajaja! ¡Das pena! ¡Formación Fénix Abismal-Ultra Demonio de Llamas!

Shin se cubre completamente de llamas Fénix, y su brazo derecho se vuelve una cuchilla flamígera.

Satán: Grr…

Shin: ¡Muere!

Las alas de Shin son cubiertas por llamas Fénix, creciendo y su cara también es cubierta por llamas de Fénix y haciendo crecer sus cuernos. Shin aparece frente a Satán y lo atraviesa con su brazo-cuchilla.

Satán: Gghdgh… ¡Gah! –Escupe sangre-

Shin: ¡Siente…el…Dolooooor!

Satán: ¡Graah!

Satán agarra el brazo de Shin y lo saca de sus entrañas, luego lo tuerce y golpea a Shin con un puñetazo de fuego. Shin se recupera fácilmente, mientras que Satán comienza a decaer. Shin se le acerca.

Shin: Mírate, tan débil, tan triste, tan deprimente, tan…

Shin agarra a Satán del cuello y lo mira fijamente.

Shin: Decepcionante…

Shin se distrae por un resplandor que lo ciega, en cuanto abre los ojos de nuevo, se percata de que ya no tiene a Satán a su merced, sino que fue salvado por Kairuru.

Shin: (¿Qué… es esto? ¿Sobrevivió?)

Kairuru: ¿Estás bien…?

Satán: Por supuesto… ¡Qué no! ¡Mírame! ¡Tengo una herida de cuchillada!... ¡Y estoy sangrando! ¡Y se supone que no debería! ¡Graaahgsg…!

Kairuru: … (Okey…)

Shin: Ahora que estás aquí, puedo encargarme de acabarte con mis propias manos, pero antes, permíteme terminar el asunto que interrumpiste…

Kairuru: ¡Jamás! ¡No te dejare lastimarlo!

Shin: Pst, da igual, sea como sea terminaré acabando con los dos

Kairuru: ¡Prepárate! (Se ve como Shin… lo noto por su fuego de Fénix, pero está cubierto de él…)

Kairuru agarra su rosario e intenta transformarse, pero es interrumpida por un golpe de Shin que la envía hasta un montón de piedras.

Kairuru: (Auch…)

Kairuru se levanta, aparece detrás de Shin, este esquiva una patada de barrido de Kairuru, pero esta salta y le da un rodillazo, luego lo cubre con su cola y lo envía lejos.

Kairuru: (¡Ahora sí!)

Kairuru agarra su rosario y consigue transformarse. Shin aparece de nuevo.

Shin: -Mientras se quita el polvo- Parece que aún tienes ese poder de cambiar de forma, lo que supongo te convierte en la única Ángel existente aún… Jeje…

Kairuru: Grr… (¡Le haré pagar por todo lo que ha hecho! ¡Y aun sabiendo que estaba mal! ¡Me ha quitado a mis amigos! ¡Y eso de acabar con el mundo…! ¡Voy a asesinarlo de una vez!)

Shin: ¡Adelante!

Shin y Kairuru crean un choque de energía de luz y llamas de Fénix, Shin intenta agarrar una pierna de Kairuru para derribarla, pero esta se defiende con su cola, acto seguido intenta atraparlo con sus alas de ángel, pero se queman.

Kairuru: ¡Ahhh!

Shin: Jejeje…

Kairuru: Grr…

Kairuru bate sus alas, lanzando plumas llameantes hacia Shin, quien decide acelerar y embestir a Kairuru, quien salta y lo esquiva, luego le remata con un golpe de manos juntas en la cabeza. Shin se levanta y causa una explosión de llamas de Fénix, Kairuru se cubre y la resiste, pero al volver a abrir los ojos recibe un golpe aplastante en su espalda de parte de Shin. El codo de Shin continúa aplastando la espalda de Kairuru con todo el peso de su cuerpo.

Shin: ¡Te has descuidado! ¡Eso es propio de alguien débil como tú! ¡Y todos los otros que han muerto gracias a mí y al Gran Leviatán! ¡Ni siquiera deberías haber venido hasta aquí! ¡Hubiera sido mejor que solamente hubieras permitido que el Leviatán te comiera!

Satán: ¡Cierra la boca!

Shin recibe un Brimstone explotándole en la cara, liberando a Kairuru que se levanta rápidamente.

Shin: ¡No deberías haberte atrevido!

Shin lanza una ráfaga de llamas Fénix hacia Satán, Kairuru las desvía con un Rayo de Luz, salvándole.

Kairuru: Tu problema, es conmigo

Shin: Ja… jaja… ¿Acaso no has visualizado la situación aún? Estás debilitada, y el otro viejo se está muriendo inminentemente, yo, soy un ser poderoso e invencible… ¡No tienes oportunidad!

Kairuru: Soy fuerte… especialmente contra los tontos como tú… mientras haya posibilidades… seguiré luchando…

Shin: En ese caso, no durarás mucho, ¡Graaaaahhhh!

Shin lanza una ráfaga de fuego Fénix concentrada directamente hacia Kairuru, esta crea un escudo de luz intentando contrarrestar el ataque, y a duras penas logra moverse hacia adelante para devolver la energía de donde vino, causando una explosión.

Shin: …Grr…

Kairuru: Ja…jaja…

Shin: Grr… ¡Grrraaaaaahhhh! ¡Formación Fénix Abismal-Corona de Plumas Llameantes!

Shin genera Fuego Fénix desde cada parte de su cuerpo creando una bola de fuego gigante flotante.

Kairuru: ¡! (¡No debo dejar que realice su ataque!)

Kairuru lanza un Rayo de Luz hacia la Bola de fuego, pero es bloqueado por otras llamas.

Kairuru: (¡No!)

Shin: ¡Jaja! ¡Jajajajaja! ¡Hasta nunca!

Shin golpea la Bola de fuego con una llamarada de Fuego Fénix, potenciándola y convirtiéndola en una ráfaga de fuego muy poderosa, que se dirige en dirección de Kairuru y Satán.

Kairuru: (¡Tengo que detenerlo!)

Shin lanza una pequeña llamarada veloz que corta la cadena de esferitas del Rosario de Kairuru, devolviéndola a su forma inicial.

Kairuru: ¡…! ¡Qué! ¡¿Qué pasó?!

Satán: ¡No te detengas, aún podemos evitarlo!

Satán se levanta, con sangre cubriendo casi toda su pierna izquierda, y ambos cargan un Brimstone en sus manos.

Satán: ¿Lista?

Kairuru: ¡Claro!

Satán y Kairuru disparan sus Brimstone al mismo tiempo, combinándolos, pero no es suficiente para combatir contra la Corona de Plumas Llameantes de Shin.

Kairuru: No… No podemos detenerlo…

Satán: ¡No pienses en eso! ¡Si te esfuerzas y te olvidas de tus debilidades, podrás lograrlo!

Kairuru: (Creo… que tiene razón)

Shin: ¡Ríndanse y esto será mucho más fácil!

???: ¡Nunca!

Algunas llamas oscuras salen disparadas desde el aire hacia Shin, este las esquiva por poco, mientras sigue potenciando su ataque. Zelzeo aparece al lado de sus compañeros, listo para ayudar.

Kairuru: ¡Zelzeo! ¡Viniste!

Zelzeo: Claro, no podía dejar que este fanfarrón acabara con ustedes, ese es mi trabajo, je…

Zelzeo carga un poderoso Brimstone y lo combina con los de Kairuru y Satán.

Satán: ¡Ahora sí!

Zelzeo: ¡Juntos podremos hacerlo! ¡Jaja!

Kairuru mira a sus compañeros, y luego concentra sus ojos en el Brimstone combinado que acaban de crear.

Shin: ¡No pueden superarme!

Kairuru: (¡Tiene razón! ¡Aún con nuestro poder combinado no podemos con él!)

Kairuru suelta una de sus manos del Brimstone conjunto, y con su mano libre genera una Onda de Vacío y la combina con el Brimstone conjunto, alterándolo completamente y reforzándolo de manera que destruye las Llamas Fénix y envía a Shin lejos.

Zelzeo: … (Usó… la energía de vacío)

Satán: Lo… ¡Lo logramos!

Kairuru y Zelzeo: ¡Sí!

Zelzeo y Kairuru festejan, mientras que Satán comienza a escupir sangre.

Kairuru: Oh… eh… ¿Estás bien?...

Satán: N…N-No… Solo… déjenme recostarme…

Kairuru: ¿Seguro de que no necesitas ayuda?...

Satán: N-No… solo, déjenme descansar…

Zelzeo: …Hmm… Oye, Kairuru, antes de que yo llegara, vi como perdías tu transformación en Ángel, entonces, ¿Por qué no te transformaste de nuevo? Ya sabes… en la forma en la que posees el poder de Satán.

Kairuru: … (¡Ay no! ¡¿Qué le digo?!) Emm… porqué… yo… perdí esa… capacidad… hace mucho tiempo…

Zelzeo: …

Satán: …

Zelzeo y Satán: ¿¡Q-Qué hiciste quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!?

Kairuru: Yo… Yo… ¡Necesito un momento a solas!

Kairuru se va corriendo y abre sus alas para volar a la isla más cercana, dejando a Zelzeo y Satán solos.

Satán: ¿Qué le pasó?...

Zelzeo: …Creo… que estaba asustada por decírnoslo

Mientras tanto, Kairuru aterriza en una isla con algunas rocas y palmeras, y guarda el rosario roto debajo de su ropa y se sienta en el suelo.

Kairuru: (Realmente… no sabía que hacer… solo…hui… tenía miedo…y…)

???: Creo que puedo entenderte…

Kairuru: ¿¡Q-Quién dijo eso!?

Kairuru se para y mira hacia todos lados, detrás de una palmera aparece una especie de Demonio, con un cráneo con cuernos por rostro, unas alas enormes, garras por manos, piernas blindadas y hombros gigantes.

Kairuru: Eres… un demonio… supongo

???: Casi

Kairuru: Emm… ¿Entonces?

???: Deja que te explique, me conocen como “Shokan el cráneo”

Kairuru: ¿Te llaman así por llevar un cráneo por cara?

Shokan: Exactamente. Lo siguiente podría parecerte algo repentino, pero soy un Archidemonio

Kairuru: ¿Qué es eso?...

Shokan: Verás, los Archidemonios son obviamente, demonios, pero aún más poderosos. Nos convertimos en un nuevo tipo de ser al trascender y evolucionar de demonios poderosos, a criaturas extraordinarias y prácticamente invencibles. Esto fue a causa de que algunos demonios descubrieron un secreto, un error de Dios, que nos dio la posibilidad de volvernos realmente fuertes y poder igualar el poder del mismísimo Satanás, volviéndonos algo… un tanto injusto a vista de Dios y los ángeles

Kairuru: Eso es… raro, si existen los Arcángeles, ¿Por qué no podría haber Archidemonios?

Shokan: Principalmente, porqué Dios quiere que Satán permanezca siendo el superior entre los demonios, aunque he oído sobre criaturas que igualan su poder además de nosotros, estas criaturas recibieron el mismo destino que yo y los otros. Fuimos encerrados, pero a diferencia de los otros seres “injustamente poderosos”, no fuimos encarcelados en el infierno mismo, sino debajo de este

Kairuru: (¿Un lugar más allá del infierno?)

Shokan: Lo que desconozco, pero sospecho, es que alguna fuerza o conjunto de eventos desafortunadamente caóticos ha, además de abrir las puertas del infierno hacia la Tierra y el Heaven, destruir esa diferencia entre el Inframundo y nuestra cárcel, permitiéndonos escapar

Kairuru: ¿Y qué pasó con tus “compañeros”?

Shokan: Realmente, no estoy seguro, la mayoría solo… desaparecieron luego de tanto tiempo estando encerrados, creo que algunos hasta huyeron de la cárcel, pero sin lograr escapar de esa dimensión que actuaba de prisión para nuestro inmenso poder, yo solo esperé, ya me había resignado a ser solo una conciencia perdida en la oscuridad que…

Kairuru: (Vaya… es bastante elocuente para ser un poderosísimo demonio legendario)

Shokan: Al final, veía una luz, y olía algo que no pensé que llegaría a extrañar, lava y fuego, rocas y cenizas, el mismo polvo era solo un recuerdo hasta que encontré la salida

Kairuru: Y entonces llegaste aquí…

Shokan: ¡No sin antes viajar a gran velocidad por el infierno y recuperando tantas sensaciones nostálgicas y observar!... algo que me dejó atónito…

Kairuru: …

Shokan: ¡Un enorme Agujero se cernía sobre mí, tentador como la salida de tal sitio horripilante, y ofreciéndome la luz de mi salvación!

Kairuru: Y así llegaste aquí…

Shokan: Exactamente

Kairuru: Bueno… creo que ya debería de volver con mis amigos…

Shokan: Oh, ¿Y quiénes son tus amigos?

Kairuru: Se llaman… Zelzeo y… Satán…

Shokan: …

Kairuru: …Sí…

Shokan: Ah… emm… Creo que ya debo irme…

Kairuru: ¡Espera! Todavía n-

Zelzeo y Satán aparecen volando desde lejos.

Zelzeo: ¡Kairuru! ¡Discúlpanos!

Zelzeo aterriza y se acerca a Kairuru.

Zelzeo: Sea lo que sea que te haya hecho huir, si fue a causa de nosotros, discúlpanos, por favor, eres realmente importante para nosotros y para todo el universo así que tu estado emocional nos importa bastante, ¡Que rayos! Incluso a mí me…. ¿Quién es el esqueleto… raro…?

Kairuru: …*Se sonroja*

Shokan: Tú… te me haces… muy… conocido…

Zelzeo: Y tú muy… extraño… y lúgubre, ¿Acaso vienes de la mágica tierra de Halloween? Sea lo que sea eso

Shokan: No… pero a ti te conozco desde el más oscuro abismo infernal… Ángel Caído

Zelzeo: Acaso estás… ¿Juzgándome?

Shokan: Puede ser, o tal vez solo estoy haciéndote recordar nuestro odio mutuo, ¿Tu qué crees?

Kairuru: Estoy confundida…

Zelzeo: Yo igual, pero creo que a este tipo no deberías de haberlo conocido en primer lugar, es obviamente un demonio que no sabe aceptar nuestras diferencias, me das asco…

Zelzeo escupe saliva roja al suelo, lo derrite un poco y empieza a haber un mal olor.

Kairuru: *Se tapa la nariz y empieza a toser*

Shokan: Mi problema no es con los Ángeles Caídos… es contigo… Incluso tuviste la osadía de cambiar tu nombre… a uno significativamente peor…

Zelzeo: ¿¡Que dijiste!? ¡Zelzeo es mi verdadero nombre y es el mejor nombre que hay, fémur!

Kairuru: (¿Fémur?...)

Shokan: ¡Ja! ¡Como si fuera a creerte eso! Por ese tipo de tonterías jamás tuviste descendencia

Zelzeo: Pues… a-aún no… pero… ¡Eso no es de tu incumbencia, cúbito!

Kairuru: (¿¡Cúbito!?...)

Shokan: Bueno, no tengo tiempo para discutir sobre tonterías así, será mejor que no nos volvamos a ver o te patearé los cuernos de manera que jamás puedas volver a hablar con una hembra

Satán por fin llega volando, bastante cansado.

Satán: Un…ah… momento… ah… por favor… ah… no me lo tengan en cuenta…ah… ya estoy… ah…ah…ah…Eh… bueno, espera… ¿Tú no eres? Sí, sí, tú eres Calaverita de Azúcar

Shokan: Es… Shokan el cráneo… señor…

Kairuru y Zelzeo: (¿Señor?)

Satán: Ohhh sí cierto, ¡Shokan! ¡Viejo compañero! ¿Cómo has estado?

Shokan: Bastante… no ocupado… Satán… Recientemente logré escapar para visitar este sitio tan…

Satán: Sí, la Tierra está pasando por unos tiempos bastante turbulentos, y mira que lo digo yo…

Shokan: Sí, cuando me enteré de que tenía más agua que tierra, no pensé que estaría en constantes tormentas y con maremotos continuos

Satán: Eso me recuerda… tenemos que hablar… a solas…

Shokan: …Entendido…

Satán y Shokan se van a una esquina, atrás de unas rocas a hablar, mientras que Kairuru y Zelzeo se quedan solos esperando.

Kairuru: ¿Por qué te peleaste así con Shokan?

Zelzeo: Me ofendió… y él parecía estar buscando pelea... Me dio la impresión de que odiaba a los Ángeles Caídos como yo… Y reaccioné mal… aunque podría haber sido peor, hay todo tipo de situaciones como esa en el Inframundo… entre mi gente y los demonios…

Kairuru: Oh... ¿Quieres… hablar de eso?

Zelzeo: No…

Kairuru: …

Zelzeo: …

Kairuru: Sobre lo de antes…

Shokan y Satán salen de las rocas, y aparecen repentinamente frente a sus compañeros.

Zelzeo: ¡Ah!

Kairuru: Agh… No hagan eso…

Satán: Junto a Shokan, ya hemos decidido nuestro siguiente objetivo

Kairuru: (No sé qué es peor, que no nos hayan tomado en cuenta para decidirlo o que se olviden de que nuestro principal objetivo es acabar con el Leviatán y con Shin…) ¿Y… que pasa con lo de arreglar la Tierra?

Shokan: Esto tiene que ver con eso, es un sub-objetivo, salvar a la Tierra es el objetivo principal

Zelzeo: Ya veo…

Satán: Bien, para empezar, Zelzeo

Zelzeo: ¿Sí?

Satán: Debes de revisar todo lo que puedas del planeta, y reunir lo que quede de tus tropas, Shin seguramente estará haciendo lo mismo

Zelzeo: Entendido…

Satán: Bien, Kairuru

Kairuru: ¿S-sí?

Satán: Tú deberás de volver al Heaven y reunir a los ángeles que hayan regresado ahí

Kairuru: *Glup* Creo…

Satán: Ah, y además, emm… Zelzeo, ¿Dónde estaba?...

Zelzeo: ¿Qué cosa?... Ah, ¡Sí! ¡Eso! ¡Estaba en su tumba, enterrado con él!

Satán: Bien, mientras estés en el Heaven deberás de ir a la tumba de Waizu, y buscar en ella su antiguo diario

Kairuru: ¿L-la tumba de Waizu?...

Satán: Sí, es lo que dije, no tienes que repetirlo. Shokan y yo tenemos algunos asuntos que arreglar

Shokan: Cierto

Satán: Entonces, si ya todos saben qué hacer, es momento de separarnos

Zelzeo se va volando rápidamente, y Shokan junto a Satán desaparecen a una velocidad de vértigo, mientras que Kairuru se queda sola en la isla, pensando sobre sus opciones...

Kairuru: (Agh, no alcancé a decirle que con mi rosario roto, no puedo transformarme en Arcángel… y si no soy un ángel, no puedo crear portales hacia el Heaven… que rápido perdí mis únicas 2 transformaciones… Me pasó igual que la última vez… Me cuesta mucho hablarles de estas cosas… porqué ellos necesitan que pueda hacerlo bien…)

Kairuru saca de debajo de su ropa el rosario roto.

Kairuru: (Si no hubieses sido tan fácil de romper… ¡Todo es tu culpa!)

Kairuru lanza lejos al agua al rosario, este se hunde.

Kairuru: Gggh… (No debí hacer eso)

Kairuru se arrodilla y comienza a llorar, hasta que escucha un fuerte sonido abajo del mar. Kairuru: ¿Q-Qué?

Desde lo más profundo del mar, un rayo de luz sale disparado, creando un portal hacia la entrada del Heaven.

Kairuru: (¿Qué está ocurriendo?...)

El portal comienza a consumirse poco a poco.

Kairuru: ¡Ah! (Debo entrar rápido)

Kairuru da un gran salto, que luego es terminado con un pequeño vuelo y entra al portal, llegando rápidamente al Heaven.

Kairuru: (Bien… por pura suerte conseguí llegar al lugar más sagrado del univer-…)

Kairuru voltea y ve a los ángeles enfermos, y a los menos enfermos cuidando de los que están muy mal.

Kairuru: (¿Qué pasó aquí?...)

Kairuru empieza a caminar, mirando horrorizada a los rostros desfigurados, sangrantes, quemados y pudriéndose de los ángeles… Había algunos que ni siquiera tenía el valor de mirarlos a los ojos, y otros que ni siquiera tenían ya ojos…

???: ¡Oye tú!

Kairuru sintió que la llamaban, así que se quedó parada en el lugar, y miró hacia atrás.

Remiel: Tú eres Kairuru, ¿No?

Kairuru: S-Sí… Tú eres un Arcángel, supongo

Remiel: Exacto, soy Remiel, Arcángel de la Justicia y encargado de la resurrección

Kairuru: Bueno… emm… supongo que conocerás bien el lugar… necesito… encontrar una tumba…

Remiel: Oh… bueno… te mostraré el camino, mientras tanto, te explicaré la situación actual del Heaven

Kairuru empieza a caminar, acompañada de Remiel, quien era notablemente alto y con un pelo gris claro y blanco bastante largo.

Remiel: Luego de que tus compañeros fueran derrotados, y el diluvio comenzase, mis compañeros y yo… menos Uriel extrañamente… llevamos a todos los ángeles que pudimos de nuevo al Heaven… y la mayoría… por no decir todos… estaban realmente lastima- ¡Agh!

Kairuru: ¡¿Qué pasa?! ¿Tú también estás herido?

Remiel muestra debajo de su ropa blanca, un agujero enorme donde debería estar un hígado en el cuerpo humano.

Remiel: Solo duele de a ratos… ¡Agh!... No es tan grave… No…No tanto como otros casos…diferentes al mío…

Kairuru: (Ni siquiera quiero imaginarlo…)

Remiel: Lo peor… es que por regla… no podíamos salvar a la mayoría de… hu-humanos que… murieron en el diluvio… p-perdón yo solo… Gggh…

Remiel comienza a lagrimear, para luego desprender sus lágrimas, que aunque tapadas por su mano izquierda, no podían evitar llegar al suelo.

Kairuru: (Pobre Remiel… me da bastante pena… Espera… si los Ángeles apenas pudieron salvarse… entonces… que habrá pasado con mi Pa-)

Remiel se detiene por unos momentos de llorar, y limpia sus ojos con la manga de su brazo izquierdo, e intenta crear una mirada firme.

Remiel: B-bueno, necesitabas llegar a una tumba, ya recordé donde quedan

Remiel comienza a correr, y Kairuru le sigue, hasta que llegan a un templo bastante grande por fuera.

Remiel: Este… es el palacio de las almas sagradas

Remiel abre la puerta con su poder de luz arcángelical.

Remiel: Aquí es donde guardamos las tumbas de las almas de los ángeles que han tenido gran importancia para el resto de los siervos de Dios durante el paso de la eternidad…

Kairuru observa el gran tamaño por dentro que tenía el templo, estaba compuesto por diferentes niveles y habitaciones conectadas con puertas y escaleras, las tumbas estaban suspendidas, levitando en el aire debido al poder de unos rayos de luz salientes del suelo que las mantenían así.

Kairuru: Woa…

Remiel: Bien, ¿Qué tumba necesitabas?

Kairuru: La… la de Waizu…

Remiel: …Él… murió hace poco… emm… Era tu amigo, ¿No es cierto?

Kairuru: S-Sí… algo así… Remiel: Bueno… su tumba debe de estar por aquí

Remiel empieza a caminar, Kairuru le sigue, suben una escalera y giran para entrar por una puerta y llegar a otra habitación.

Remiel: Aquí normalmente es donde se guardan las almas recientes, así que si no me equivoco es esta de aquí en frente

La tumba estaba suspendida en el aire, como todas las otras, esta tenía un símbolo similar a un libro.

Remiel: ¿Te gusta el símbolo?

Kairuru: Sí… supongo

Remiel: A él, le gustaban mucho los libros, recuerdo cuando fui parte de su grupo de lectura… Ah… qué tiempos aquellos cuando solo era un pequeño angelito…

Kairuru: …Ejem…

Remiel: Ah, sí, ¿Para qué necesitabas ver esta tumba?

Kairuru: Tengo que abrirla, para buscar algo dentro

Remiel: …Las tumbas no se pueden abrir sin autorización

Kairuru: Pues, entonces, dámela

Remiel: No es tan fácil… además, ¿No crees que si Waizu hubiera tenido algo importante antes de morir, no lo habría dejado en su casa o algo?

Kairuru: Me…Me dijeron que estaba ahí adentro…

Remiel: Pero, no lo sabes con certeza ¿O sí?

Kairuru: Pues…

Remiel: Porqué sino, no podemos profanar la tumba de Waizu así como así

Kairuru: Solo… ¡Solo déjame ver que hay dentro!

Remiel: No puedo arriesgar así mi estatuto como Arcángel encargado de la resurrección… Lo siento…

Los ojos de Kairuru se ponen rojos, y agarra a Remiel de los brazos.

Kairuru: ¡ESCUCHAME ESCORIA! ¡SINO ME DEJAS VER LO QUE HAY DENTRO DE ESA TUMBA! ¡HABRÁ MÁS ORGANOS FUERA DE TU CUERPO QUE TE DARÁN PENA QUE TE FALTEN! ¿¡OISTE!?

Remiel: Gggh…

Remiel cae al suelo por el dolor, y los ojos de Kairuru regresan a la normalidad.

Remiel: Gggaggh…

Kairuru: ¡Lo-Lo siento mucho! ¡No quería!

Remiel: No te preo-cupes… había olvidado que también eras parte demonio…

Kairuru: Yo… Realmente lo siento…

Remiel: Sí… puede ser que tu parte humana lo sienta…

Kairuru: …

Kairuru, aunque sintiendo pena por él, desobedece a Remiel y abre la tumba de Waizu, desapareciendo el rayo de luz, y mostrando el alma del ángel Waizu y un diario muy bien cuidado con marcador de tela, que cae al suelo.

Kairuru: Debe ser esto…

Remiel: Un libro… ¿Realmente era necesario guardar un libro en su tumba?...

Kairuru: No es cualquier libro, es su diario, y creo que tiene cosas importantes dentro…

Remiel: ¿Cómo qué?

Kairuru se va corriendo muy rápido y sale del templo, para ir rápidamente con el diario entre sus brazos hacia la antigua casa de Waizu y actual casa de ella y… Daz.

Kairuru: (Todo está tal y como lo dejé…)

Kairuru se sienta en el sillón de lectura, que anteriormente había sido usado por Waizu y por Raito, abre el diario y comienza a leerlo:

Querido y extremadamente estimado diario de conocimiento y sabiduría: Recientemente, he comenzado a reunir algo de información relacionada con temas antiguos, sobre criaturas de la mitología y monstruos inimaginables, estos han comenzado a causarme pesadillas, así que no se me ocurrió otra opción que escribir sobre lo que sé, o tal vez es mi llamado hacia el más allá, ya que últimamente he comenzado a toser más de lo que debería toser un Ángel, que es bastante poco, casi nada, además de tener algunos dolores de cabeza que no me han permitido leer con comodidad, además, he dejado de comer, ya que cada pieza de alimento me causa nauseas, y con ellas, el dolor de cabeza inoportuno. Bueno, entremos en tema, desde siempre me han interesado diversos temas de la literatura, como los relatos sobre criaturas fantásticas, por ejemplo, seres como las quimeras, criaturas creadas a partir de los animales de Dios. O las harpías, similares a los ángeles femeninos, pero con sus alas en sus brazos y patas de pájaro. Lo que más me llamó la atención, fue cuando encontré un ser similar a un monstruo del que había escuchado hace mucho tiempo. Los Krakens nunca han sido mi criatura marina favorita para nada, ese puesto se lo llevan los peces espada, en cambio, la idea de la posible existencia pasada, presente o futura de los Krakens me aterra, no temo por mi seguridad exactamente, ya que soy un ser con la capacidad de volar, sino por los humanos. Los Krakens son criaturas enormes, que viven en lo más profundo de los mares y océanos, y supuestamente solo salen a la superficie en las tormentas y lluvias más duraderas. Estos monstruos marinos están compuestos por cabezas con formas traumatizantes para alguien que no haya visto muchos peces de cerca, y millones de tentáculos con una fuerza qué podría ahorcar a un ser humano con facilidad. Cabe la posibilidad de que estos Krakens, sean una descendencia o un secreto de la naturaleza extrañamente similar al antiguo Leviatán, monstruo creado por Dios para la protección de los seres marinos, de las tormentas y torbellinos, pero en su día, Satanás se aprovechó de esta gran bestia, haciéndola enfrentarse contra Dios, quién no tuvo más remedio que asesinar a la hembra y encerrar al macho donde pueda sub-existir, hasta que, como los oráculos declaran que será el Juicio Final, sea liberado junto a los Jinetes del Apocalipsis y al estar sin cadenas o cualquier ser que le pueda hacer frente, el Leviatán dominará los mares hasta encontrarse con los límites de su mundo y llegar a la tierra firme, donde se enfrentará al Bahamut, criatura poderosa que actúa como su contraparte y enemigo mortal. Así comenzará la lucha bajo la poderosa tormenta que cubría al Leviatán. Sin duda, Bahamut se enfrentará a él, como representante de Dios, pero nadie o nada comprueba o asegura que eso le dará la victoria a los más nobles, ni que salvará al mundo del Juicio Final.

Las demás páginas están en blanco o arrancadas.

Kairuru: No… puede ser…

Kairuru sale de la casa y va camino al templo de la biblioteca, el cual estaba abandonado y con la puerta abierta, Kairuru empieza a buscar la sección de libros sobre mitología, pero al buscar el que dictara el nombre de Bahamut, yendo por orden alfabético, se encuentra con que hay un hueco.

Kairuru: ¡Demonios! ¡Alguien más lo tomó ya! ¡Cómo voy a encontrarlo ahora!

???: ¿Buscas esto?...

Después de oír una dulce, tranquila y tímida voz, Kairuru sale de entre los libreros.

Kairuru: Ho-Hola…

Kairuru se encuentra con una pequeña Ángel con un parche y vendas donde debería estar su ojo izquierdo, esta llevaba las características ropas blanca, con una falda y abrigo blancos. Esta estaba sentada leyendo el libro que Kairuru buscaba, titulado “Antiguas historias sobre Titanes VOLUMEN 0: Bahamut”.

???: Me llamo Kibo, ¿Y tú?

Kairuru: Yo… Yo soy… Emm… ¿Eres parte de los heridos?

Kibo: No exactamente, no fui parte del conflicto que ocurrió hace muy poco tiempo… sino que mis llamativas heridas se dieron… debido… a… un… Gggh…

La pequeña Kibo comienza a lagrimear, Kairuru confundida y sin saber qué hacer, intenta reconfortarla, Kibo mira a Kairuru mientras suelta muchas lágrimas.

Kibo: Los… Los que se llevaron a mis padres… y a mi propio ojo… fueron los traidores…

Kairuru: (¿T-Traidores?...Se estará refiriendo…)

Kibo: Los… ¡Los ángeles oscuros se llevaron a mis padres!

Kibo comienza a llorar más agresivamente, Kairuru la abraza e intenta reconfortarla, después de un rato, Kibo se calma y Kairuru se busca un asiento propio.

Kibo: Bueno… disculpa por eso… Realmente es triste recordarlo…

Kairuru: Sí… supongo…

Kibo: Tú… ¿Tú buscabas esto verdad? “Antiguas historias sobre Titanes VOLUMEN 0: Bahamut”, ¿No es cierto?

Kairuru: Sí…

Kibo: ¡Te lo recomiendo mucho! ¡Es mi favorito!

Kairuru: Yo… no lo necesitaba para leerlo… por diversión o pasatiempo

Kibo: Entonces, ¿Para qué lo quieres?

Kairuru: Creo… que puede tener información que me sea útil

Kibo: ¿Acaso tendrás un examen ahí en el inframundo?

Kairuru: … (Rayos… no me di cuenta de que mi apariencia revela a simple vista que soy parte demonio) Bueno… yo no… no estudio ahí

Kibo: Oh… entonces mi suposición era cierta y tú eres la tan conocida Kairuru, ¿Verdad?

Kairuru: Sí… ese es mi nombre…

Kibo: ¡Sí! ¡Sabía que eras tú! ¡Realmente te agradezco el haberte deshecho de ese estúpido de Zelzeo y su grupo de malvados!

Kairuru: Sí… Creo que yo hice eso…

Kibo: ¡También escuché que estuviste en la pelea más reciente entre Ángeles y Demonios en el planeta Tierra!

Kairuru: Sí… también hice eso…

Kibo: ¡Realmente eres como, como mi heroína! ¡Mi ejemplo a seguir!

Kairuru: …

Kairuru se queda realmente impactada, sin saber que responder.

Kibo: No sabes cuánto he soñado en hacer ese tipo de cosas geniales que solo tú haces, es como que realmente quisiera ser como tú

Kairuru: Oye Kibo…

Kibo: ¿Sí?

Kairuru: Ser… Ser una heroína no es lo mejor del mundo… Realmente, yo no elegí serlo, ni tampoco pensé en las consecuencias que traería…

Kibo: Pero, ¿Luchar contra los malos y salvar a tus seres queridos de los demonios no es genial?

Kairuru: No la mayoría del tiempo… a veces incluso es más doloroso de lo que parece y llegas a tener mucho miedo

Kibo: …

Kairuru: Es la triste verdad…

Kibo: Jamás pensé que… la tristeza también formara parte de ser una heroína…

Kairuru: ¿Q-Qué?

Kibo: Lo que dices suena realmente triste, y un peso en el corazón de una persona sincera…Parece… casi como si solo eso volviera el hecho de ser una heroína o querer serlo… algo malo…

Kairuru: (¿Qué?) Nononono, no es así, no exactamente, luchar codo con codo junto a tus compañeros, combinar ataques y motivarlos a levantarse una y otra vez para seguir ayudándose entre sí es lo que al final del día cuenta

Kibo: Oh… Entonces, dices que la amistad y las relaciones profundas son lo que lleva a los héroes a la victoria y a querer seguir luchando

Kairuru: (Sí… claro…) Sí… Eso es exactamente a lo que me refiero

Kibo: Entonces, si eso es así, ¿Una verdadera heroína no debería de estar trabajando en cómo salvar a sus amigos?

Kairuru: ¿Qué? Digo, ¡Claro!

Kairuru abre el libro y comienza a leerlo:

"La antigua criatura Bahamut, conocida por ser el Rey y Supremo Protector de las partes más sólidas de la Tierra, fue creada por Dios para ser la contraparte del Leviatán, o más bien al revés. El Bahamut, en los primeros días de creación del Universo, protegió a los seres de la tierra, como Animales mamíferos, insectos y reptiles, hasta que estos tuvieran la suficiente cantidad de cada especie para que pudieran protegerse solos. Cuando Dios tuvo la obligación de asesinar al Leviatán, en vez de dejárselo a su fiel criatura por temor a que fuera derrotado, el Bahamut fue encerrado en lo más profundo del planeta Tierra, hasta que su viejo enemigo fuera liberado para el día del Juicio Final, donde se enfrentarían en una encarnizada batalla con resultados desconocidos."

Kairuru: (El centro de la Tierra…)

Kibo: Es muy interesante, ¿No crees?

Kairuru: ¡Ah! ¡Sí! ¡SÍ! Claro

Kibo: Me pregunto qué tan grande habrá sido

Kairuru: ¿El Bahamut? Pues… creo que bastante demasiado… mucho…

Kibo: Bueno, pero solo podemos hacer suposiciones…

Kairuru: (O tal vez no…) Bien, Kibo, un placer haberte conocido

Kairuru se levanta de su silla, la pone en su lugar y empieza a correr con el libro bajo el brazo izquierdo, hasta que las palabras de Kibo la retienen.

Kibo: ¿Ya te vas?...

Kairuru: Pues, sí, tengo que…

Kairuru se da vuelta y ve los ojos deprimidos de Kibo.

Kibo: Realmente… quisiera que te quedaras un poco más… apenas he tenido compañía, ¿Sabes? A los demás ya no les interesa venir a la biblioteca desde que el que leía los cuentos murió, aunque Raito tomara su lugar, ella no está aquí ahora…

Kairuru: Ah… Bueno… Yo creo que no… puedo hacer…

Kairuru apenas puede hablar fluido viendo el decepcionado rostro de Kibo.

Kairuru: B-Bueno… Creo que… existe la posibilidad… de que tal vez… puedas… ¿Venir conmigo?...

Kibo: ¿En serio? ¡Gracias!

El rostro depresivo de Kibo cambia a una alegre sonrisa que ocupa sus mejillas, se levanta de su silla y se acerca a Kairuru, para tomarla de la mano.

Kairuru: (En fin… espero que esto funcione…)

Kairuru sale del Templo Biblioteca y comienza a caminar buscando algún cartel o señal que indique donde está el Templo de Portales.

Kairuru: (¿Dónde está? ¿Dónde está?... Y eso que Satán me lo mostró…)

Kibo: ¿Qué estamos buscando?

Kairuru: ¡Ah! Pues…

Remiel aparece de repente, detrás de una esquina, cansado por haber corrido y sudando desde cada parte de su cara.

Remiel: ¡Alto…Ahí!

Remiel, luego de respirar un buen rato se acerca a Kairuru y Kibo.

Remiel: ¿Q-Qué estás haciendo con esta niña?

Kairuru: Pues… ¿Sonaría muy mal si te digo que la llevaré conmigo y le mostraré como ser una heroína de verdad?...

Remiel: ¡P-Pero por supuesto que sí! ¡Es muy peligroso para alguien como ella!

Kairuru: Pero yo puedo cuidarla…

Remiel: ¡No lo creo! ¡Tú solo…Tu solo atraes problemas!

Kairuru: …En esa caso…

Kairuru empieza a correr junto a Kibo, buscando el Templo de Portales.

Remiel: ¡E-Esperen! (No de nuevo…)

Remiel empieza a correr para perseguir a Kairuru y Kibo, pero estás no dejan de girar en las esquinas y dar vueltas para perderlo.

Kairuru: (¿Dónde? ¿Dónde?...)

Kibo: ¡Creo que es aquí!

Kairuru y Kibo se detienen de repente, frente a un Templo con una señal con palabras en hebreo que Kibo entendía, pero Kairuru no.

Kairuru: ¿Qué te hace pensar que es aquí?...

Kibo: Porqué dice en el cartel: “Templo de Portales”

Kairuru: Ah… Eso tiene muuucho sentido…

Kibo: ¿Tú no entiendes hebreo?

Kairuru: Pues… ¡Entremos de una vez!

Kibo abre la puerta, y entra junto a Kairuru, ven una multitud de portales con señales en hebreo encima.

Kairuru: ¿Cuál es el de la Tierra?

Kibo: Emm… ¡Ese!

Kairuru y Kibo se paran en frente del portal. Remiel llega de repente, afuera del templo.

Remiel: ¡N-No…! ¡No pueden entrar a ese portal sin permi…so!...

Ignorando a Remiel, Kairuru y Kibo saltan hacia el portal. Mientras atravesaban el portal, Kairuru recordaba algo que la ponía inquieta.

Kairuru: (¡Demonios del inframundo! ¡Olvidé la segunda cosa!)

Kibo: ¿Qué pasa señorita Kairuru?

Kairuru: ¡Olvidé hacer algo importante! ¡Tenemos que volver!

Kibo: Oh… que mal… los portales son solo de ida…

Kairuru: ¿Tú… no sabes… generarlos?

Kibo: No, aún no, pensé que usted sabría hacerlo en su forma de Ángel

Kairuru: …(¡Demonios!)…

Repentinamente, un Portal de Luz se abre encima de Kibo y Kairuru, estas al darse cuenta se apartan, y del portal cae Remiel.

Kairuru: Pudo seguirnos…

Kibo: Claro que pudo, él podía reabrir el portal

Kairuru: Oh… Cierto…

Remiel: Ustedes… han roto… por lo menos… 3 reglas… Usaron un portal de luz… sin autorización, huyeron de mí mientras intentaba decirles lo que estaban haciendo mal… y tomaron… un libro de la… biblioteca sin autorización tampoco…

Kairuru: ¿Se necesita autorización para todo?...

Remiel: ¡Por…Supuesto! ¡Si la gente no sabe que estás haciendo algo no puede decirte si está bien o no!

Kairuru: Ah… Claro…

Kibo: Por cierto, Kairuru, ¿Qué olvidaste?

Kairuru: ¿Olvidar…? ¡Oh! ¡Cierto! ¡Remiel!

Remiel: ¿Q-Qué?...

Kairuru: ¿Cuántos de tus… hombres están bien?

Remiel: ¿Te refieres a cuál es la cantidad de no-lesionados de guerra que tenemos?...

Kairuru: Supongo…

Remiel: Bueno… Gabriel está en muy mal estado, y Laurel está atendiéndolo, Rafael se está encargando de guiar a cada herido, Miguel está resolviendo algunos asuntos relacionados con los que no tuvieron oportunidad… y no sé dónde está Uriel... 2 tercios de nuestros ángeles guerreros están bajo tratado médico y yo estoy bien dentro de todo… No es fácil recuperarse de una guerra mundial, ¿Sabes? Pero creo que hicimos lo mejor que pudimos, el ejercito de demonios retrocedió y ahora la Tierra está… Espera…

Remiel mira a su alrededor y se percata de que todo está inundado, menos la meseta en la que estaban parados.

Remiel: ¡¿Pero qué pasó?!

Kairuru: Puedo explicarlo…

Kibo: Mejor hazlo pronto…

Kairuru: Estoy segura de que todo esto es obra de Shin y su gente, inundaron la Tierra para que, a la larga, el Gran Leviatán acabara con todo resto de vida y así adueñarse de la-

Remiel: Espera, ¿Dijiste “Gran Leviatán”?

Kairuru: Pues… Sí

Remiel: ¡Oh Dios! ¡Oh no! ¡Oh Dios! ¡Oh no! ¡Esto está muy mal!

Kairuru: ¿Qué? ¿¡Qué pasa!?

Remiel: Si el Gran Leviatán se mantiene en libertad por mucho tiempo, absorberá la energía de los mares y océanos, volviéndose más grande y por ende más fuerte

Kibo: ¿Y cómo lo vencemos?

Remiel: No hay manera…

Kairuru: ¿A-A que te refieres?

Remiel: Hace muchos años, el Gran Leviatán fue encerrado por Dios, con su poder infinito y habilidosa sabiduría, ahora no podemos hacer nada al respecto, con el tiempo que ha pasado y él como están el resto de los arcángeles, no seremos capaces de vencer al Leviatán y la Tierra caerá en manos de Shin… Fallamos…

Remiel cae de rodillas al suelo y pone sus manos sobre su cabeza, mientras que Kibo comienza a lagrimear, Kairuru, al no soportar verlos tristes les interrumpe.

Kairuru: ¡Oigan! ¡Y-Yo! ¡Sé que hacer!

Remiel: ¿L-Lo sabes?... ¿En serio?

Kibo limpia sus ojos con sus manos y mira a Kairuru con una amplia sonrisa.

Kibo: ¡Sí! ¡Tú siempre sabes que hacer! ¡Eso es lo que te ayuda a ganar siempre! ¡¿No?!

Kairuru: Bueno, lo que debemos hacer es…

???: ¡OOOOIIIGAAAAAAAN!

Kairuru, Kibo y Remiel escuchan un grito a lo lejos, miran hacia atrás y se percatan de la aproximación de Soru y su arca.

Remiel: ¿Un…Arca? ¿Y quién es ese de ahí arriba?...

Kibo: Creo que viene a ayudarnos

Kairuru: Es Soru, él puede ayudarnos a salvarnos

Luego de unos momentos, Soru desembarca en la meseta/isla y baja para saludar.

Soru: Que conveniente el haberlos encontrado, este mar es realmente extenso

Kairuru: ¡Sí! Por cierto, vienes en el momento indicado

Soru: ¿Por qué?

Kairuru: Justamente estamos necesitando un medio de transporte…

Luego de subir al Arca, Kairuru, Kibo y Remiel observan el horizonte.

Remiel: Entonces… Debemos liberar a Bahamut para que venza al Leviatán… Parece tener sentido…

Kibo: ¡Claro! ¡La única forma de vencer a una bestia gigante es con otra bestia gigante! ¡Kairuru siempre conoce la respuesta a estos tipos de problemas!

Kairuru: Sí… El libro que había en la tumba de Waizu mostraba un mapa planisferio con la ubicación semi-exacta de donde debería estar el lugar del sello del Bahamut

Remiel: Nunca había pensado que Waizu supiera sobre estas cosas…

Kairuru: Ni yo… Creo que no lo conocí lo suficiente antes de que se fuera…

Kibo: Yo no sé ni quién es…

Kibo mira hacia el cuello de Kairuru, y se le ocurre preguntar…

Kibo: Hey, Kairuru

Kairuru: ¿Sí?

Kibo: ¿Qué paso con tu rosario? El que te transforma en ángel

Kairuru: ¿Eh? Ah, Oh……

Kibo: Pensaba que siempre lo llevabas en el cuello

Kairuru: N-No realmente... Por lo general lo llevo bajo mi ropa y cuando es el momento me lo pongo

Kibo: ¡Oh! ¡Entiendo! Si no te molesta… ¿Podrías mostrármelo?

Kairuru: Ah-¿Ahora?...

Kibo: ¡Ahora! ¡Sí! Por favor

Kairuru: Pues…

Soru llega y las interrumpe.

Soru: Hey Kairuru, según el mapa que me diste ya estamos por llegar

Kairuru: ¡Oh! ¡Bien!

Soru: El tema es que no podemos acercarnos mucho… esta zona es muy rocosa

Kairuru: Sí, me había percatado antes con las vistas

El Arca se detiene a algunos metros de un volcán realmente alto.

Soru: Bien, ya pueden bajar

Kibo: ¿No hay alguna escalera o algo?

Soru: No… Tuve tiempo para eso…

Kairuru: Agh… No te preocupes Kibo, yo te ayudo

Kibo toma a Kairuru de la mano, esta extiende las alas y bajan lentamente al suelo.

Soru: ¿Las acompañarás?

Remiel: ¿A ellas? Oh, sí sí, claro

Remiel se baja del arca de la misma forma que Kairuru.

Soru: Bien, los estaré esperando

Kairuru: Si ves que comienza a pasar algo extraño o que el volcán se activa, saca el arca de aquí

Soru: ¡Por supuesto!

Kairuru, Kibo y Remiel corren hasta la cima del volcán. Kairuru aparta a los demás hacia atrás, agarra una piedra del suelo y la tira.

Kairuru: (6 segundos… será profundo…)

Kibo: ¿Qué pasa Kairuru?

Kairuru: No es nada… solo que tardaremos un rato… Ven

Kibo, como siempre, se acerca a Kairuru y la toma de la mano.

Kairuru: ¿Lista?

Kibo: *Asiente*

Kairuru abre sus alas y salta junto a Kibo.

Remiel: (Bueno… Supongo que tendré que seguirlas)

Remiel hace lo mismo. Kairuru y Kibo esquivan algunas piedras, mientras Remiel se choca con cada una.

Remiel: ¿Cuánto faltaaghghdgshsghsg?

Kairuru: ¡Ya casi!

Unos momentos antes de alcanzar la lava, Kairuru se agarra con su cola de un peñasco y luego da una voltereta junto a Kibo para entrar en una cueva, Remiel por poco logra agarrarse del borde y Kairuru junto a Kibo le ayudan a pararse.

Remiel: Esto es peor que el infierno…

Kairuru: ¿Lo has visitado?

Remiel: ¡Por supuesto que sí! Digo… No…

Kibo: Jijiji…

Kairuru se detiene de repente y mira a Kibo, un antiguo recuerdo de una persona alegre se pasa por su cabeza.

Kibo/Iruno: ¿Qué pasa Kairu?

Kairuru: N-Nada… Continuemos…

Luego de un rato, lleno de los pensamientos profundos de Kairuru, nuestros protagonistas llegan por fin a…

Kairuru: Deberíamos de poder llegar a través de este enorme agujero

Frente a los pies de Kairuru se encontraba el ya mencionado, agujero de transporte hacia el centro de la tierra.

Remiel: Un… ¡Un momento!...

Remiel se acercaba lentamente, muy cansado y sudando por toda su cara.

Remiel: Es demasiado peligroso descender hasta las temperaturas extremadamente mortales del centro de la Tierra

Kairuru: ¡Tonterías! ¡El infierno posee el doble de temperatura!

Remiel: Sí, pero el Heaven no

Remiel mira de forma seria a Kibo, esto desconcierta a Kairuru y la hace entrar en razón.

Remiel: Será mejor que nos quedemos aquí y dejes que la cuide

Kibo: ¿Kairuru?...

Kibo miraba con un rostro de decepción a Kairuru.

Kairuru: Sí, creo que fue innecesario que los trajera hasta aquí… Mejor salgan de aquí ahora mismo

Kairuru suelta la mano de Kibo y se da vuelta, preparándose para saltar.

Kibo: Pero…

Remiel: Esta vez, tienes razón

Kibo: Suerte…

Kairuru extiende las alas y da un salto impulsado hacia abajo, atravesando algunos metros de profundidad.

Kairuru: (Espero que esta sea la solución, si no lo consigo, entonces solo podré seguir intentando acabar con esa cosa por mí misma, sin poner en peligro a nadie más…)

Kairuru continua recordando malos momentos del pasado, hasta que se percata de que está a punto de tocar el suelo y utiliza sus alas para aligerar la velocidad y caer de pie.

Kairuru: (Que bien que es solo un camino recto)

Kairuru empieza a correr realmente rápido hasta comenzar a cansarse, luego solo camina, y ya con su aliento recuperado encuentra una enorme puerta, con antiguos símbolos con diferentes significados.

Kairuru: (Me parece haber visto esto antes… Hmm…)

Kairuru saca de debajo de su ropa el diario de Waizu, que afortunadamente tenía un apartado con un glosario de símbolos antiguos.

Kairuru: Asta ziasra cocoira, sonomo tadaro chinshiba, zureta ometeaoe angshi, ¡Kodorosdo sutada omenianigonuna! ¡Kyaa!

La puerta se abría lentamente, hasta que se parte en 2, haciendo a Kairuru tener que retroceder para salvarse del derrumbe. Kairuru se hace paso entre las rocas para llegar a la antigua cámara donde reside Bahamut.

Kairuru: (Dios… se nota a simple vista que este lugar lleva millones de años aquí, incluso ahora se cae a pedazos…)

Kairuru intenta evitar mirar hacia abajo, donde el magma y la roca fundida llenaban la sala como un lago en un jardín de castillo europeo. Luego de más caminata, esta vez por un sitio bastante peligroso, Kairuru encuentra por fin un suelo listo para realizar rituales con pequeños agujeros a los lados, con dibujos agrietados que mostraban algo similar a llamas.

Kairuru: (Supongo que quisieron hacerlo obvio…)

Kairuru echa su fuego infernal a cada agujero, luego se arrodilla frente al altar y…

Kairuru: Hmm… (¿Qué es lo que falta?...)

Kairuru saca el diario de Waizu, y lo consulta nuevamente, hasta que encuentra un antiguo canto de ritual, y empieza a recitarlo, haciendo que las llamas se avivaran y el sitio se llenara de lava que frenéticamente llenaba el lugar. Mientras tanto, fuera de la montaña Kibo y Remiel sentían un fuerte terremoto, además de que una tormenta se aproximaba.

Kibo: ¡¿Qué está pasando?!

Remiel: ¡Es un terremoto! ¡Toda la tierra se está moviendo agresivamente! ¡Kairuru tiene que salir rápido de ahí o el techo de la caverna se desmoronará y la aplastará!

De repente, se escucha el grito de una bestia acercándose velozmente hacia la isla, aprovechando las aguas enfurecidas para acelerar su paso, era el Gran Leviatán.

Remiel: ¡No puede ser! ¡Hay que huir de aquí lo más rápido que podamos!

Kibo: ¡No podemos dejar a Kairuru ahí abajo!

Remiel: ¡Ella encontrará el modo! ¡Vamos!

Remiel agarra el brazo de Kibo e intenta llevarla con él hacia el arca.

Kibo: ¡De ninguna manera! ¡No podemos abandonarla!

Kibo se suelta y corre hacia la cima del volcán.

Remiel: ¡Kibo! ¡No! ¡Es demasiado peligro-

Antes de que Kibo llegará al pie de la montaña, toda esta es destruida y la zona es cubierta por un rayo de luz que atraviesa las nubes de tormenta. Remiel y Kibo, quién se cayó de espaldas, contemplan como de ese rayo de luz emerge una enorme criatura, con apariencia de toro por sus enormes cuernos, de hipopótamo por su gran tamaño y su densa piel, y con enormes garras y melena como de León, además de enormes e intimidantes colmillos como de Tigre Dientes de Sable.

Kibo: Qué… Impresionante…

Remiel: Con qué esto era lo que planeaba Kairuru…

Kairuru, con los brazos cruzados encima de la cabeza del Bahamut, se sentía más que lista y decidida a acabar con el Gran Leviatán, así qué procedió a dar la orden.

Kairuru: (Bien, aquí vamos) ¡¡¡Bahamut no kogeki!!!

Bahamut aceleró su movimiento en dirección hacia el Gran Leviatán, despejando toda el agua con el movimiento de sus enormes patas, y causando una ráfaga de viento que envió a Kibo a chocarse contra Remiel y ambos terminan en el arca. Bahamut incrusta sus garras atravesando las escamas del Leviatán y haciéndolo sangrar, pero este se libera atrapando las patas delanteras de Bahamut con sus tentáculos y lanzándolo lejos.

Kairuru: ¡Vamos! ¡Levántate compañero!

Los ojos de Bahamut se abren y se levanta del fondo del mar impulsado de un gran salto hacia el Leviatán convirtiéndose en un poderoso meteoro que impacta lastimando al enorme ser marino.

Kibo: ¡Bien!

Remiel: ¡Lo están logrando!

Soru: Pero qué…

El Leviatán, luego de gritar por el dolor, muerde a Bahamut en la nuca, dañándolo y paralizándolo.

Kairuru: ¡Bahamut!

El Gran Leviatán procede a lanzar a Bahamut nuevamente al agua, pero esta vez lo ataca con sus tentáculos numerosas veces.

Kairuru: No… Tienes que reaccionar, tienes que responder, ¡Reacciona!

Los intentos de Kairuru por ayudar a Bahamut gritándole no funcionan, solo molestan al Leviatán, haciendo que dirija uno de sus tentáculos hacia ella. Pero, repentinamente, unas ráfagas de energía bien rojas, para nada similares al Brimstone, cortan los tentáculos uno por uno. Zelzeo manifiesta su presencia encima del Leviatán.

Kairuru: (¡Z-Zelzeo!)

Shokan aparece para darle un relampagazo al Bahamut, despertándolo y haciéndole dar un salto hacia el Leviatán que levanta olas. Mientras que Bahamut se come a Leviatán como a un plato de espagueti con albóndigas deformes, Satán levanta el Arca de Soru con toda la población del mundo adentro usando toda la fuerza que sus músculos semi-fantasmales podían acumular, salvándolos así de las olas, algo de lo que después se da cuenta era innecesario porqué estaba diseñada para resistir maremotos así que la suelta. Kairuru se queda perpleja ante la carnicería frente a sus ojos, mientras que Zelzeo salta para comunicarse con su compañera.

Zelzeo: Volviste a equivocarte, no debías de hacer nada antes de que llegáramos

Kairuru: No… ¡No me dijeron eso!

Zelzeo: ¡No lo escuchaste!

Shokan se une a la conversación, levantando a un cansadísimo Satán.

Shokan: Quisiera agregar que eso no importa ahora, ya que lo solucionamos

Todos dirigen sus miradas hacia un Bahamut con la boca llena de cosas parecidas a intestinos humanos y sangre de kraken mientras se echa una siesta.

Zelzeo: Cierto, pero quisiera que ella aprendiera de sus errores para que no volvamos a tener que arreglar lo que casi arruina

Satán se para encima de Bahamut y arregla un poco su espalda mientras empieza a hablar.

Satán: Agh… Yiagh… Bueno, no importa mientras siga siendo ella misma, por eso estamos nosotros como equipo para ayudarle

Zelzeo: ¡Pero si ella!

Satán: Shhh

Zelzeo: ¡Pero porqué le damos las misiones más importan!-

Satán: Shhhh

Zelzeo: ¡Además se quedó parada en vez de hacer al!-

Satán: ¡Shhh! ¡Ya cierra la boca Zelzeo!

Zelzeo: Grr…

Shokan: Satán, ¿Puede proceder a explicar la siguiente parte del plan?

Satán: … ¿Plan? ¡Ah! Sí, pues, ahora que su bestia ya no está ahí para evitar que la Tierra vuelva a tener su cantidad de agua normal, Shin no tendrá más opción que venir a enfrentarnos

Kairuru: ¿Y si no lo hace…?

Satán: Bueno, en ese caso, tendremos que esperar 40 días y 40 noches hasta que todo vuelva a la normalidad, y así sin preocupación alguna, podremos volver a enfrentarlo con todo lo que tenemos

Todos: …

Satán: Eh… ¿No les parece un buen plan?...

Zelzeo: Es el único que tenemos

Kairuru: Pero, ¿Cómo cuánto tiempo tarda-

Zelzeo: ¿Tienes un plan mejor?

Kairuru: Bueno, eh, yo…

Zelzeo: ¿Tienes uno? ¡¿Lo tienes?!

Shokan: Zelzeo, cálmate un poco

Zelzeo: ¡Yo solo quiero que, por una vez, ella acepte el plan y lo siga!

Satán: ¡Zelzeo!

Zelzeo: ¡Solo piénsalo! ¡Le dijiste que reuniera a todos los ángeles, pero solo trajo a una niña y a un arcángel que no sirve para nada!

Satán: ¡Pero trajo la alternativa! Con la cual tú le ayudaste diciéndole donde estaba el diario, ella lo consiguió, tu hiciste incluso menos que ella, no pudiste convencer a los tuyos de seguirte de nuevo, ¿Eso no te hace sentir un tonto? Así que mejor ya deberías de pensar en tus propios errores, ángel caído

Zelzeo: Grr…

Zelzeo se encoge de hombres y mira hacia la derecha.

Satán: Ahora actúa de forma madura y discúlpate

Zelzeo se cruza de brazos.

Satán: ¡Mírame a los ojos mientras te hablo!

Zelzeo se voltea y se va del lugar, mientras Satán sigue gritándole.

Satán: ¡Estás actuando como un niño! ¡Tú te metiste en esto y no puedes salirte así como así! ¡Vuelve aquí, ahora!

Satán se enoja más y corre hacia Zelzeo, pero Shokan y Kairuru lo detienen.

Shokan: Solo… Déjelo ir, no vale la pena…

Satán: Agh… Tal vez tengan razón

Kairuru: (Vaya…) Bueno… Entonces, ¿A esperar?

Kibo: ¡Kairuru!

Kibo llama a Kairuru desde lejos mientras ella y Remiel llegan al lugar.

Kairuru: ¡Kibo!

Kibo: ¡Lo conseguiste!

Kibo abraza a Kairuru, y esta la rodea con sus brazos también.

Remiel: Eh… Hola, jeje…

Shokan: Buenas tardes

Satán: Hola…

Remiel: Amm…

Remiel mira fijamente a Shokan.

Remiel: Eh… Disculpe, pero, por alguna casualidad usted no será… ¿Un Archidemonio?

Shokan: No, para nada

Remiel: Entonces… ¿Es solo un demonio normal?

Shokan: Por supuesto, que la cabeza con forma de calavera no te confunda, entre los míos es muy común

Remiel: Claro… (No sé si creerle, no parece mentir pero, en toda mi existencia nunca había oído hablar ni había visto demonios con cráneos por cabeza)

Kairuru: (¡Obviamente está mintiendo! Supongo que Shokan no quiere que lo descubran por ahora, o le irá mal cuando todo este asunto se solucione…)

Luego de que Satán, Kairuru y Shokan le explicaran a Kibo y Remiel lo que planeaban hacer, Remiel no se lo tomó muy bien, y decidió volver al Heaven para pensar un mejor plan como respuesta al de Satán. Mientras tanto, los antes mencionados buscaron a Soru, quién se presentó ante ambos demonios, para luego dejarlos quedarse en el arca hasta que el agua del diluvio desapareciera y las tormentas acabaran, conseguían comida a través de la pesca, y contaban historias para pasar las noches. Aunque… en el Inframundo, 4 Demonios entraban en una sala subterránea, luego de identificarse a una autoridad, bajan por un extraño ascensor, hasta llegar a un sitio donde Shin esperaba lo que estos cuatro sirvientes le traían en una jaula levantada con 2 varas de metal.

Shin: Jeje… Justo a tiempo…

En la sala, más atrás de Shin, se veía a su hijo, y a otros demonios que se encontraban ahí para observar la ceremonia que se llevaría a cabo con el contenido de la jaula. Los 4 demonios sirvientes lanzaron la jaula al aire, otro demonio más grande procedió a tomar la jaula y ofrecérsela a Shin con la cabeza baja.

Shin: ¡Al fin!

Shin abre la jaula rompiendo la parte superior, para ver que el contenido es el alma que su hijo le había robado a Kairuru, el alma de Satanás, que se veía encadenada para retener su poder. Shin toma el alma, y empieza a dirigirse a sus siervos.

Shin: Es… El mejor regalo de cumpleaños que me han dado, ¡Jaja!…

???: (Obviamente no es su cumpleaños…)

Shin: Bueno, antes de convertirme en definitivamente, el ser y demonio más poderoso en toda la historia y existencia, debo decirles que, tal vez no lo demuestro, pero estoy agradecido por el esfuerzo de todos y cada uno de ustedes. Para mantener nuestra base en forma, a todos felices, y a mí satisfecho como su indiscutible monarca, sin la ayuda de ustedes, mi gran ejercito invencible, no habría conseguido este poder, así que creo que se merecen, este aprecio y agradecimiento por cada una de sus acciones y-

???: ¡Podrías tomarlo de una vez!

Shin: Hijo… Esa no es forma de hablarle a tu queridísimo padre, ¿No lo creen?

Todos los demonios en la sala junto a Shin ríen, pero su retoño vuelve a interrumpirlo.

???: ¡No es momento para tus discursitos, Pa! ¡Seguramente esos ángeles y la chica demonio Kairuru están elaborando un plan para venir a buscarte y matarte! ¡Así que deberías de reforzarte cuanto antes!

Shin: Hmm… puede que tengas razón, hijo, pero, si lo hiciera, estaría saltándome una serie de pasos que preparé para esta ceremonia con much-

???: ¡¿Ceremonia?! ¡Esto no es más que un chiste! ¡Solo estás diciendo cosas sin importancia frente a un montón de personas que solo están aquí para mirarte y decir que sí a todo, mientras que gente ahí afuera planea cortarte la cabeza!

Shin: Ah… Creo que…

???: (¿Realmente estará escuchándome?...)

Shin: Creo que… deberías salir un rato a pensar en lo que has dicho y en donde te equivocas, lo siento muchachos, no sé qué hice para que se comportara así, no sé si será por su madre o

???: ¡No te atrevas a hablar de mi madre como si fuera una de las muchas cosas sin sentido que dices! ¡Si ella estuviera aquí, viva, te patearía el trasero *Comienza a llorar* y te haría darte cuenta de lo estúpido que es todo esto, papá!

Shin: Ay… ¡Otra vez con el asunto de tu madre! ¡Te dije que no fue mi intención, que ahora ya sé controlarme!

???: ¡No! ¡¡Cállate!! ¡Escúchame por una vez en tu miserable vida! ¡No tienes ninguna razón para intentar volverte el más fuerte papá! ¡Yo te perdoné por lo que hiciste hasta ahora! ¡No como todos los demás! ¿Y sabes por qué? ¡Porqué eres mi única familia! Y… Y… No quisiera perderte, papá…

Shin empieza a sentirse alterado por las palabras de su hijo, quien solo podía llorar con la cabeza baja y el cabello tapándole, hasta que levanta la mirada para que su padre vea el sufrimiento que se reparte en cada gota.

Shin: Yo… Yo lo siento tanto hijo… Ahora lo veo, veo mi equivocación, no sé… como podrías perdonarme

???: Siempre puedo perdonarte, papá…

Shin: Oh… Ven aquí, bastardillo

Shin extiende los brazos para recibir a su hijo, quien mojaba su enorme hombro.

???: Papá… Yo…

Shin: Ahora todo volverá a ser como antes, no tienes por qué seguir llorando… Shh… Todo irá mejor desde ahora…

Shin, sin dejar de abrazarlo, agarra el cuello de su hijo para sostenerlo, y sin que pueda reaccionar, le da un rodillazo en todo el hígado, para luego darle un puñetazo en su boca y mandarlo al suelo

???: ¿P-Papá?

Shin cubre su brazo con llamas Fénix y dispara con tanta potencia y constancia, enviando a su hijo a una caverna del Infierno, muy lejos de la habitación.

Shin: *Limpiándose el polvo de sus brazos* Bien, ahora que terminamos con ese asunto, podemos continuar

Mientras tanto, el hijo de Shin con su cara hundida en el caliente suelo, continuaba llorando y golpeando el suelo con su puño, lleno de desesperación.

???: (¿Cómo pudo hacerme esto?... Papá jamás aprenderá… él jamás… Gggh…)

El demonio continuaba llorando, ahora arrodillado en el suelo, sintiéndose impotente por no poder hacerle frente a su padre y haber bajado la guardia, ya no sabía qué hacer.

Zelzeo: ¿Estás llorando?

???: …

Zelzeo: Solo preguntaba, no era para ofenderte

El chico demonio, enojado se aleja corriendo.

Zelzeo: ¡Espera!

Zelzeo vuela hacia el chico y se tira encima de él aplastándolo.

Zelzeo: Hey, todavía no puedo dejarte ir, necesito hacer un trato contigo

???:Grr…

Zelzeo: Tal vez ahora mismo no estés de humor, pero, eso no me importa

???: Gggh… ¿Para qué me necesitas?

Zelzeo: ¡Bien! Parece que ya estás empezando a cooperar… Por cierto… ¿Cómo te llamas?

???: Kirín

Zelzeo: Ja…

Kirín: ¡¿Te parece gracioso?!

Zelzeo: No, no, no pienses mal de mí, chico

Kirín: ¿Y… que planeas hacer conmigo?

Zelzeo: Ya verás… Tú por ahora sígueme

Kirín: ¿Crees que lo haré?

Zelzeo: No tienes un lugar adonde ir, así que sí

Kirín: Grr…

Zelzeo: Deja de gruñir y sígueme

Kirín: Bueno…

Zelzeo lleva a Kirín consigo a otra cueva, después de discutir sobre lo tonto que es intentar romper rocas a puñetazos, Zelzeo convence al chico Demonio de entrenar, de que podía ayudarle a hacerse más fuerte que su padre. Después de días de entrenamiento…

Zelzeo: Ahora, rompe esta

Zelzeo había traído la roca más grande que encontró, tenía el tamaño de más de 8 Zelzeos, tal vez el doble.

Kirín: Bien… ¡Aquí voy!

Kirín golpea la roca con tanta fuerza que se agrieta gravemente.

Zelzeo: ¡Libéralo!

Kirín: ¡HAAAAAH!

Kirín libera un Puño-Brimstone desintegrando por completo la roca, demostrando que, gracias a su entrenamiento con Zelzeo, había aprendido a usar esa habilidad.

Zelzeo: Al parecer ya lo dominaste, y en tiempo record diría yo

Kirín: Pero… esto no es suficiente

Zelzeo: Por supuesto que no, ya lograste todo lo que se podía con el entrenamiento

Kirín: Entonces… ¿Cómo me haré más fuerte?

Zelzeo: Jeje… Para eso necesitamos volver a la base de tu padre…

Kirín: *Glup* ¿Y si nos ve?

Zelzeo: Ya pensé en eso, tú solo has lo que diga, lo has hecho bien hasta ahora

Kirín: Hmm… Está bien, Zelzeo-sensei

Zelzeo: ¡Jaja! ¡Bien! ¡Carrera hasta allá!

Zelzeo y Kirín corren, y vuelan, hasta la base del ejército de Shin, algunos descansaban, otros observaban la entrada. El agujero que había dejado Shin al expulsar a su hijo del lugar ya había sido llenado.

Kirín: {¿Qué hacemos?}

Zelzeo: {Sigilo, ¿No te enseñé eso?}

Kirín: {¡No!}

Zelzeo: {Shh, baja la voz}

Zelzeo y Kirín esquivan la vista de los guardias, luego les golpean en el cuello, roban sus llaves y entran silenciosamente.

Kirín: {¿Nos separamos para buscar?}

Zelzeo: {No tonto, imagínate si encuentran a uno y el otro tiene que buscarlo, se armaría un lío, además, no sabes qué estamos buscando}

Kirín: {Es verdad… ¿Qué estamos buscando?}

Zelzeo: {Un anillo…}

Kirín: {¿Y cómo sabes que mi padre tiene ese anillo?}

Zelzeo: {Porqué tiene el alma de su dueño…}

Zelzeo y Kirín buscan puerta por puerta hasta encontrar la habitación donde guardaban el Alma de Daz.

Kirín: {¿Quién es el tal Daz?}

Zelzeo: {El dueño del anillo, daah}

Kirín: {Sí, pero, ¿Es humano, ángel o demonio?}

Zelzeo: {Demonio, pero es blando como un humano, más que tú}

Kirín: {¡Hey!}

Zelzeo: {Shh, fíjate que no haya nadie por aquí mientras busco el anillo}

Kirín revisa con la puerta entreabierta por si había luces acercándose, mientras que Zelzeo busca el anillo por toda la habitación hasta encontrarlo abajo-detrás del altar donde estaba la jaula que encerraba el Alma de Daz. El problema, es que el anillo estaba contenido debajo del altar, y su única conexión con el exterior era un pequeño conducto cerrado por una puertita que pudieron abrir con las llaves.

Zelzeo: {¡Kirín! ¡Ven acá!}

Kirín: {¿Qué necesitas?}

Zelzeo: {Tus brazos de bebé, necesito que los metas por aquí}

Kirín: {Ggh… Bien}

Kirín intenta meter su brazo, muy apretado, para agarrar el anillo. Al tocarlo con sus dedos, Kirín tuvo una visión, apareciendo ante él 3 personas:

Abadón: No eres digno… por ahora…

Refum: No deberías confiar en ese tal Zelzeo, solo debes depender de ti mismo

Daz se veía en blanco y negro, y borroso, pero pudo decir algo.

Daz: Buena… suerte…

Kirín volvió al plano real, tomó el anillo y lo sacó rápidamente sin soltarlo.

Zelzeo: {Bien, ya lo tienes}

Kirín: {También tenemos que llevarnos este Alma}

Zelzeo: {Supongo que sí… A ver sí tenemos la llave, mira, sí, que fácil}

Zelzeo abre la jaulita, y Kirín toma el alma.

Kirín: {¿Ahora qué hago con ella?}

Zelzeo: {Pues, ¡Absórbela!}

Kirín: {¿C-Como lo hago?}

Zelzeo: {Solo hazlo}

Kirín lleva el Alma que levita en sus manos hacia su pecho, primero no quiere entrar, luego la aprieta más hasta que atraviesa su ropa y su alma la absorbe.

Kirín: Wow…

Zelzeo: {Ahora salgamos, rápido}

Kirín: {Sí}

Zelzeo y Kirín salen sigilosamente de la sala, buscando la entrada principal, pero ven que hay gente cerca.

Zelzeo: {Debemos hacer nuestra propia salida}

Kirín: {¿Y qué hacemos después?}

Zelzeo: {Huir, lo más que podamos}

Kirín: {…De acuerdo}

Zelzeo: {A las tres…}

Zelzeo y Kirín se paran frente a una gran pared, con las manos listas.

Zelzeo: ¡Tres!

Zelzeo y Kirín combinan sus Brimstones destruyendo la pared.

Zelzeo: ¡Ahora!

Zelzeo y Kirín alzan vuelo fuera del lugar, mientras los Demonios de Shin llegan a la pared destruida y apenas logran verlos escapar, pero no los reconocen.

Kirín: ¡Misión cumplida, Zelzeo-sensei!

Zelzeo: Así es

Mientras tanto, en el planeta Tierra, Kibo y Kairuru estaban paseando por una pequeña playa, agarradas de la mano.

Kibo: ¡Mira Kairuru!

Kibo había avistado una botella con un papel dentro.

Kairuru: Mira por donde… ¡Qué suerte!

Kibo le alcanza la botella a Kairuru, y esta la abre sacando su corcho.

Kibo: Nunca pensé que encontraría un verdadero mensaje en una botella

Kairuru: Yo tampoco…

Kairuru saca el papel de la botella, y al leerlo rápidamente y solo entender algunas palabras, sus ojos se agrandaron, mostrando impresión.

Kibo: ¿Qué dice?

Kairuru: …

“Tenemos hambre, y lo que encontramos por ahí no basta, nos hemos terminado cada resto de animal o fruto. Lo único que pensamos que llenara nuestros estómagos será la carne viva. A la persona que esté leyendo este mensaje, te aseguro que te encontraremos y te devoraremos, y a todas las personas que estén cerca de ti. Atentamente: La Legión de Ángeles Caídos”

Kibo: Kairuru

Kairuru: Vamos, rápido, hay que volver con Satán y Soru

Kairuru agarra rápidamente la mano de Kibo y ambas corren en dirección al Arca de Soru. Kibo estaba notablemente confundida, y aunque intentaba preguntarle a Kairuru, esta no respondía.

Kairuru: ¡Aquí vienen!

Kairuru, cansada y jadeando, había llegado al Arca, pero pocas fueron las palabras que pudo soltar, dejando a todos confundidos.

Soru: ¿Qué? ¿Quiénes vienen?

Satán: ¡Dinos de una vez!

Kairuru: Los… Los…

Kairuru le alcanza la carta a Satán, todos se ponen cerca de él para intentar leer la carta.

Shokan: Los… Ángeles Caídos…

Satán: Esos traidores…

Shokan: Era obvio que harían cualquier cosa con tal de alimentarse y saciar su hambre

Kairuru: Tenemos… Tenemos que…

Satán: No, tú tienes que ir y avisarles

Kairuru: Pero…

Satán: No me digas, no puedes hacerlo, ¿Verdad?

Kairuru: Realmente…

Satán: ¿Y cómo lo hiciste la última vez?

Kairuru: Yo… Yo… Tengo una idea

Kairuru agarra la carta, la pone encima de una pared, la va aplanando con una mano mientras la otra la sostiene. Luego, sale del Arca y muestra la carta al cielo, pudiéndo verse desde arriba que tenía algo escrito.

Shokan: Emm…

Satán: ¿Qué haces?

Kibo: Hmmm… ¡Ya entendí!

Satán: … ¿Entendiste qué?

Kibo: Solo esperen

Satán: Dinos

Shokan: Yo ya no entiendo nada

Kairuru: Denme unos minutos

Kairuru continuó sosteniendo el papel, hasta que sus brazos se cansaron.

Kairuru: ¿Alguien puede seguir?...

Todos quedaron en silencio, sin encontrar la forma de admitir que les parecía algo estúpido, mientras que Kibo se ofreció después de unos segundos.

Kibo: ¿Solo tengo que sostenerlo así?

Kairuru: Sí. Efectivamente lo estás haciendo muy bien

Satán: ¿Realmente funcionará?...

Kairuru: Depende

Satán: ¿De qué?

Kairuru: De cuanto tarden en verlo

Satán: Hmm… Creo que ya lo comprendo

Shokan: ¿Me explicas?...

Satán: Será mejor si solo esperas…

Shokan: … Espero que tengas razón

Luego de un rato, la gente ya no podía aguantar la espera, pero como poco más tenían para hacer solo se quedaban mirando. Después de algunos cambios de turno entre Kibo y Kairuru, repentinamente sintieron acercarse a una oscura presencia, más bien un negro colectivo de presencias oscuras acercándose. Eran los ángeles caídos, hambrientos. Como la más inconveniente coincidencia, un Portal Infernal desde el océano se abrió, dejando salir al Ejercito Demoniaco de Shin, listo para masacrar. Satán y Shokan se pusieron en posición de combate, Kibo se asustó y abrazo a Kairuru, quien también tenía un profundo miedo, pero, por suerte, un gran portal se abrió en el cielo, un Portal de Luz desde luego. De ahí descendieron los ángeles, comandados por Remiel, Laurel y Rafael.

Laurel: ¡Adelante! ¡Es momento de llevar a esas escorias al final de su camino!

Rafael: Debemos tener cuidado esta vez, aunque seamos más fuertes que antes

Remiel: (Agh… Esta vez tengo todavía menos confianza en que ganemos… sino más creencia en que nos tocará la derrota en vez de un empate…)

Kibo: Son… los ángeles

Kairuru: ¡Bien! ¡Funcionó!

Satán: Al parecer les llegó el mensaje

Shokan: (Con que era eso…)

Satán: Solo que no contábamos con la aparición del ejército de Shin, habrá que poner manos a la obra

Satán dio un gran salto y abrió sus inmensas alas, por consiguiente, aplastó a 4 Demonios de Shin con una fuerza titánica, y despejo el lugar con un Giga-Brimstone.

Shokan: ¡Déjame un poco!

Shokan invocó una tormenta, cosa que fue fácil ya que básicamente estaban en medio del océano, y fritó algunos enemigos.

Kibo: ¿Tú no vas a pelear?

Kairuru: Tengo que protegerte

Kairuru llevó a Kibo consigo adentro del Arca, para alejarse del campo de batalla.

Kibo: Ay… No quiero ser solo una carga para ti, nuestro equipo está incompleto sin tu fuerza

Kairuru: Ahora mismo no soy mucho más fuerte que 10 Demonios, no haría ninguna diferencia

Kibo: ¿Por qué dices eso?

Kairuru: No tengo el Alma de Satán, ni mi Rosario Sagrado, sin ellos no soy nada

Kibo: Cómo… ¡¿Cómo te atreves a hablar así de ti misma?!

Kairuru: …¿Eh?...

Kibo: Solo *Snif* Solo… no puedes decir que eres débil, si llegaste tan lejos es porqué supiste como ser fuerte… *Snif* Además, la Tierra necesita una heroína que la proteja, y eso… *Snif* eso es lo que mejor haces, ¡Y por lo que te admiro!

Kairuru: …

Kibo: *Snif*

Kairuru: Entiendo…

Kairuru se aleja unos metros de Kibo, extiende las alas, y vuela fuera del Arca. En medio de un ataque de ira concentrada en puños y no como furia, Kairuru derriba algunos Demonios con puñetazos en la cara, una patada y un Brimstone.

Kairuru: (Ahí está)

Kairuru vuela hacia Remiel para ayudarle con unos Demonios, los cuales atrapa con su cola y deja fuera de combate con un Brimstone.

Kairuru: Remiel, necesito que vayas al Arca y cuides a Kibo

Remiel: Pero yo-

Kairuru: ¡Ve y hazlo! ¡Vamos!

Remiel: …

Remiel lo hace. Mientras que Kairuru patea algunos traseros, Shin aparece. Todos en el lugar, que era básicamente algunas islas con agua alrededor y un cielo lleno de negro, blanco y rojo, se detuvo un momento al reconocer la presencia de Shin, el temible. Shin, se veía diferente, más amenazador. No traía guardaespaldas consigo, y no estaba desde el principio de la batalla, llevaba unas cadenas alrededor de su pecho con contenedores de almas.

Shin: Jeje…

Satán fue el primero en acercarse a donde estaba Shin.

Satán: Hasta aquí llegaste, creído arrogante

Satán dispara un enorme Giga-Brimstone con todas sus fuerzas. Parecía no haber dejado rastros de Shin, pero este aparece detrás del Señor de los Demonios para reventar su cuello con un codazo.

Shin: Patético… Ya no eres el mismo de antes

Satán: Silencio…

Satán literalmente explota, para alejar a Shin de él.

Satán: ¡No toleraré tu falta de respeto!

Satán golpea varias veces a Shin, quien no parece recibir dolor.

Shin: Que fácil es igualarte

Shin agarra el brazo de Satán y lo retuerce por su espalda.

Satán: ¡Ah! ¡Ggghraaaah!

Shin: Duele, ¿Verdad?

???: ¡Libera al pecador!

Una llamarada al rojo vivo corta la espalda de Shin, haciéndole soltar a Satán, quien sentía su brazo izquierdo más que adolorido.

Satán: Tú eres…

Miguel: Miguel, arcángel del valor, listo para la batalla

Miguel empuñaba su espada de fuego con tranquilidad, justo como dijo, estaba listo para enfrentar al Demonio más fuerte.

Shin: Podría decirse que nuestra batalla será legendaria… ya había pensado en que sucedería, espero que tan divertida como imaginé…

Miguel: Cierra la boca, un combate tan importante no tiene porqué ser divertido

Miguel aumenta la gran llama de su espada.

Miguel: ¡Toma esto! ¡Corte Descendente del Atardecer!

El Arcángel atacaba con decisión, utilizando una enorme espada de fuego sagrado.

Shin: ¡Fuego infernal-Formación de Fénix Abismal del Archidemonio!

Shin cubrió en fuego sus brazos, mucho fuego en el lugar, sí señor. El ataque de la espada fue detenido por 2 brazos que con facilidad detenían su avance.

Miguel: (No es posible)

Shin: Jeje, tu cuchillito no me intimida

Miguel: ¿¡Cuchillito!?

Shin: ¡Jaja!

Satán: ¡Toma!

Satán destroza la mejilla izquierda de Shin con un puñetazo de fuerza inmensa, liberando la espada de fuego sagrado.

Satán: Ahora sí…

Miguel: Te lo agradezco

Shin: Jeje… *Limpiándose la sangre de la boca* ¿Van a ir los 2 juntos?

Satán: Si es necesario

Satán realiza un Giga-Brimstone, Shin lo esquiva y Miguel continúa con un corte de derecha a izquierda. Shin se protege con su Formación de Fénix Abismal como escudo, pero Satán arremete contra él, aunque sus golpes fuesen esquivados, Miguel se preparó para rebanar la cabeza del enemigo envuelto en llamas, quien se deshizo de ambos utilizando a Miguel como arma agarrándole de los brazos y rematando a Satán con él. Ambos se hundieron y Shin ya no tenía a nadie estorbándole.

Shin: (Este… poder…) Jaja… ¡Jajajaja! ¡Nadie puede compararse a mí!

Shokan: Bájale un poco a tu risa, loco del poder

Shin: Tú… También eres un Archidemonio…

Shokan: ¿Simplemente te diste cuenta? Vaya…

Shin: Espero que me des más pelea que ellos 2… fueron realmente patéticos

Shokan: Yo espero que dejes de esperar más que una paliza…

Shokan junta sus puños.

Shokan: ¡Graaaaahhhh!

Shokan, quien tiene apariencia de un esquelético físico-culturista, agranda sus oscuras alas y saca huesos afilados de todo su cuerpo.

Shokan: Ahora sí, estoy listo

Shin: Je… Vaya impresión

Shokan aparece frente a Shin e intenta golpearle, pero lo esquiva.

Shin: Je

Shokan: ¿Nunca paras de reírte?

Ambos empiezan a chocar los brazos con cada golpe. Shokan hacia retroceder a Shin con ataques de sus hueso alargándose, amenazando con cortar a Shin.

Shokan: (¡Ahora!)

Shokan invoca un enorme rayo encima de Shin, quien recibe la descarga, toda la electricidad fluye por su cuerpo, y después de un largo grito solo continuaba riéndose.

Shin: Je…Je…

Shokan: ¿Cómo… es que resististe eso? O sea… Fue mi rayo más fuerte hasta ahora…

Shin: ¿Aún no lo comprendes?

Shin aparece frente a Shokan.

Shin: Es el PODER

Shin aplasta el cráneo de Shokan con ambas manos, enviándolo hacia abajo.

Shin: ¡Formación de Fénix Abismal-Ráfaga Mortal de Juicio Final!

Shin concentra muchas llamas Fénix y las dispara juntas en un solo haz, imitando un Brimstone, atravesando a Shokan y acabando definitivamente con él.

Kairuru: Sh-Shokan…

Shin: Pste, vaya Archidemonio estaba hecho

Satán: No… Shokan…

Remiel: Llegó… para irse…

Kairuru: Grrr… No…

Kairuru vuela a gran velocidad hacia Shin para darle un puñetazo en la mejilla, justo como hizo Satán pero en la derecha.

Shin: ¡Je! No es suficien-

Kairuru: ¡Puño-Brimstone!

¡BUM! Shin había perdido el vuelo, Kairuru aparece debajo de él y lo agarra con su cola para lanzarlo en el aire y dispararle un:

Kairuru: ¡Brimstone!

Nuevamente, Shin había desaparecido, pero Kairuru no se confiaba, sabía que Shin aparecería en cualquier momen-

Shin: ¡Fuego infernal-Descarga de los mil gritos!

Tremenda explosión, el humo cubría el lugar.

Kairuru: (Volví a perderlo de vista)

Shin (Lejos): ¿Sabes?

Kairuru: !

Shin (Lejos): Eres muy valiente como para enfrentarme, demasiado para tu propia salud, sabiendo que poseo el alma de tus amigos, y que podría tomar el alma de cualquiera a quien tú quisieras

Kairuru: Es lo único que sabes hacer… ¿Eh? Robar poder de los demás…

Shin (Lejos): ¡Ja! Vaya hipocresía, sabiendo que lo que te hizo destacar eran el alma de Satán, ahora en mi poder, y una especie de reliquia antigua de la que al parecer careces… Si fuera tan débil como tú, una demonio mitad humana, no me atrevería a desafiar a un Archidemonio como yo

Kairuru: Tú sigue hablando, todo lo que dices se contradice con el hecho de que esté aquí, lista para enfrentarte, sola, y sin ayuda de ningún poder místico, porqué, desde hace tiempo que me había acostumbrado a partir caras de tontos como tú que creen que pueden dominar el mundo

Shin (Lejos): …

Kairuru: Algunos murieron, otros se volvieron buenos, pero creo que tú eres demasiado idiota como para merecer mucho más que un poco de tu propia medicina

Kairuru carga un Brimstone con ambas manos.

Kairuru: Hasta aquí llegaste

Kairuru aplasta la energía de azufre que había acumulado para realizar el Brimstone, causando una enorme explosión que la cubrió.

Remiel: Eso fue… muy intrépido

La nube de humo se había despejado, y se veía a Kairuru y Shin, frente a frente. Uno cubierto de llamas de Fénix, y la otra liberando energía de azufre por todo su cuerpo, que se manifestaba como electricidad roja extraña.

Kairuru: Desde hace tiempo que se me había ocurrido esto, y nunca tuve oportunidad de intentarlo hasta ahora

Kairuru avanza rápidamente hacia Shin, y dándole igual las llamas que lo cubren, las despeja con cada puñetazo que Shin evita cubriéndose con sus duros brazos. A Kairuru le daba igual ya todo, golpeaba y golpeaba hasta cansar a Shin, poco a poco lastimaba sus brazos, dándole igual la resistencia de sus propios nudillos. Shin apenas aguantaba el frenesí demoníaco de Kairuru, poco a poco iba retrocediendo.

Shin: Grr….

Kairuru: ¡Ahhhhhhhhhhhh! ¡Muereeeeeee!

Shin: (En su siguiente puñetazo, voy a agarrarle y apretarle hasta reventar su hueso y-)

Kairuru: ¡Puño-Brimstone!

Shin, sin comerlo ni beberlo, recibe un Brimstone que penetra sus llamas hasta llegar a su cara, dejándolo confundido.

Kairuru: ¡Ahora!… ya… no puedes… no…

Kairuru se había quedado sin energías, nuevamente había demostrado que era la mejor atacando con furia, pero no pensando bien las cosas.

Shin: Vaya vaya… ¡Formación de Fénix Abismal-Ráfaga Mortal de Juicio Final!

Kairuru: Agh… ¡Onda de vacío!

Kairuru no llegó a dispararla, todo se iluminó y luego se oscureció. Sintió como cada músculo de su cuerpo dejó de responderle.

Kairuru: (Ah…)

Sentía que caía, que ya no podía más. Dio todo de sí misma, y no fue suficiente. ¿Qué más podía hacer? Tenía que ser la heroína otra vez, pero sin Daz ni Raito, ni Azazel ni Uriel, ni Satán ni Shokan, ni su padre… Kairuru sentía que estaba sola. Finalmente, cayó en un abismo sin fin en el que se ahogaría…

???: ¡Puño-Brimstone!

Shin: ¡Graaahhh!

???2: ¡Brimstone Doble!

Shin: ¡Agghh!

Shin retrocede debido a su debilidad, los ataques sorpresa.

Shin: ¿Quién? ¿¡Pero quién fue!?

Zelzeo y Kirín se hacen presentes.

Zelzeo: ¿Qué tal, Shin? ¡Cuánto tiempo!

Shin: Tú…. Y… Mi hijo, ¿Qué haces con este tor-

Kirín: ¡Cállate!

Shin: …Vaya, parece que te convirtió en un muchacho ruidoso y poco educado…

Kirín: Grr….

Shin: Tendré que devolverte a como eras antes…. ¡A golpes!

Shin ataca a su hijo, pero Zelzeo detiene su enorme brazo.

Zelzeo: Hace mucho que no peleaba, esto será divertido, pero asegúrate de no pasarte, ¿Entendido? *Guiño burlón*

Shin: Grrr…. ¡Fuego infernal-Formación de Fénix Abismal!

Nuevamente Shin hace un llamas a mí que hace retroceder a sus oponentes.

Zelzeo: ¿Listo para hacerlo como lo planeamos?

Kirín: Claro

Zelzeo y Kirín juntan sus manos y cargan energía de azufre.

Zelzeo y Kirín: ¡BRIMSTONE!

Ambos realizan un Brimstone Reforzado², haciendo un Brimstone reforzado cada uno y volviéndolo a juntar, causando una explosión curiosamente descomunal. Esto, por supuesto, despeja las llamas que protegían a Shin, dejándoles vía libre para arremeter contra Shin juntos.

Zelzeo y Kirín: ¡Puño-Brimstone!

Shin apenas podía con ambos, no era como cuando se enfrentó a Miguel y Satán, esta vez, sus oponentes estaban sincronizados, estaban más que listos para la batalla, pero no podía permitirlo.


Shin: ¡Graaah! ¡Fuego infernal-Descarga de los mil gritos!

Shin acierta su ataque contra Kirín quien sale despejado, pero Zelzeo había conseguido salvarse.

Zelzeo: ¡No! ¡Kirín! Agh…

Shin: Ahora solo somos tú y yo, ángel caído

Shin intenta aplastar a Zelzeo, pero este lo esquiva y clava sus garras en el brazo de Shin, lo cual no le hace nada, y utilizando fuego de energía fénix envía lejos a Zelzeo, pero este no acaba como Kirín, sino que recupera el equilibrio en vuelo.

Zelzeo: Vaya… Sí que eres la gran cosa…

Shin: Por otra parte… tú nunca llegarás a ser igual que tu padre, el verdadero ángel caído más fuerte

Zelzeo: Si él está muerto, entonces yo heredo su título, estúpido

Zelzeo utiliza su técnica de la bola de alquitrán explosiva como finta contra Shin, seguida de su rayo de anti-materia, el cual casi rompe una de las cadenas alrededor del pecho de Shin.

Shin: (Por poco…)

Zelzeo: Esta batalla ya estaba ganada desde que llegué

Zelzeo crea su lluvia de azufre para distraer a Shin, y luego cortar muchas veces su espalda con sus garras, haciéndole sangrar.

Shin: ¡Graaahhh! ¡Me estás cansando!

Shin agarra a Zelzeo, y lo lleva hasta tierra firme para aplastar su cara a puñetazos.

Zelzeo: Jeje… Je… *Escupe un diente* ¿Eso es todo lo que tienes?

Shin: ¡¿Quieres más?!

Zelzeo: ¡Dame más caricias!

Shin: ¡No te burles!

Mientras tanto… en el fondo del mar…

Kairuru: (Dicen que tu vida pasa frente a tus ojos antes de morir… pero yo los tengo cerrados… así que solo… flashbacks)

Iruno: Oye… ¡Seamos amigas! - Daz: Solo quiero… ayudarte en todo lo que pueda… porqué, creo que te amo - Astramus: Nunca te rindas, por más difícil que sea el desafío, tu voluntad y tu fuerza serán suficientes, lo sé por qué eres mi hija - Raito: Eres mi primer amiga, realmente te lo agradezco… - Waizu: Tú eres nuestra última esperanza - Zelzeo: Nunca me había enfrentado a alguien tan molesto… es divertido - Kasura: ¡Estoy realmente orgullosa! - Todos pasaban tan rápidamente por la mente de Kairuru, y justo antes de quedarse sin oxígeno, sale del agua.

Kairuru: ¡Ah! Uh… Ah…Ah…Ah…

Kairuru intentaba respirar.

Kairuru: G-Gracias… Daz…

Kirín: Yo no soy Daz

Kairuru: … ¡Ahhh! ¡E-Eres tú!

Kairuru recién se daba cuenta de que, quién la había salvado no era Daz, sino Kirín.

Kirín: Perdóname por lo de la última vez, soy Kirín, mucho gusto

Kairuru: Yo… Yo… ¿Dónde estamos?

Kirín: En otra islita, mi maestro y mi padre están peleando por allá

Kirín señala a Zelzeo y Shin. El segundo acababa de rematar al primero, para empezar a golpearlo en la cara.

Kirín: Mejor vamos a ayudarles ahora, levántate, ¡Rápido!

Kairuru se levanta, cansada y sin mucho oxigeno aún, sus heridas sanaban muy leve y lentamente.

Shin: ¡Muere! ¡Muere ya! ¡Ríndete!

Zelzeo: ¡Jamás! ¡Agh!

La cara de Zelzeo ya no era más que unos cachetes hinchados y pura sangre, pero Kairuru y Kirín embisten a Shin para sacárselo de encima.

Shin: Regresaron…

Kairuru: Solo tenemos que acabar contigo, y la guerra estará ganada

Kirín: No será tan fácil hacerlo como decirlo

Kairuru: A mí ya no me quedan energías para pelear

Kirín: ¿Aun así lo intentarás?

Kairuru: Ya no tengo nada que perder…

Zelzeo: Esa no es forma de hablar cuando vas a patear la boca de un gran tonto

Kairuru: Jeje…

Zelzeo: Supongo que no lo arruinarás esta vez…

Kirín: Déjanoslo a nosotros maestro

Kairuru: ¿Maestro?

Zelzeo: Larga historia…

Mientras hablaban, Shin se encargaba de acumular muchísima energía de fuego Fénix para crear algo que él llama:

Shin: ¡Formación de Fénix Abismal del Archidemonio-Estrella Mortal!

Kirín y Kairuru combinan sus Brimstone para intentar contraatacar, pero no es suficiente.

Satán: ¿Llego tarde?

Kairuru: ¡Lucifer!

Satán: ¡Giga-Brimstone!

Ya con ayuda de Satán, el Brimstone combinado consigue empujar la Estrella Mortal hacia Shin, quien ya estaba muy cansado luego de usar tanta energía de fuego Fénix.

Shin: (Supongo que esta es la desventaja de pelear solo…)

Cuando el Brimstone combinado hizo explotar la Estrella Mortal, Shin ya estaba lejos, donde no lo podían ver.

Satán: ¿A dónde se fue?

Kairuru: No parece estar por ningún lado

Kirín: …Hmm… Oh no, ¡Hay que dividirnos y buscarlo ahora mismo!

Y así lo hicieron, mientras que Shin estaba separando uno de los contenedores de almas de su cadena.

Shin: (Desde antes había considerado que, si me quedaba sin energías, debía de comerme una de estas almas para absorberla, al menos las usaré para algo)

Shin se come el alma de quién-sabe-qué, solo sabemos que se fusionó con la de Shin.

Shin: (Bien… Gracias a esa alma, seguramente de un Demonio, me siento revitalizado… Ahora sí puedo continuar)

Shin se da la vuelta y ve a Kirín frente a él.

Kirín: (Adiós factor sorpresa)

Shin: Oh, Kir, hijo, ven a los brazos de papá

Shin extiende sus brazos, de una manera afable.

Kirín: Pa…Papá…

Kirín se acerca lentamente, con miedo.

Shin: Eso es… no hay nada que temer…

Kirín: Yo… Quiero regresar a casa…

Shin: Ven a casa… con papá

Kirín parecía hipnotizado, pero no podía dejar de acercarse a su padre.

Shin: Jeje… Ahora, ya estás en casa

Shin abraza a su hijo, pero Zelzeo los encuentra y…

Zelzeo: ¡No!

Shin: ¡MUERE!

Shin aprieta con mucha fuerza a su hijo.

Kirín: ¡GRAAAAHHHHHHHH! ¡AHHHHHH! ¡AHHHHHHHHH! ¡DETENTE! ¡POR FAVOR! ¡AAHHHH!

Kirín estaba literalmente siendo aplastado, cada uno de sus huesos desde la cintura hasta el cuello sentían el dolor.

Zelzeo: ¡No puedo permitirlo!

Zelzeo aparece detrás de Shin y aprieta su cuello con todas sus fuerzas.

Zelzeo: ¡Suelta al niño!

Shin: ¡Puedo hacer lo que quiera con él!

Un brazo de Shin suelta a Kirín para agarrar el cuello de Zelzeo y comenzar a ahorcarlo.

Zelzeo: No puedes hacerle eso… Es tu hijo

Shin: Él solo me ayudaba a conseguir mis objetivos, ¿No es así, Kir?

Kirín: ¡AAAAGGHH! ¡AHHHH! ¡PAAAaaraaa!

Kirín se desmaya y Shin lo suelta.

Zelzeo: ¡Eres…Despreciable! ¡Me das asco!

Shin: Tú no eres muy diferente de mí, en algún momento también intentaste dominar los mundos con tu ejército, somos iguales

Zelzeo: ¡Cierra la maldita boca!

Zelzeo utiliza su rayo de anti-materia, liberándose y alejando a Shin, lastimando su pecho.

Zelzeo: Agh… *Suelta sangre por la boca* Ya no puedo más…

Zelzeo se desploma, pero sigue despierto y respirando con dificultad. Shin se levanta y camina hacia Zelzeo.

Shin: Lo único que me quedaría por hacer, es comerme tu alma, pero ni para eso vales

Zelzeo: Cállate…

Kairuru: ¡Déjalo!

Kairuru aparece y ataca a Shin con su cola, enredando el brazo de su enemigo. Pero lejos de poder derribarlo así, Shin jala a Kairuru arrastrándola por el suelo hasta su enorme pie, para pisar su cabeza.

Kairuru: ¡Ahhhhh! ¡Ahhhhhhhhhh! Gghhh…Grrr…

Shin: Supongo que así entenderás que no debes entrometerte en asuntos ajenos, ¡Ja!

Zelzeo: (Esto… se me hace horriblemente familiar…)

Flashback del capítulo 18.

Zelzeo intenta levantarse, con dificultad lo consigue sin que Shin se dé cuenta.

Zelzeo: {Oye…O…Oye…}

Antes de poder hacer cualquier cosa para ayudar a Kairuru, Zelzeo observa como Satán golpea a Shin, salvando el cráneo de Kairuru.

Zelzeo: (Supongo… que él se encargará) *Se desploma*

Satán: Es tiempo de ponerle fin a tus locuras, Demonio, entrégame mi alma y nadie saldrá herido

Shin: Deberás matarme para tomarla…

Satán: Como quieras… será de la manera difícil…

Shin: Yo no lo veo así

Satán: ¿A qué te refieres?

Shin: Mira a tu alrededor…

Satán lo hace.

Shin: Cada uno de tus aliados ya no puede más, no fue capaz de resistir la batalla ni el dolor, ¿Qué te hace pensar que tú solo podrás? ¿Y si no? Nadie te relevará y todos ustedes perderán finalmente, será mejor si solo te rindes y te vas al Inframundo de nuevo

Satán: …Cada vez me sorprenden más estos tontos

Shin: ¿Eh?

Satán: Cada vez que intentan dominar la Tierra, haciendo más difícil mi trabajo, hacen cosas loquísimas por poder, ¿Realmente vale tanto para ti ese poder? Yo creo que solo eres un desquiciado, a saber

Shin: …No me intimidas, eras el Rey de los Demonios, pero ahora solo eres-

Satán: Sí, sí, una sombra de mi pasado, desde que Zelzeo me asesinó tontamente, no puedo negar que soy más débil y mi alma va de acá para allá, pero hoy, la recupero finalmente

Satán realiza un Giga-Brimstone destrozando parte de las entrañas de Shin.

Satán: ¡Tú tampoco puedes pelear mucho más!

Satán remata la espalda de Shin de una patada, para luego darle un puñetazo en toda la quijada y aparecer en el aire para agarrarlo de una de las cadenas.

Satán: Si te quito estas almas, solo te quedará un poco de energía que será fácil de eliminar de algunos golpes

Shin: No te atrevas…

Satán: ¿Me estás retando?

Satán rompe ambas cadenas y se las queda, Shin cae en tierra y se reincorpora.

Shin: ¡Fuego infernal-Formación de Fénix Abismal!

Satán: Ni lo intentes, no servirá de nada

Satán vuelve a disparar un poderoso Giga-Brimstone, despejando el fuego de energía fénix.

Satán: Esa habilidad tuya es bastante curiosa, pero todo Demonio tibio tiene llamas tibias

Shin: Grrr…

Satán: Supongo que entiendes a qué me refiero…

Shin: ¡Fuego Infernal-Descarga de los mil gritos!

Satán: Agh (Mis oídos, no hizo nada, pero su gritó me irritó)

Shin le mete tremendo puñetazo a los cuadritos de Satán, empujándolo lejos y haciéndolo rebotar en el agua como una piedrita.

Satán: (Esta forma sigue siendo débil……)

Shin: Agh… Ahora sí… (Espero que ese Arcángel no reaparezca, y que mis sirvientes se hayan encargado de los otros…)

Shin se acercaba lentamente a los cuerpos tirados de Kairuru, Kirín y Zelzeo.

Shin: (Voy a matarlos ahora mismo… Antes de que alguien más me interrumpa)

Shin realiza su Formación de Fénix Abismal con toda la fuerza que le queda pero…

???1 y ???2: ¡Rayo de Luz Doble!

El fuego no salva esta vez a Shin, sorprendido, apenas se da la vuelta consigue ver a sus atacantes.

Shin: Pero… Sus almas…

Uriel: Regresamos…

Raito: ¡Para hacerte ver la luz! ¡Sí! *Pose Kawaii*

Shin: Agh…

Uriel: Parece que ya no puedes más… Qué conveniente

Raito: También nos perdimos toda la pelea… ¿Qué les pasó?

Uriel: Ahora no importa, tú cura a Kairuru, yo me encargo de Shin

Shin: Si no pudiste la última vez… ¿Qué te hace pensar que ahora aguantarás más de 10 segundos?

Uriel: Estás cansado… y yo, acabo de volver al mundo, estoy como nuevo

Uriel invoca su espada y la enciende en llamas azules.

Uriel: Pondré fin a tu maldad

Uriel salta, abre sus alas y lanza varias llamaradas desde el filo de su espada hacia Shin, este se protege con su Formación de Fénix Abismal. Al caer al suelo, corre rápidamente hacia Shin y comienzan a chocar espada y brazos.

Uriel: ¡Como te dije! ¡No vas a aguantar!

Uriel vuelve a encender su espada y atraviesa a Shin.

Uriel: (Je, di en el blanco)

Shin se paraliza un momento, pero luego agarra la espada y la saca de su vientre.

Uriel: Q-Qué…

Shin aplasta a Uriel contra el suelo de un puñetazo, luego lo patea muchas veces, haciéndolo gritar.

Raito: ¡Uriel!

Raito estaba curando a Kairuru, quien apenas podía abrir los ojos.

Kairuru: ¿Qué… está… pasando?...

Raito: Aguanta Kairuru… Yo me encargo

Shin: ¿Tú?... No me… No me hagas… Pff… ¡Jajajajajaja!

Raito: ¡Haaaaaaa!

Raito invoca su armadura dorada.

Raito: ¡Aquí voy! ¡Luz de juicio!

Raito invoca muchos Portales de Luz, de los que salen múltiples Rayos de Luz hacia Shin, qué como siempre se protege con su Formación de Fénix Abismal.

Raito: (¡Más rápido!) ¡Proyectiles de Luz Explosivos!

Raito dispara de esos, pero la defensa de Shin es aún más veloz.

Shin: Jeje… ¡Formación de Fénix Abismal-Ráfaga Mortal de Juicio Final!

Shin dispara un potente Ráfaga de energía de fuego fénix.

Raito: (¡Contraatacaré!) ¡Habilidad Luminosa Sagrada: Rayo de Luz Dorado!

Raito y Shin chocan épicamente, primero Shin tiene la ventaja, pero Raito desintegra su armadura, fusionándola con su rayo (Sí, es en serio) y superando la Ráfaga derrota a Shin.

Raito: …S-Sí… ¡Lo conseguí! ¡Lo hice! ¡Victoria para Raito!

Zas, golpe en el cuello, no esta vez Raito.

Shin: (No sé ni como llegué a esquivarlo ni como sigo de pie)

Kairuru: ¡Mi turno!

Kairuru le mete tremenda patada a Shin, e intenta darle otra, pero Shin agarra su pierna y lanza a Kairuru.

Kairuru: No me iré de aquí sin derrotarte

Shin: Estás como yo, sin energía que soltar

Kairuru: Pero, con ganas de luchar…

Kairuru corre hacia Shin, puñetazo bloqueo, patada agarre, salto golpe, choque choque choque, choque de patadas.

Kairuru: (Tengo que encontrar un hueco)

Kairuru golpea varias veces los brazos de Shin, que aún estaban lastimados de la última vez.

Shin: ¡Fuera de aquí!

Shin intenta destrozar la cabeza de Kairuru con un golpe de brazo, pero Kairuru se agacha y lo esquiva, salta y rompe la cara de Shin 1 vez, vuelve a saltar y lo hace 2 veces.

Kairuru: Ah… Ah… ¡Gahhhhhhh!

Kairuru corre hacia Shin.

Kairuru: ¡Ahhhhhhhhhh!

Kairuru hace un Puño-Brimstone, pero Shin lo esquiva y prepara una última Rafaga de fuego fénix.

Kairuru: Grr…

Shin: Je…Jeje…

Shin dispara la Ráfaga y Kairuru contraataca con su técnica de lanzar una Onda de Vacío primero y luego un Brimstone impulsándolo. Este choque causa una explosión cegadora en la que Kairuru es absorbida.

Kairuru: ¿D-Dónde estoy?...

Kairuru estaba en el Lugar del Principio, el medio de la nada, sin sombras ni eco.

Kairuru: ¿…Waizu…?

Dios: Jojojo, no, soy yo, ¡Dios!

Aparecen unas enormes luces de neón que dicen “GOD/KAMI”.

Kairuru: Oh… Entiendo… (Un momento… ya no me duele el cuerpo…)

Dios: Te traje aquí para hablar contigo, Kairuru

Kairuru: Vaya... Pero… Estaba en medio de una importante bata-

Dios: Tu batalla ya terminó, ¡Ganaste! ¡Felicitaciones!

Kairuru: Eh… Entonces, ¿No debería volver? Aunque haya vencido a Shin, los demonios y los ángeles caídos están…

Dios: Eso ya pasó

Kairuru: Bueno… ¿Y por qué me trajiste aquí?

Dios: Tenía que explicarte, porqué te lo debo, ¿Recuerdas a Soru?

Kairuru: Sí…

Dios: Él es como mi asistente, un Neo-Profeta me gustaría llamarlo

Kairuru: Ahhh, tú le dijiste que construyese el Arca porqué sabías que los Demonios de Shin y el Leviatán inundarían la Tierra, ¿No es así?

Dios: Yo inundé la Tierra

Kairuru: …

Dios: …

Kairuru: ¿POR QUÉ LO HICISTE?

Dios: Tenía… que hacer un reinicio…

Kairuru: No fue tan simple… ¿Verdad?

Dios: No, creo que solamente me dejé llevar y observé todo, fue entretenido, no tuve que hacer casi nada para que ocurriese, lo hiciste bastante bien, por eso te elegí en vez de Raito

Kairuru: …Puedes… ¿Podrías arreglarlo todo?

Dios: ¿Cómo lo quieres arreglado?

Kairuru: Eh… Todos donde deberían estar… Uriel y los demás Arcángeles bien, Raito con ellos, yo con Daz en casa… ¡Oh! Oh, ¿Podrías revivir a-

Dios: No

Kairuru: Bueno… Solo quítale un poco de agua a la Tierra y devuelve a los Demonios a su lugar…

Dios: ¿Qué hago con Kirín?

Kairuru: Bueno… Él…

Repentinamente, aparece Satán.

Satán: ¡Con qué aquí estabas! ¡Yahveh! ¡No puedes llevártela así nada más! Ya lo estaba consiguiendo

Kairuru: No te preocupes, ya le estaba pidiendo que arreglase todo

Dios: Nunca dije que lo haría

Kairuru: ¡Pero fue tu idea!

Dios: Tampoco dije que no lo haría

Satán: ¡Deja de jugar con ella!

Satán lanza un Giga-Brimstone a Dios, este lo despeja sin moverse.

Kairuru: Wo…

Satán: Solo… haz lo que ella te decía y devuélvenos

Dios: Pensaba que no te gustaba que interviniese

Satán: ¡Pero ya lo hiciste! Todo esto de tu capricho del reinicio solo sirvió para que fuera más difícil que me encargase de esos tontos, esto solo fue una gran locura más larga de lo que debió ser, así que envíanos de vuelta, yo me encargaré de arreglar el infierno

Dios: Ah, bueno, como quieras

Satán: Bien, ya está, perdóname Kairuru pero es que este tipo me exuspira

Dios: Exaspera*

Satán: ¡CÁLLATE!

Dios: {Jejeje…}

Kairuru: Jijiji

Satán: Vámonos de una vez

Dios: Un momento

Satán: ¿Qué pasa ahora?

Dios: Todavía no termino

Satán: ¿¡Qué más quieres!?

Dios: Preguntarle algo a Kairuru

Satán: *Facepalm* ¿No sabes ya todo lo que ella piensa?

Dios: No es como tú crees, a ver, Kairuru

Kairuru: ¿Sí?...

Dios: Dime, ¿Por qué peleas?

Kairuru: ...

Satán: (¿¡Era eso!?)

Kairuru: Porqué... peleo

Dios: Creo recordar que dijiste que estabas cansada de todo esto y empezarías a llevar las cosas con calma

Kairuru: Es verdad, pero, después de todo lo que hice y... lo que piensan los Ángeles y Demonios sobre mí, no puedo no ayudar

Dios: Ya veo...

Kairuru: Primero, ayudé a mi Padre y a Satán con un asunto que me involucraba, y en parte molestaba, y al ser parte de asuntos tan importantes, me pidieron mi ayuda para un asunto que ameritaba que hiciera lo mismo, pero más difícil. Sobreviví a eso, pero no salió del todo bien. Cuando peleas, es porqué no hay otra opción para proteger algo que está en riesgo, cuando ya no puedes arreglarlo de otra manera, peleas. ¡Hasta tuve que salvar a la Tierra yo misma!, ¡Peleando!, porqué nadie más podía, así de tanto me involucré, pero ahora, quiero centarme en otras cosas, aunque la diversión y el deseo por pelear estén en mí, en mi sangre, siento... que es el turno de mi parte humana de actuar y que ya no dependan de mí para pelear... Eso es todo

Dios: Supongo que veías esta como... la última vez

Kairuru: Eso creo...

Satán: ¿Satisfecho?

Dios: Je

Dios hace unos movimientos de manos y devuelve todo a su lugar, arregla la Tierra, Satán se encarga de reparar la barrera del Inframundo luego de ser revivido/recuperar su alma, mientras que Kairuru…

???: Despierta… Despiertaaaaa

Kairuru abre de a poco los ojos, estaba oscuro y alguien la estaba tocando en la cara.

Kairuru: Ay… Para…

Daz: No quiero, ja

Kairuru: ¡Daz!

Daz: Parece que ya volvimos, tristemente no pude hacer nada… Te quedaste con toda la diversión

Kairuru: Pero la compartí con… 1, 2, 3… Muchas personas

Daz: Sí, pero yo no era una de ellas

Kairuru: Bueno, ya, déjalo, estoy cansada…

Daz: …Hey, ese chico, Kirín, ¿Qué piensas de él?

Kairuru: Daaaaz

Daz: Bueno, bueno…

Después de un rato, Kairuru se da cuenta de que al devolver todo a su lugar, Dios, en vez de poner a Kairuru y a Daz en cada cuarto, los puso juntos en la misma cama que estaban guardando para el futuro.

Kairuru: ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! ¡Fuera de aquí!

Kairuru saca a Daz de la habitación de un puñetazo.

Daz: Auu… Será la próxima…

Kibo entra en escena.

Kibo: ¿Aquí vive Kairuru? Es una bonita casa

Daz: ...No te voy a hacer el desayuno... ¿¡Como entraste!?


Entran los créditos y ahora sí, Fin.


Fin